La Dinastía de los Bush: El Padre en la Casa Blanca

Segundopaso – Loreciente 52 – Vamos a conocer cuáles fueron las tácticas del político George Herbert Walker Bush, quien dirigió las riendas del país norteamericano del año 1989 hasta el 1993, sintiéndose respaldado por grupos de poder, estableció una política agresora y de división en distintos países del mundo.

George Herbert Walker Bush (George Bush padre) 41 presidente de los Estados Unidos entre 1989 y 1993. Previamente, vicepresidente N.º 43 de los Estados Unidos entre 1981 y 1989, como también congresista, embajador ante la ONU, enviado especial a China, Jefe del Comité Nacional Republicano, y director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)

El ya fallecido ex presidente representa la expresión del establishment estadounidense, de los grupos de poder, especialmente aquellos vinculados al campo del partido republicano, que suelen ocupar el amplio espectro de cargos, incluyendo  la estrecha relación con el lobby energético de Estados Unidos y con ello las relaciones con  otros grupos de presión, donde el centro de su accionar es generar procesos de hegemonía y control de recursos naturales, especialmente gas y petróleo, además de sus rutas marítimas, terrestres y lógicamente el control de oleoductos y gasoductos. Si eres magnate, petrolero, miembro del bipartidismo, vinculado al complejo militar industrial y además tienes la bendición del lobby sionista, puedes sentir que el planeta te pertenece, por una especie de mandato divino, que es lo que sucede con la casta política norteamericana.  ​​

Nacido en junio del año 1924 en Milton, Massachusetts George Herbert Walker Bush fue un privilegiado desde la cuna. Su padre, Prescott Bush, banquero e inversionista, que derivó en senador por Connecticut. Educado en la Universidad de Yale, George Bush padre durante la segunda guerra mundial se ofreció como voluntario en la armada donde formó parte de su aviación naval, asignado a tareas en el Pacífico Sur contra fuerzas japonesas donde fue derribado y posteriormente rescatado por un submarino estadounidense. Tras su experiencia militar, el joven “Skin” como se le conoció en la guerra por su piel blanca y estilo desgarbado, comenzó su periplo vinculado al mundo de las petroleras, convirtiéndose en un magnate de esta rama productiva creando la compañía Bush-Overbey Oil Development el año 1951. Dos años después cofunda la compañía Zapata Corporation, que lo llevó el año 1954 a dirigir la Zapata Offshore Company, una empresa subsidiaria de la primera especializada en la perforación petrolífera. Tras hacerse de una gran fortuna vino el paso lógico tras estas líneas de vida: entrar de lleno en la política el año 1964, en el Partido Republicano.

George H.W. Bush fue la expresión de los privilegios en la política estadounidense, del tener siempre un puesto asegurado en función de su fortuna y sus relaciones. Promociones políticas, que paso a paso definieron, que finalmente fuese una “perogrullada” el llegar a ocupar el cargo de Presidente de Estados Unidos. Ello, en momentos cruciales de la post segunda guerra mundial como fue la caída del campo socialista y el concretar el triunfo de las posiciones neoliberales en el llamado NOM (Nuevo Orden Mundial) post caída de la ex URSS. George H.W. Bush, Presidente de los Estados Unidos entre enero del año 1989 y enero del año 1993 encarnó, como vicepresidente y durante su mandato presidencial, el mismo tipo de política de sus antecesores y quienes lo sucedieron, posteriormente: intervención en Panamá. Escándalos Irán-Contras. Desestabilización contra la revolución nicaragüense, entre otras “joyas” apoyó a los regímenes del campo socialista para acelerar el derrumbe de este. Siguió con el proceso de desestabilización de la revolución islámica. Intervino en Irak, Kuwait y en general en la zona del Golfo Pérsico.  Animado por su victoria ante Irak, George H.W. Bush y su secretario de Estado James Baker impulsaron la Conferencia de Madrid de 1991 para poner en marcha el proceso de paz israelo-palestino que ha significado, simplemente el aval para la continuación del proceso colonizador y ocupante del sionismo en Palestina.