publicado el: 14 abril 2021 - 18:51
Las Bibliotecas en Tiempos del Covid-19

Segundopaso - La pandemia de la COVID-19 ha producido un giro en el campo de la educación y de la cultura, por lo que es necesario actuar frente al reto de repensar drásticamente los modelos existentes de enseñanza e invite a trabajar en una reforma profunda de los objetivos y valores educativos.

En este contexto es preocupante la situación crítica que viven las bibliotecas latinoamericanas durante la pandemia, lo que hace más ineludible re ingeniar el rol del bibliotecario y de la biblioteca, más que nada en pensar cómo ofrecer servicios para promoción de la lectura e información literaria, técnica y científica, que sirva de apoyo al desarrollo económico, emocional, social y cultural de su comunidad.

En relación con la infancia, las reformas deben poner en relieve alternativas que brinden un sano entretenimiento lúdico y cultural. Necesitamos repensar cómo y qué educación, recreación y cultura se ofrece a los más jóvenes desde entornos en los que es posible una interacción digital fluida, pero también habilitar soluciones creativas y atractivas para contextos en los que la enseñanza depende al momento del acceso a la cultura en línea.

Los avances tecnológicos significaron un cambio drástico en la emisión de libros y su evolución del libro impreso al texto digital significó un gran reto para la sociedad; en estos momentos surgen muchas inquietudes, interrogantes y desafíos sobre cómo pueden reactivarse las bibliotecas en estos tiempos difíciles. El Programa Iberoamericano de Bibliotecas Públicas - Iberbibliotecas en un encuentro virtual transmitido a través de las redes sociales se abordó la importancia de estas instituciones en la región, su papel en la cultura y el desarrollo trascendencia declarando el 2021 como el Año Iberoamericano de las Bibliotecas. Este acuerdo establece una oportunidad de abrir una conversación regional sobre la vigencia de las bibliotecas, su rol en el desarrollo de los países iberoamericanos y las posibles actividades que se desarrollarían para afianzar su relación con el público, que es su razón de vivir.

En el contexto de la pandemia, y en medio de amplios retos en el acceso a la información, todos los tipos de bibliotecas se han reafirmado como espacios necesarios para que las personas accedan a un conocimiento confiable y lugares garantes del desarrollo de sus derechos culturales.

El Año Iberoamericano de las Bibliotecas congrega a todas las tipologías de bibliotecas: públicas, populares, comunitarias, digitales, móviles e itinerantes, universitarias, escolares, especializadas, nacionales, indígenas, en cárceles, entre otras. Asimismo, será un tiempo de reflexión alrededor de las bibliotecas de una región conformada por 22 países: Andorra, Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

¿Están preparadas las bibliotecas latinoamericanas para enfrentar la pandemia?

Para comprender el panorama que actualmente presentan las instituciones culturales y patrimoniales de Latinoamérica en estado de pandemia, se realizó una encuesta-estudio al personal; se trata de una Encuesta de muestreo aleatorio dirigido, con un total de 255 personas de 15 países, con un 90% de confianza y 5% de error. Datos actualizados al 10 de junio del 2020.

En los primeros meses de crisis sanitaria un 72,58% de las bibliotecas presentaron un cierre total y un 27,42% de ellas con un cierre parcial con turnos; un 70,97% de las instituciones llevan meses cerradas, registrando un 4,43% que aún siguen dando servicios. Se asume -en relación con los datos registrados- que tan solo un 10,89% de ellas tienen lugares acondicionados para realizar cuarentena y aislamiento. Bajo este contexto, tan sólo un 30,24% desea implementar planes de bioseguridad completos y estrictos y un 39,91% espera desarrollarlos adaptando a sus condiciones; un 24,19% indica no tiene que ningún tipo de plan.

También puede leer : El Placer de la Lectura en la Vida Cotidiana

Consideraciones generales de bioseguridad en bibliotecas

Si no existe una intervención inmediata en las bibliotecas – como espacio físico – además de museos y salas audiovisuales, la “supervivencia” de estas instituciones está en alto riesgo, pues muchas no tienen capacidad de reacción para cumplir con los parámetros de bioseguridad, preservación y conservación de espacios, lo que implicaría un presupuesto especial para re adecuación de infraestructura y adquisición de insumos básicos, tanto para personal como para visitantes.

Dentro de los criterios de bioseguridad, lo fundamental es el proceso de biocontención, acción destinada a desarrollar e implementar protocolos para prevenir la propagación de virus y bacterias. Con base en esto, se debe restringir prioritariamente el flujo de personal de trabajo activo, evaluando en primera instancia las condiciones de salud de todo el personal, tales como: inmunodeprimidos por tratamientos, asmáticos, dializados, diabéticos, hipertensos y fumadores, adultos mayores y embarazadas. Además, planificar una apertura parcial con un plan de bioseguridad adaptado al edificio, al flujo de personas y al aforo de público y visitas, a la manipulación de materiales, condiciones ambientales, así como a la entrada y salida de materiales/objetos/obras/libros/documentos, etcétera.

Paralelamente se deben actualizar los roles tradicionales de la biblioteca en la era digital. La tecnología y la digitalización están abriendo nuevas oportunidades a aprovechar para llegar a los usuarios y dotarles de nuevas vías de acceso a la información a través de la creación de recursos y utilidades para influir en su desarrollo personal y profesional. Por lo tanto, se debe entender mejor las necesidades de la comunidad de la biblioteca y diseñar servicios que tengan impacto.

Se necesitan más y mejores promotores y defensores de la profesión en todos los niveles, de allí que es necesaria la capacitación para enfrentar estos cambios, de la misma manera concienciar a los usuarios del valor histórico y cultural de las bibliotecas, como un patrimonio documental mundial. Se debe ofrecer a niños, jóvenes estudiantes y profesionales y ciudadanía en general, mayores y mejores oportunidades eficaces de aprendizaje, perfeccionamiento y liderazgo creando nuevos acercamientos virtuales con la apertura de espacios para interactuar, como el debate y diálogo.

Código para noticias 1444

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 1 =