“Firme y penetrante”: los analistas dicen que Harris se impuso a Pence

Segundopaso - Harris presiona su caso, indicando que Trump ha estropeado la presidencia, obligando a Pence a ponerse contantemente a la defensiva.

El Vicepresidente Mike Pence y la candidata demócrata a la Vicepresidencia Kamala Harris coincidieron en un debate más sustantivo el miércoles por la noche que el de los candidatos presidenciales en el que participaron la semana pasada, dando a los estadounidenses una idea de cómo es la política normal.

Si bien el debate fue más civilizado, el concurso de 90 minutos celebrado en el campus de la Universidad de Utah en Salt Lake City, no careció de impulso y parada. Los analistas dijeron que Harris, cuyo desempeño fue muy esperado y observado de cerca, superó claramente a Pence.

Desde el principio, Harris usó su experiencia como fiscal para tratar de mostrar al presidente Trump como un fracaso en un tema tras otro que preocupa a los votantes, sobre todo en el tema de la pandemia del COVID-19.

Harris tomó la primera pregunta del debate sobre cómo ella y Joe Biden responderían de manera diferente a la pandemia del Coronavirus y la convirtió en una andanada contra lo que ella llamó el fracaso del liderazgo de Trump, un tema al que volvió una y otra vez.

“Bueno, el pueblo estadounidense ha sido testigo del mayor fracaso de cualquier administración presidencial en la historia de nuestro país”, dijo Harris.

“Y aquí están los hechos: 210.000 muertos en nuestro país sólo en los últimos meses, más de 7 millones de personas que han contraído esta enfermedad, uno de cada cinco negocios cerró. Estamos mirando a los trabajadores de primera línea que han sido tratados como trabajadores sacrificados. Estamos viendo a 30 millones de personas en los últimos meses que han tenido que solicitar el desempleo”, dijo.

Pence, parecía agitado cuando Harris habló y se volvió directamente a la cámara para dirigirse a los espectadores, diciendo: “Ellos sabían lo que estaba pasando y no te lo dijeron”.

“Francamente, esta administración ha perdido su derecho a la reelección basada en esto”, dijo Harris al cerrar su salva de apertura.

Fue devastadoramente acertado, dijeron analistas.

“Ella fue cortés, firme y penetrante”, dijo Nichola Gutgold, profesora de comunicaciones en la Universidad de Penn State. “Entró confiada, sonriente y relajada. Su primera expresión fue muy fuerte”.

Las encuestas indican que la pandemia de coronavirus y su efecto en la economía de Estados Unidos son la principal preocupación para la mayoría de los estadounidenses en las próximas elecciones. Una mayoría cada vez mayor de votantes dice que no está satisfecha con el manejo de Trump de la pandemia.

“La pandemia ha estado rondando toda la campaña”, dijo Michael Traugott, profesor de la Ciencias Políticas en la Universidad de Michigan.

“Es una metáfora de la competencia de esta administración”, dijo Traugott a Al Jazeera.

“El hecho de que tuvo que ir al hospital, y no han sido transparentes sobre su salud, está creando un crescendo de historias que mantienen el enfoque en lo que está en juego en general en esta elección”, dijo Traugott.

El presidente Trump, quien se negó a usar una mascarilla protectora mientras hacía campaña y se burló de Biden por usar una, contrajo COVID-19 y se vio obligado a ir al hospital militar Walter Reed para recibir tratamiento durante el fin de semana.

Regresó a la Casa Blanca el lunes, profesando sentirse bien y diciendo que pronto volvería a la campaña.

El episodio ha supuesto un gran revés para el presidente. Su campaña se iba enfocando a tratar de redirigir el diálogo hacia el éxito de Trump al impulsar el mercado de valores en medio de una reapertura de la economía de Estados Unidos, y afirmando que Biden arruinaría la economía al aumentar los impuestos e implementar políticas de energía y atención médica “socialistas”, pero esto tuvo un giro imprevisto a partir que Trump contrajo el Covid-19.

Pence, quien preside el Grupo de Trabajo sobre Coronavirus de la administración Trump, fue inmediatamente puesto en peligro por la moderadora Susan Page, la editora política del periódico USA Today.

“¿Por qué el número de muertos en Estados Unidos como porcentaje de nuestra población es más alto que el de casi todos los demás países ricos?” Page preguntó.

Pence se lanzó a defender la respuesta de la administración, alegando que ha sido “la mayor movilización nacional desde la Segunda Guerra Mundial” y que salvó cientos de miles de vidas. Nunca volvió a la pregunta de Page y, en cambio, criticó el plan de Biden para abordar el virus como un “plagio” del plan de Trump.

De hecho, Pence a lo largo del debate se encontró con frecuencia girando, para refutar los ataques de Harris contra la administración Trump y cambiando las preguntas de Page a un terreno más ventajoso.

“Si bien era de esperar que se evitaran las respuestas en algún nivel, la cantidad de puntos débiles para los republicanos, las preguntas que Pence no respondió fueron muy importantes”, observó Traugott.

Según la tarjeta de puntuación de Traugott, Pence esquivó preguntas sobre condiciones preexistentes en el seguro médico, el problema del racismo sistémico en los EE.UU., una pregunta sobre el aborto en Indiana y si Trump estaría de acuerdo con una transferencia pacífica del poder si pierde las elecciones.

En esta última etapa de la campaña, es probable que los votantes de ambos partidos digan que a su candidato le fue bien en el debate, dijo Samara Klar, politóloga de la Universidad de Arizona.

“Los demócratas y los republicanos probablemente darán buenas calificaciones a sus candidatos a la vicepresidencia por su desempeño, aunque ambos candidatos tuvieron algunos momentos incómodos”, dijo Klar a Al Jazeera, y agregó que “Pence claramente tuvo dificultades” y Harris tuvo algunos “no tan hábiles” momentos.

Harris no respondió una pregunta de Pence sobre si los demócratas buscarían apilar a la Corte Suprema después de las elecciones al aprobar una legislación para agregar más jueces al panel de nueve miembros.

Pero también puede haber sido uno de los momentos más efectivos de Harris en el debate, según Kelly Dittmar, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Rutgers.

“Ella cambió este ataque para señalar el empaquetamiento judicial de la administración Trump, señalando que no han designado jueces negros para el banco federal y luego habló sobre cómo la administración Biden-Harris valoraría la diversidad”, dijo Dittmar a Al Jazeera.

“Este es un punto clave de contraste y que reafirma las acusaciones de que la administración Trump-Pence es racista”, dijo Dittmar.

De hecho, no se puede pasar por alto la naturaleza histórica del debate, con Harris como la primera mujer de color en una candidatura presidencial.

Su enfrentamiento contra un hombre blanco conservador como Pence sirvió como un recordatorio visual de la división racial con la que Estados Unidos ha luchado en protestas y disturbios a principios de este año y a lo largo de su historia.

“Ella trae experiencias vividas al debate que son diferentes de Pence y los muchos hombres blancos que vinieron antes que ella”, dijo Dittmar.

Definitivamente un debate más que interesante a diferencia de la que se llevó a cabo hace una semana atrás, en la cual los candidatos Presidenciales solo cayeron en un saco de insultos y redundancias, faltando el respeto al actor más importante en esta contienda electoral como lo es el Votante. La cuenta regresiva va en camino para definir el futuro del pueblo americano y la pulseta entre demócratas y republicanos aun no da tregua en esta elección atípica de 2020.

Código para noticias 1058

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
6 + 0 =