¿Qué puede esperar Ecuador tras las elecciones?

Segundopaso - La nación sudamericana enfrenta un evento electoral de trascendencia en dos semanas. Donde se vislumbra una ventaja de siete puntos del candidato presidencial de la opositora Unión Por la Esperanza (UNES) Andrés Arauz contra el candidato ultraderechista Guillermo Lasso quien presenta cifras cercanas al 30% de apoyo.

En un panorama político polarizado, Washington ha estado intensificando sus clásicos procesos de interferencia en los procesos políticos latinoamericanos, en este caso en Ecuador, para evitar que este Estado tras la administración nefasta de Lenin Moreno, regrese a la determinación independiente de su futuro. Recordemos, que la elección de Moreno el año 2017 – como reemplazo del ex presidente Rafael Correa – proporcionó a Estados Unidos un claro control manual de Ecuador de una manera favorable a los intereses de la administración estadounidenses y de los aliados internos.

Durante estos años, representantes de estructuras criminales internas, han consolidado su poder e intentan hoy hacerse con el gobierno. El candidato presidencial proestadounidense Guillermo Lasso ha estado involucrado en una serie de escándalos denunciados por el periodismo de investigación.

Es sospechoso de evasión fiscal sistemática, así como de estar involucrado en actividades de corrupción y fraude bancario, incluso durante la grave crisis financiera del año 1999, durante la cual lo ecuatorianos perdieron una parte significativa de sus ahorros bancarios en una corrida de apenas cinco días. Además, el acaparamiento ilegal de obligaciones de deuda estatal de la población a bajo precio, a través del uso de sus propias empresas, que  permitió a Lasso aumentar su capital en 30 veces.

Preocupa la situación en Ecuador, pues el estímulo de las acciones criminales de la aún vigente administración de Lenin Moreno alentado por Washington intensifica la posibilidad de una severa crisis socioeconómica y conduce a un escalamiento de la tensión política y social. Teniendo en cuenta la calificación favorable para un eventual triunfo de Andrés Arauz la administración estadounidense ha intensificado las acciones de sus organismos e inteligencia y desestabilización para así desacreditar al partido “Centro Democrático” y evitar su triunfo. El juego sucio está la orden del día.

El Rol de la Comunidad Indígena en la Política de Ecuador

Resulta evidente que la dicotomía en estas elecciones es: soberanía o dependencia. Si el pueblo ecuatoriano no desea a Washington dominando su futuro, obteniendo el control total sobre los procesos políticos internos de la república – lo que conlleva el dominio de los recursos estratégicos y el sometimiento total – entonces la elección sobre a quien elegir, a quien otorgarle su voto en las elecciones del 11 de abril sólo tiene un nombre: Andrés Arauz.

La victoria de Arauz avizora cambios positivos para la población en general y la población indígena en particular, tratando así, prioritariamente, de resolver sus necesidades más sentidas, así como avanzar en mejoras significativas en materias de representación política en el poder, la economía, la cultura y la religión. Ecuador requiere una política estatal de protección que no la otorga la ultraderecha, requiere protección en amplias esferas que es la meta de la candidatura de Arauz. De lo contrario, Ecuador enfrentará una dependencia total desde ese “norte revuelto y brutal” y con ello nuevos años de inestabilidad y el empobrecimiento de gran parte de la población. Qué puede esperar la nación sudamericana este 11 de abril. Insisto: independencia o subordinación.

Pablo Jofré Leal

Artículo Exclusivo para www.segundopaso.es

Código para noticias 1424

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
7 + 0 =