publicado el: 18 junio 2020 - 22:25
Alimentos Sanos, Sociedad Sana

SP - La nutrición es una ciencia en el tercer milenio que ha experimentado una serie de cambios y transformaciones constantes en una ciencia interdisciplinaria con una agenda diferente, según la cual, para alcanzar una comprensión general y completa, además de los aspectos nutricionales, las dimensiones sociales y biológicas deben ser estudiados y analizados en la misma medida.

Sobre esto, el desarrollo sostenible, como un tema multifacético en el que la producción de alimentos y los regímenes alimentarios sostenibles juegan un papel clave, es una parte importante de esta nueva agenda. En perspectiva, el deseo de garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición de la sociedad depende de la provisión de alimentos sostenibles y de seguir una dieta sostenible.

Sin embargo, según los expertos a nivel mundial, el sistema de alimentación y nutrición existente no es sostenible y los métodos actuales de producción de alimentos, incluida la producción agrícola, ganadera y de la industria alimentaria y los suministros alimentarios como los métodos de almacenamiento, transporte, etc. no son sostenibles y hacen un daño físico grave a los recursos naturales.

Estos daños incluyen varias dimensiones, como el agotamiento de los recursos, la producción de gases de efecto invernadero y el cambio climático, que son en sí mismos una amenaza para la producción adecuada de alimentos. Por otro lado, según estudios epidemiológicos, los métodos actuales de producción, suministro y consumo de alimentos también han expuesto una serie de peligros atentando a la salud de los humanos y a las comunidades en riesgo.

Hoy, la comida y la nutrición se consideran y se critican en la vida social cotidiana, más como un fenómeno social, político y ambiental, en lugar de considerarlo como la única herramienta biológica para satisfacer las necesidades fisiológicas de la humanidad.

En otras palabras, los sistemas de alimentación y nutrición en diferentes niveles de producción, suministro y consumo, además de verse afectados por la situación social y cultural a nivel nacional, se ven afectados por la economía política, las interacciones transfronterizas y las relaciones culturales, políticas y económicas a nivel internacional. La globalización, que es producto de la integración de las economías a través de los mercados transfronterizos, ha llevado a la expansión de las relaciones sociales, culturales, económicas y políticas entre los seres humanos a nivel nacional y mundial, también la podemos ver en la vida social cotidiana, en las comidas diarias y todo ello afecta a los hábitos y gustos de los consumidores de los países.

Por lo tanto, los sistemas actuales de alimentación y nutrición son el producto de sistemas capitalistas que siempre han buscado mejorar la capacidad de producción y consumo sin tener en cuenta sus efectos ambientales, son indiferentes a las consecuencias ambientales y al régimen alimentario porque quieren lograr mayores ganancias y han utilizado todas las capacidades ambientales. Además, en dicho sistema, a medida que los alimentos se convierten en un comercio mundial y aumenta el consumo de comidas rápidas, la distancia entre las personas y la agricultura disminuye gradualmente, y sobre la relación entre los alimentos y las personas se consideran como consumidores pasivos.

Las dietas sostenibles son patrones de consumo que, además de las consideraciones de salud, se ocupan de la protección de la tierra y los animales, así como de los recursos humanos y de cómo distribuir y administrar justicia en la producción y el consumo de alimentos en diferentes sectores de la sociedad y que cuentan con las consideraciones económicas. En la democracia ambiental, los gobiernos deben prestar atención a las preferencias ambientales de las personas, y esto requiere la mejoría en los principios de transparencia de la gestión y la participación pública en las decisiones ambientales del público en general.

Un sistema alimentario sostenible es un tipo de sistema alimentario que proporciona alimentos saludables a las personas y al mismo tiempo crea un impacto sostenible en los sistemas ambientales, económicos y sociales que rodean los alimentos.

Pasar a sistemas alimentarios sostenibles es un componente importante para abordar las causas del cambio climático.

En 2020, un estudio de evidencia de la Unión Europea descubrió que un máximo del 37 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero podrían provenir de los sistemas alimentarios, incluidos el ganado y los productos ganaderos, el transporte, el cambio de uso de la tierra donde está incluida la deforestación, la pérdida de comida y las basuras. El mismo estudio encontró que si no se sustituye a un sistema más sostenible, las emisiones de gases de efecto invernadero de los sistemas alimentarios probablemente aumentarían entre un 30 y un 40 por ciento para 2050 debido al aumento de la demanda de alimentos y debido al crecimiento de la población y los cambios en el régimen alimentario.

ZB/ MKA/ RN

Código para noticias 709

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
8 + 9 =