publicado el: 1 mayo 2021 - 08:36
Nuestra América y los Orígenes del Asedio

Segundo Paso para Nuestra América- América Latina es privilegiada por su biodiversidad y sus recursos energéticos, pero además es fuente de luchas y organización de movimientos sociales. En este episodio se analizan las causas del asedio imperialista contra la región por su interés geoestratégico, además se realiza una cronología por los principales hechos que dan cuenta de esta realidad.

En el contexto de la geopolítica mundial, América Latina ocupa un lugar fundamental. Desde que el capitalismo comenzó a dar sus primeros pasos en el mundo, esta región sufrió las consecuencias de la llegada del llamado progreso que se acercó con barcos y armas, dejando a su paso la desolación de siglos de esclavitud y la expoliación de los recursos energéticos del subsuelo de estas tierras, cuyos pueblos tuvieron avances impresionantes en lo científico, lo cultural y en la organización de la sociedad, es decir, lo político.

Luis Britto García narra de manera poética la inmensidad de Caribana desde el año 1000 a 1700:

“Hombres teñidos de rojo derriban un inmenso árbol. El tronco cae hendiendo la selva. Lo desbastan, lo ahuecan con fuego, alistan una enorme canoa. En ella reman cincuenta guerreros. Su pueblo se llama a sí mismo los caribes, la Gente. La piragua surca el cauce del río Xingú, y tras largas jornadas dejándose llevar a cabo por correntadas poderosas desemboca en el cauce más grande de América, que luego será llamado Amazonas. Durante la travesía saludan pueblos de su misma nación. La esbelta nave llega al Delta, irrumpe en el mar, desafía invicta las poderosas olas atlánticas. En las cargadas nubes fulgura, Amoco, el rayo. Por las noches los guía el refulgente racimo de Maraguaray, las Pléyades. Desde el Pomeroon, el Wiapoco, el Orinoco, desde todos los ríos de poniente surgen piraguas similares que se unen en nutridas flotillas. Todas confluyen en Uriaparia, el gran centro de intercambios rituales. Allí se reúnen con las delegaciones de Caracas, Tamanacos, Kariñas, Guarinos, Kirikires, Aliles, Tomusas, Mariches, Zapoaras, Meregotos, Chacaragotos, Characuaraes, Topocuares, Cumanagoos, Chaimas y Yekuanas: con las incontables familias de la nación Caribe que habitan los llanos, las selvas y la Costa de las Perlas (…) los incontables pueblos de la vasta comunidad desdeñan convertirse en Estado. Como los de la Edad de Oro, no tienen clases sociales ni acumulan posesiones. No aceptan jefes salvo los que transitoriamente eligen para las expediciones o las guerras rituales. Desprecian ser un imperio (...) ” Meregotos, Chacaragotos, Characuaraes, Topocuares, Cumanagoos, Chaimas y Yekuanas: con las incontables familias de la nación Caribe que habitan los llanos, las selvas y la Costa de las Perlas (…) los incontables pueblos de la vasta comunidad desdeñan convertirse en Estado. Como los de la Edad de Oro, no tienen clases sociales ni acumulan posesiones. No aceptan jefes salvo los que transitoriamente eligen para las expediciones o las guerras rituales. Desprecian ser un imperio (...) ” Meregotos, Chacaragotos, Characuaraes, Topocuares, Cumanagoos, Chaimas y Yekuanas: con las incontables familias de la nación Caribe que habitan los llanos, las selvas y la Costa de las Perlas (…) los incontables pueblos de la vasta comunidad desdeñan convertirse en Estado. Como los de la Edad de Oro, no tienen clases sociales ni acumulan posesiones. No aceptan jefes salvo los que transitoriamente eligen para las expediciones o las guerras rituales. Desprecian ser un imperio (...) ” No aceptan jefes salvo los que transitoriamente eligen para las expediciones o las guerras rituales. Desprecian ser un imperio (...) ” No aceptan jefes salvo los que transitoriamente eligen para las expediciones o las guerras rituales. Desprecian ser un imperio (...) ”

Una manera distinta de ser con los otros y otras y con el mundo.

¿Por qué el asedio contra América Latina desde la primera mirada del otro? El modelo capitalista, como antítesis de Caribana, tiene como principio ético el tener, y en ese tener, la tierra y los seres humanos son explotados de manera irracional para el llamado “desarrollo”. Bien planteaba Eduardo Galeano, que la Revolución Industrial no hubiera sido posible sin el sometimiento de nuestros países al llamado “subdesarrollo”, condenando a estos a ser exportadores de materia prima en la división internacional del trabajo.

El descubrimiento de las fuentes de riqueza que existen en el continente fueron el imán que a partir de entonces, fijaron la mirada de las élites del poder en esta del mundo. América Latina, tiene en sus entrañas la mayor biodiversidad del planeta, la mayor reserva de agua dulce, el oro que fue desgracia para Potosí, el petróleo que aún ahuyenta la paz del mundo, pero además América Latina es fuente de luchas y movimientos sociales desde ese entonces.

Según datos de UNASUR, esta región posee el 20 por ciento de las reservas mundiales de petróleo y el 3,45 de gas natural; 93 por ciento de litio; 39 por ciento de plata; 39 por ciento de cobre; 29 por ciento de estaño; 19 por ciento de hierro; 17 por ciento de oro y 15 por ciento de bauxita. Chile es primer productor mundial de cobre; Brasil tercer productor mundial de hierro, y Perú productor de plata, cobre, oro y plomo. Bolivia ocupa el cuarto lugar en la producción mundial de estaño de mina, sexto de plata y posee la mayor reserva mundial de litio. 40 por ciento de la biodiversidad de la Tierra, 22 por ciento de los bosques y el 28 por ciento del agua dulce del planeta se encuentran en América Latina.

En la pugna por la repartición del mundo durante el siglo XIX , EE.UU. estableció la llamada Doctrina Monroe, que sostiene como lema “América para los americanos”. Bajo esta doctrina, se pretendió disuadir las ansias de Inglaterra y España por apropiarse del territorio de Nuestra América. No para la libertad, fraternidad e igualdad, sino para la dominación.

La doctrina Monroe ha costado un largo historial de invasiones: República Dominicana (1904 y 1916), Cuba (1906), Nicaragua (1909, 1912 y 1926) Haití (1915). Golpes de Estado en Cuba (1952), Guatemala (1954), Brasil (1964), Chile (1973), Argentina (1976), Granada (1983), Panamá (1989) intento fallido contra Hugo Chávez en Venezuela (2002), la deposición del presidente haitiano Jean-Bertrand Aristide (2004) y el derrocamiento a Manuel Zelaya en Honduras (2009).   

En la actualidad más de 76 bases militares de EE.UU. se encuentran al resguardo de esta doctrina. Las mismas están ubicadas en zonas estratégicas. De las 76 bases, están 12 en Panamá, 12 en Puerto Rico, 9 en Colombia, 8 en Perú, 3 en Honduras y 2 en Paraguay, Los mapas a continuación muestran las fuentes de biodiversidad, de agua y de petróleo que están rodeadas por estas fuerzas militares.

El asedio contra América Latina no es reciente. El siglo XXI lo encuentra como contrapeso de la nueva historia que se abrió en el continente a su llegada, y que veremos en una próxima entrega. Han cambiado los métodos, han cambiado los rostros, la estrategia permanece.

Gabriela Molina

Politóloga

Código para noticias 1530

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 3 =