En vísperas del séptimo año de la invasión saudí a de Yemén

Segundopaso- Arabia Saudí estableció, junto con los Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Sudán y los Estados Unidos, la llamada Alianza árabe-estadounidense el 26 de marzo de 2015, y lanzó una agresión contra Yemen por medio de la operación llamada "Tormenta de Determinación", pero, en los últimos años, los otros aliados de Arabia Saudí, con la excepción de los Emiratos Árabes Unidos y los Estados Unidos, han abandonado la coalición, y Abu Dabi ahora ha pasado a ser de antiguo aliado de Riad a rival en el sur de Yemén.

Una vaca lechera que se hunde en la ciénaga que creó en Yemén

Los únicos logros de los saudíes en vísperas del séptimo año de guerra contra Yemén, el país árabe más pobre, son un número ingente de muertos y de heridos entre los civiles inocentes, el desplazamiento de millones de personas, la hambruna y la propagación de enfermedades infecciosas.

El levantamiento del pueblo yemení contra el gobierno dictatorial de Ali Abdullah Saleh comenzó en 2011. El pueblo de ese país, rebelándose contra la pobreza generalizada heredada de las más de tres décadas del gobierno de Abdullah Saleh, pretendía establecer una estructura respaldada por el pueblo para mejorar su nivel de vida, pero la intervención de Arabia Saudí y de otros países árabes, con el apoyo de Estados Unidos, provocó que la situación de Yemén pasara a convertirse en la mayor crisis humanitaria del mundo.

El ascenso al poder de Abd al-Mansour Hadi, diputado de Abdullah Saleh por más de dos décadas, en las elecciones de un solo candidato de 2012, fue el resultado de la intervención saudí en el levantamiento yemení; simultáneamente, con el fracaso de Mansour Hadi, el pueblo yemení se rebeló nuevamente en el verano de 2014, lo que llevó a Hadi a huir del país y, además, devino en el ataque de Arabia Saudí al país árabe más pobre de Asia Occidental.

De la “Tormenta de determinación” a la “tormenta de estupidez” de la coalición de agresores saudíes en Yemén

Arabia Saudí estableció, junto con los Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Sudán y los Estados Unidos, la llamada Alianza árabe-estadounidense el 26 de marzo de 2015, y lanzó una agresión contra Yemén por medio de la operación llamada "Tormenta de Determinación", pero, en los últimos años, los otros aliados de Arabia Saudí, con la excepción de los Emiratos Árabes Unidos y los Estados Unidos, han abandonado la coalición, y Abu Dabi ahora ha pasado a ser de antiguo aliado de Riad a rival en el sur de Yemén.

En menos de dos meses, la guerra saudí contra Yemén entrará en su séptimo año. La guerra, que comenzó con el derrocamiento del presidente yemení al-Mansour Hadi y ha dejado más de 100 000 muertos, cientos de miles de heridos, alrededor de 4 millones de desplazados y la destrucción de la infraestructura yemení, es una de las consecuencias más desastrosas de la beligerancia saudí en la región. Las municiones de racimo, las bombas microbiológicas, de fósforo, químicas y bombas de vacío, así como el gas nervioso y mostaza, y varios tipos de misiles, son algunas de las armas prohibidas utilizadas por la coalición saudí contra los Yeméníes durante los últimos seis años.

En marzo de 2015, 3798 niños y 2392 mujeres murieron en los atentados con bombas de la coalición saudí, según el último informe de la organización yemení de derechos de las mujeres y los niños “Intsaf”. Según el informe, 4089 niños y 2800 mujeres resultaron heridos durante el período, y de los 5 500.000 niños yemeníes menores de cinco años, 2 600 000 (47%) sufrían desnutrición.

De Cuba a Yemen. Que cese la inacción

Los saudíes juegan con la vida del pueblo yemení con armas estadounidenses y europeas

La agresión de la coalición saudí contra Yemén entra en su séptimo año, y las armas prohibidas utilizadas por Arabia Saudí en esta guerra desigual procedían de Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y Alemania. Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, Estados Unidos ha sido el mayor proveedor de equipos militares de Arabia Saudí desde 2015, y representa el 73 por ciento de las importaciones de armas del país. El Reino Unido también ha autorizado la venta de 6400 millones de armas a Arabia Saudí desde 2015.

El ministro yemení de Salud, Taha Mutawakel, ha anunciado recientemente que todos los crímenes de guerra perpetrados por la coalición saudí contra Yemén en los últimos seis años se han cometido con armas estadounidenses y occidentales. Recuerda que en dichos ataques a Yemén destruyeron 523 hospitales y centros de salud; y la coalición saudí continúa intensificando el asedio contra Yemén y agudizando el sufrimiento de la gente al confiscar los derivados del petróleo.

"La coalición saudí ha lanzado 3179 bombas de racimo estadounidenses, británicas y brasileñas sobre el pueblo indefenso de Yemén desde el comienzo de la invasión de Yemén", dijo Ali Safra, director del Centro de Desminado de Yemén. Agregó que el número de víctimas de las bombas de racimo en Yemén es de más de mil personas, la mayoría mujeres y niños que murieron en las áreas agrícolas y pastos. El funcionario yemení también hizo hincapié en que el principal problema son las bombas de racimo sin explotar y que las Naciones Unidas no les proporcionan ni el material ni las herramientas para desactivar esas bombas.

La superioridad de la resistencia yemení frente a los agresores saudíes

Los repetidos ataques militares contra Arabia Saudí, como el que se llevó a cabo contra Baqiq y Kharis en el verano de 2019, que resultó en la interrupción del 50 por ciento de la producción de petróleo saudí, han desacreditado el prestigio militar y político de Riad. La situación en el seno de la coalición saudí también indica que Arabia Saudí se está hundiendo en la ciénaga que creó en Yemén: la disputa entre Riad y Abu Dabi en el sur de Yemén comenzó en el verano de 2019, después de que Emiratos Árabes Unidos anunciara que retiraba sus tropas. Arabia Saudí ha tratado de manejar y eliminar de alguna manera estas diferencias, pero se han intensificado aún más, y el Consejo de Transición del Sur, afiliado a los EAU, está aumentando su poder en el sur de Yemén.

Los saudíes, por otro lado, han perdido su función de vaca lechera para los estadounidenses. "Washington está revisando su relación con Arabia Saudí para asegurarse de que está en línea con los intereses y principios de Estados Unidos", dijo el secretario de Estado Antony Blinken a NBC News.

La revolución del pueblo yemení puso fin a tres décadas de dictadura de "Ali Abdullah Saleh" y "Mansour Hadi" y su resistencia de 6 años contra la brutal agresión de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, que pretendían devolver a Mansour Hadi al poder, a diferencia de las revoluciones en otros países árabes, ha conseguido neutralizar los esfuerzos de los extranjeros para desviar las revoluciones populares y sofocar la voz del pueblo.

El poder de defensa del ejército yemení y de los comités populares aumenta día a día a pesar del asedio generalizado. Los acontecimientos en el campo de batalla de Yemén muestran la superioridad de la resistencia yemení frente a los agresores saudíes en todas las áreas. Dado que la estrategia de Arabia Saudí en su agresión contra Yemén se basó en ataques aéreos, la resistencia Yeméní empleó la táctica de lanzar ataques con misiles contra los agresores saudíes, confiando en las capacidades locales del país. Esta estrategia precisa e inteligente de Yemén ha devenido en la creciente superioridad sobre el terreno de la resistencia yemení sobre la coalición de agresores saudíes.

Código para noticias 1380

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 4 =