La Hora de la verdad se acerca, Bolivia define su futuro

Segundopaso - Bolivia se encuentra en la cuenta regresiva para definir quien dirigirá las riendas del país, después de una de las elecciones fallidas y más controvertidas de su historia en 2019, envuelta en escándalos políticos con actores de izquierda y de derecha donde unos afirman fraude y otros afirman un golpe.

Sin embargo, el más perjudicado ante toda esta situación que solo es por angurria de poder y esa enigmática atracción a la silla presidencial es el pueblo boliviano que vivió momentos de angustia los últimos nueve meses, y  después de toda esa marea de caos, llegó la pandemia del coronavirus e hicieron que el país este sumido en una crisis social, económica y política; es por ello que aunque pueda sonar algo tópico los comisión de este próximo domingo 18 de octubre, el mayor actor de esta elección será el ciudadano de Bolivia que tendrá que asumir de manera responsable la decisión de elegir un candidato que colme las expectativas y pueda cumplir con las necesidades del pueblo boliviano.

Este proceso electoral del domingo, se llevó adelante a pesar de varios impedimentos entre ellos la pandemia del Covid-19 que fue la causa principal para que se retrasen los comicios, la falta de coordinación y otros devenires entre facciones políticas que al final lograron consensuar las elecciones para este 18 de octubre de este 2020.

También, no podemos dejar de lado la ola de violencia generada por ambos bandos de derecha e izquierda, la negligencia del gobierno para actuar de manera pronta contra la pandemia y un sin fin de trabas que tuvo que sopesar el Órgano Electoral Plurinacional.

Ya dentro de la carrera electoral siete partidos políticos se presentaron a la contienda electoral y en los últimos días renunciaron dos de ellos, esto debido a la serie de encuestas que se realizaron y las cuales son la fiel radiografía de lo que acontece en el país actualmente, donde dos partidos con mayor apoyo pugnan por tomar de manera legitima el poder del pueblo y un tercero que aún no pierde la ilusión de conseguir algo.

Las encuestas realizadas por distintas empresas e instituciones de Bolivia, más allá de mostrar la intención de voto hacia los partidos políticos en carrera, dan un alto porcentaje de indecisos que puede propender la balanza final y marcar el mañana del Estado Plurinacional de Bolivia.

Por su parte un hecho importante fue la renuncia a la candidatura de la Sra. Jeanine Añez, quien los últimos meses dirige al país sudamericano. Pero la decisión de bajarse de la carrera electoral es el resultado de un nefasto manejo del estado; los últimos meses el gobierno boliviano se ha visto envuelto en actos de corrupción por la compra de Respiradores, a lo que se suma la falta de inversión pública, la falta de acción rápida en la lucha del coronavirus, el abuso de poder por parte de algunas autoridades, el desempleo en alza y la pobreza que va creciendo y mermando los bolsillos de las familias bolivianas.

A pesar de todo esto, el día domingo el elector debe ver más allá de los colores políticos o la ideología que se tenga de por medio, se debe considerar todos estos aspectos antes mencionados, y tomar una decisión acertada, pues los próximo cinco años se deberá afrontar una serie de medidas que esperemos sea de beneficio para el país a pesar de la adversidad en la cual se vive hoy por hoy, pese a que los políticos nos decían que estábamos seguros y blindados hoy Bolivia está al borde de una crisis de gran proporción.

Porque mencionamos que el ciudadano de a pie el día domingo tendrá una gran responsabilidad en sus manos, pues en el momento de una elección y en especial una como esta, es cuando el ciudadano tiene el poder, para definir las riendas de su patria, es el momento en el cual minutos antes de sufragar deberá tomar conciencia y velar por la independencia, por el sueño y el futuro de los que vienen detrás de ellos y ante todo por la libre autodeterminación de los pueblos.

 pues Después de las elecciones, el ciudadano no volverá a ser tomado en cuenta de una manera directa por parte de Estado, pues los gobernantes solo siguen la planificación que tienen para cada gestión, después del 18 de octubre de 2020 no existirá alguna manera de echar la culpa a alguien.

Ese porcentaje que ronda entre los 13% y 16% de indecisos, aun nadan en el limbo de las propuestas electorales, sin tener claro por cual candidato elegir, y es que los candidatos a lo largo de la campaña electoral se han visto enfrascados en la guerra sucia sin tregua, con la idea de poder recolectar votos con la pena de otros, cayendo en una demagogia pura, con propuestas exorbitantes que a simple vista no se podrán cumplir,  faltando el respeto a los electores, pensando que tan solo son seres sin raciocinio y que solo actuaran de manera impulsiva como un simple rebaño de ovejas, que por mera simpatía elegirán a uno de ellos.

Hoy más que nunca los ciudadanos deben demostrar su convicción en la urna, no por un partido político o un candidato carismático, si no que deben velar por el respeto a la patria y al marco constitucional establecido a lo largo de los años, así de esta manera podrán cosechar un mejor provenir para Bolivia.

Nos encontramos a casi de 48  horas donde no hay encuestas, ni propagandas políticas, mucho menos discursos conmovedores y a pesar de que aun por las redes sociales siguen de ida y vuelta los dimes y diretes de la guerra sucia entre candidatos y seguidores de partidos de izquierda y derecha, el elector debe prepararse responsablemente para definir su voto, dejando de lado la emociones o algún interés de por medio, pues esta elección atípica es la más importante de Bolivia en este nuevo siglo y que quedara enmarcada su historia por siempre.

El domingo la llamada democracia esta en juego, esa por la cual muchas personalidades héroes de Bolivia lucharon y dejaron su vida por la libertad de los pueblos, esa libertad que hoy gozan los millones de bolivianos en las distintas tierras de Bolivia, ya sea en oriente u occidente, en el altiplano u en el llano, el poder esta hoy en la mano de los electores, aquellos ciudadanos de a pie, que día tras día trabajan y luchan por sostener este país sin vivir de la política, sin tener algún interés de adquirir el poder, aquellos que luchan por el mañana de sus hijos, de sus nietos.

El elector el día de la elección debe rememorar la lucha de los mártires de la democracia, para hacer sentir su determinación a la hora de sufragar la papeleta que este en frente de él, y después, cuando esos resultados surjan deben hacer frente a lo que se haya elegido para los próximos 5 años y no acudir a movilizaciones callejeras, o incendiar casas, y aún peor intentar cegar la vida de sus compatriotas, pues la democracia habrá hablado.

Son casi 48 horas para que el ciudadano boliviano pueda actuar con sabiduría y con el corazón en la mano, el domingo seremos parte de la historia aquella que muestre el camino de la verdad y consolide la libertad y democracia de un país que tiene mucho porvenir y donde la bandera boliviana nunca dejara de flamear con esperanza y fervor.

Lic. Roberto Vera Pardo

Código para noticias 1073

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
9 + 0 =