publicado el: 20 junio 2020 - 18:48
Con la Esperanza de una mejor Vida

SP - Cada año el 20 de junio se conmemora el Día Mundial de los Refugiados. Los conflictos armados, la violencia, la pobreza y el subdesarrollo son las principales causas de los desplazamientos forzados dentro y fuera de un país.

Según la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, el año pasado cerca de 79,5 millones de personas en todo el mundo se vieron obligadas a huir de sus hogares. Esta cifra, es la mayor hasta el día de hoy, pues se considera que es aproximadamente casi el 1 % de la humanidad, y cada año esta cifra va en aumento, aunque la pandemia ha paralizado muchas cosas, como la economía, el desarrollo productivo, etc., Lo único que no ha logrado frenar son las guerras que se desarrollan en distintas partes del planeta y son la mayor causa de la violación flagrante a los derechos humanos y de los refugios. Este año el virus Covid 19 ha empeorado la situación de los refugiados y solicitantes de asilo, que ya de por sí son más vulnerables los refugiados están expuestos ante la enorme crisis económica que se avecina.

Las cifras muestran que la población refugiada de origen palestino representa actualmente una cuarta parte de los refugiados en el mundo, siendo el mayor grupo en todo el mundo. Además, constituyen el grupo de población que más tiempo ha permanecido en el exilio.

En la actualidad hay 5,4 millones de palestinos que viven desplazados en su país o en otros países de Asia Occidental, como Siria, Líbano o Jordania, la mayoría de ellos viven en tiendas de campaña dentro de campamentos, en ciudades devastadas por la guerra y el asedio de los bombardeos viviendo en lugares de difícil acceso para recibir algún tipo de ayuda humanitaria.

La población refugiada de Palestina lleva subsistiendo por más de 70 años. Por la situación excepcional de los refugiados palestinos, en 1949 nace la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Asia, UNRWA (por sus siglas en inglés). UNRWA se fundó como una organización temporal para asistir a la población refugiada de Palestina exclusivamente, aunque su mandato ha sido renovado periódicamente por la ONU, la última vez que la ONU renovó su funcionamiento fue en noviembre de 2019.

La migración de la población palestina comenzó desde 1948, justo cuando se estableció el Régimen de Israel en los territorios ocupados palestinos, desde entonces, los palestinos fueron desarraigados de sus hogares y tierras, vulnerando los derechos humanos y cada año con la expansión de las colonizaciones y establecimientos de los colonos israelíes, y ante el silencio de la comunidad internacional, los palestinos se vieron obligados a dejar su hogar. Los palestinos describen al año 1948 como la Nakba (catástrofe) época durante la cual fueron expulsados por las fuerzas militares israelíes en contra de su voluntad, sin perder la esperanza de regresar a sus hogares una vez que las hostilidades cesaran. Los palestinos forman la mayor comunidad sin un Estado en el mundo. La falta de un Estado ha dominado y marcado la vida de cuatro generaciones de refugiados palestinos desde su éxodo en 1948. Uno de los principales objetivos del esquema sionista en Palestina era la erradicación de Palestina del mapa, como entidad política y como base de nacionalidad.

Hoy en día más de la mitad de los cerca de ocho millones de palestinos son considerados legalmente personas sin nacionalidad, ni Estado. Con la llegada de Trump al poder y su favoritismo a los sionistas, todo empeoró a tal grado que el Régimen de Israel aún sigue buscando anexar más territorios, además de no dejar realizar investigaciones sobre las atrocidades del régimen sionista contra el pueblo palestino, estas investigaciones establecidas por diferentes organizaciones internacionales como la Corte Penal Internacional,  se ven maniatadas ante las amenazas constantes de los principales aliados del Régimen Sionista encabezados por Estados Unidos. 

La política israelí ha sido, y aun es, el reducir el número de árabes palestinos en la zona de conflicto. El derecho a la nacionalidad es un derecho humano fundamental. El Artículo 15 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 declara que “todos tienen derecho a una nacionalidad”. Este es el derecho desde el cual otros derechos pueden surgir como la educación, a la atención médica, al trabajo, a la propiedad, a la movilización, a la protección del Estado en pocas palabras, a la participación plena en un mundo compuesto de naciones Estado.

Las comunidades sin nacionalidad están expuestas a la manipulación política,
la explotación y la pobreza. Desde el primer desplazamiento masivo de palestinos, en 1948, las iniciativas internacionales han fracasado a la hora de encontrar una solución negociada a la crisis existente para que pueda ser de beneficio de millones de palestinos desplazados de sus tierras.

También existen datos que revelan que más de un millón de refugiados Rohingya han huido de la violencia en Myanmar, en sucesivas oleadas, desde principios de los años 90. El número de personas que huyen de Centroamérica para salvar sus vidas ha aumentado diez veces en los últimos cinco años. Con las nuevas restricciones impuestas por Europa y EE.UU., la crisis de refugiados empeora días tras día, pero aun en el ser de cada refugiado ya sea niño, mujer o anciano mantiene viva la esperanza de una mejor vida.

MD/ MKA/ RN

Código para noticias 713

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
5 + 8 =