publicado el: 31 mayo 2021 - 19:18

Especial Islam al Dia

La Concepción de El Salvador Prometido en el Islam

El Salvador Prometido en la Creencia de la Humanidad
La Concepción de El Salvador Prometido en el Islam

Islamaldia - El mesianismo significa creer en un salvador que vendrá en los últimos tiempos para salvar y liberar a los seres humanos y establecer la paz y la justicia en todo el mundo. El Salvador Prometido ha sido presentado a varios pueblos y naciones con religiones y culturas completamente diferentes en diversas formas, pero casi todos están de acuerdo en que un salvador vendrá y los liberará de la esclavitud y de los gobernantes opresores para construir una sociedad justa.

Introducción

El Islam, como la última y más completa religión de las religiones celestiales, ha prestado más atención a este asunto y ha profundizado más en explicar los temas relacionados con él. Todos los musulmanes de diversas escuelas de pensamiento y sectas están de acuerdo con la llegada del Imam del Tiempo, el Imam Mahdi (P) descendiente directo del Imam Ali (P) y Fátima Zahra (P), quien lleva el nombre del Profeta Muhammad (PB) y vendrá con Jesús (P) que descenderá de los cielos y rezará junto a ellos.

Además de los muchos versículos coránicos que indican el tema de un Salvador Prometido en el Islam y el advenimiento del Imam Mahdi (P), las narraciones chiítas y sunitas son tan numerosas al respecto que nadie puede dudar de su veracidad.

En los libros Sunní, hay tantas narraciones sobre el Mahdi Prometido (P) que creer en él es un principio religioso. Por ejemplo, sobre el advenimiento del reformador universal, Imam Mahdi (P), se han narrado 657 hadices en sus libros auténticos. Hay más libros que se han escrito sobre el Imam Mahdi (P) o recopilaciones narraciones relacionadas con él que ya son incontables. Por lo tanto, a pesar de que los sunitas no creen en el principio del Imamato, sin embargo, debido a muchas narraciones auténticas relacionadas con el advenimiento del Imam de la Época (P), la creencia en la llegada de un descendiente de Fátima (P) se ha vuelto una necesidad religiosa y negarlo se considera como un abandono a la religión. Es interesante que incluso el "wahabismo", a pesar de sus creencias arraigadas y sus dudas sobre muchas de las creencias de los chiítas y sunitas, tienen una fuerte creencia en el tema del mesianismo islámico y no tienen dudas sobre el surgimiento del Mahdi Prometido de Ahlulbait.

La idea del mesianismo islámico y el Mahdi prometido en el Islam chiita, por dos razones importantes tiene un estatus más alto y es más atrayente. Primero se debe a la originalidad del tema del Imamato y su estatus en la creencia, pues en la cultura religiosa chií es la continuación de la misión profética. En segundo lugar, el tema del Imam Mahdi (P) es mucho más explícito, claro y completo, de modo que las dimensiones de su personalidad, su surgimiento y la formación de un gobierno mundial unificado del Islam está muy bien explicado y no existe alguna ambigüedad. En otras palabras, el tema del Salvador Prometido en el chiismo, además de lo que se suele mencionar en general en otras religiones y sectas, también ha sido expuesto en forma detallada y ha sido aceptado como un paradigma válido.

En este artículo, examinaremos la cuestión del Salvador Prometido en diferentes religiones y proporcionaremos una imagen clara del mismo y revelaremos el peso de cada religión y escuela.

Creencia en el Salvador Prometido

La creencia en el Salvador Prometido es creer en un salvador que vendrá en los últimos tiempos para la salvación de los seres humanos y el establecimiento de la paz y la justicia. El Salvador Prometido se ha presentado en varios pueblos y naciones con diferentes religiones y culturas, pero todos están de acuerdo en que este libertador vendrá y los rescatará de la opresión y de los gobernantes tiranos y creará una sociedad llena de justicia.

Varias religiones creen que finalmente aparecerá un hombre que, con una misión divina, liberará a los seres humanos de la oscuridad, la opresión, el extravío y el pecado, y traerá felicidad y bondad a la tierra.

El Salvador prometido en las diferentes escuelas religiosas

La creencia en un salvador está presente en todas las religiones y es común en todas ellas. Cada religión y escuela filosófica ha mencionado como la última promesa de acuerdo con su cultura religiosa y nacional. Por ejemplo, en el budismo se le llama el "Quinto Buda" y en el hinduismo se le llama el "Décimo avatar". En el zoroastrismo, se anuncia la venida del Salvador Prometido y se le llama "Sushiant" o "Sushians".

Los libros religiosos judíos también prometen el surgimiento de un gran líder en los últimos tiempos, llamado el Mesías. El cristianismo también ha anunciado la resurrección de Jesús y su establecimiento del gobierno mundial.

Sin embargo, la idea del mesianismo y el surgimiento de la promesa universal en la religión celestial del Islam tiene un lugar y manifestación mayor con la existencia de razones válidas a partir de versículos del Sagrado Corán y cadenas de narraciones verídicas. Al final todas las ramas del islam coinciden en el surgimiento del Mahdi Prometido, descendiente de Fátima Zahra (P). Mientras tanto, el tema del salvador es más importante, indudable y diáfano en la fe chiita, tanto por su firme creencia, como por su claridad e identificación propia, al detallar la vida del Salvador Prometido y sobre cómo será su aparición.

Esta creencia existe en diferentes religiones de diferentes maneras y se ha considerado como una de sus creencias básicas. Según algunos eruditos, hay pocas religiones y naciones que no creen en el Salvador Prometido. De esta manera, las religiones abrahámicas, el zoroastrismo, el hinduismo y el budismo aluden a la existencia de un salvador.

En las religiones orientales:

Hinduismo:  El salvador de los últimos tiempos tiene un nombre y un símbolo en cada religión y escuela de acuerdo con su cultura y literatura.

Según el pensamiento hindú, el mundo se compone de cuatro períodos en declive. En el cuarto período, la era de Kali, la corrupción y la destrucción invadirán el mundo, la vida social y espiritual desciende a su punto más bajo causando el declive final. En esta era (Kali Yoga o período de declive) que según las creencias hindúes comenzó a la medianoche entre el 17 y el 18 de febrero de 3102 a.C., y en la que vivimos actualmente, solo una cuarta parte del período (religión u orden cósmico) se opera y tres cuartas partes se han olvidado. La gente de este período es pecadora, pleitista, mendiga, desafortunada y no merece buena fortuna. Valoran las cosas sin valor, comen con avidez y viven en ciudades llenas de ladrones.  En el hinduismo se le conoce como el “Décimo avatar”, el libro Purana da un relato detallado del último período de la era Kali, habla sobre esta última etapa antes de la aparición del décimo avatar de Vishnu. El significado de la era de Kali es también el fin de los tiempos.

En el libro Did de los libros religiosos de los indios, se dice:

"Después de la destrucción del mundo, habrá un rey en los últimos tiempos que será el líder del pueblo, su nombre será imaginado y tomará el mundo entero y lo convertirá a su religión y hará que todos se den cuenta de quién es creyente y quien incrédulo y todo lo que quiera de Dios, lo logrará".

El libro Vasco, que es también uno de los libros sagrados de los hindúes, dice:

"El mundo entero se completará con el rey justo en los últimos tiempos, quien será el líder de los ángeles, las hadas y los humanos, será justo con él y encontrará todo lo que está escondido en el mar, la tierra y las montañas, anunciará lo que hay en los cielos y en la tierra, y no ha nacido nadie más grande que él".

En el libro Washen Yuk otro libro sagrado hindú dice: "Al final, el mundo se volverá hacia alguien que ama a Dios y es uno de Sus siervos especiales, y cuyo nombre es auspicioso y bendecido, y que revive a la gente"

En el libro Mahabharata y algunos de sus otros libros también se menciona al respecto:

"Todas las religiones creen que al final de cada período de la historia, la humanidad decaerá espiritual y moralmente y debido a que, naturalmente, se encuentra en un estado de descenso y alejándose del origen, se mueve hacia abajo como piedras, no puede por sí solo terminar con este descenso y decadencia espiritual y moral. Entonces, un día, una figura espiritual de alto rango, que se origina en la fuente de revelación e inspiración, emergerá y salvará al mundo de la oscuridad de la ignorancia, el abandono, la opresión y la tiranía"

Según las religiones y escuelas filosóficas de la India, al final de un período tan oscuro, la última y décima manifestación de Vishnu, llamada Kalki, aparecerá sobre un caballo blanco y con forma humana. Cabalgará alrededor del mundo con una espada afilada para destruir el mal y la corrupción. Al destruir el mundo, se crean las condiciones para que una nueva creación vuelva a ser valorada en justicia y virtud.

Budismo: En el budismo, la idea de un Salvador Prometido se explica por el concepto de mitraísmo (palabra en sánscrito que significan amable). En la teología budista, se le considera el “Quinto Buda” y el último Buda de los budistas terrenales que aún no ha venido, pero vendrá a salvar a todos los seres humanos. En el simbolismo budista, se lo representa como un hombre sentado listo para ponerse de pie como símbolo de su disposición a levantarse.

Las narrativas budistas sobre el carácter y la aparición del último Buda o el Salvador Prometido, es decir, el que vendrá a dar todas las buenas nuevas y salvarlos del ciclo de hierro del constante retorno al universo, no son iguales. En la tradición Mahayana, que es una de las dos principales tradiciones o religiones budistas, se ha prestado más atención al carácter mitraico. En la tradición Mahayana, el demandante Moon, que es el famoso Gutme del Buda, es el “Cuarto Buda” y el Mitraico que vendrá después de él se presenta como el “Quinto Buda”.

Mientras que, en algunas tradiciones budistas, Goth es el “Séptimo Buda” y Bodhesattava aparecerá en el futuro como el último Buda. También existe un desacuerdo sobre el destino de Mitra como el último Buda. En el Centro Pali (nuestra principal fuente de información sobre el budismo temprano) se le dio poca importancia, solo se lo menciona en una parte (Sección Cheke Vati Siheh Nadeh) de esta colección. Sin embargo, dos obras no sagradas están dedicadas a esta doctrina.

El Mahavansa, que trata de la historia de Sri Lanka, establece claramente la fecha del levantamiento de Mitra: “Después de que el demandante Mooney alcanzó el Nirvana (Gran Nirvana), el mundo entró en un declive social y cosmológico. Cinco mil años después del último Buda, el sol brilla sobre las enseñanzas budistas, reduciendo la esperanza de vida humana a diez años. En este momento, el ciclo se invierte: la vida se transforma, de modo que la esperanza de vida promedio de las personas alcanza los ochenta mil años. Con estas largas vidas y el contexto adecuado para las enseñanzas del Buda, vendrá un guía y traerá prosperidad a la gente.

Cuando se cree tal atmósfera celestial, el mitraísmo descenderá de los cielos de Tusheti, perfeccionará su budismo y enseñará el Dharma a los educados. Maha Kashipa, uno de los discípulos prominentes del Buda, emergerá del éxtasis en el que se había sumergido después del gran poder de su maestro para servir al Buda nuevamente y escuchar sus “enseñanzas aclaradas”.

La religión de Confucio: Confucio participaba del lema de que había que regresar a la sabia época de los antiguos reyes, el titular de sus ideas reformistas, y en la mente de los seguidores de esta religión hay una conexión con la sabiduría de los reyes.

Taoísmo: En el contexto cultural y religioso del pueblo chino, el taoísmo ha jugado un papel junto a Confucio y otras escuelas de pensamiento, pero con rastros más claros sobre el Salvador Prometido y su llegada. Según el texto, "La vida del apóstol y el portador del camino", Li Hong aparecerá en un año de Jin-Chen, el vigésimo noveno año del período de sesenta años, que probablemente sea 392 d.C. para establecer un mundo nuevo.

Sintoísmo: Japón, como China, tiene múltiples culturas y religiones, por lo que el sintoísmo y el budismo están entrelazados para formar los ideales, aspiraciones y esperanzas de la nación, con una serie de religiones salvadoras. Los más importantes son el Corzo Mico, fundado por Cavate Bonjiro (1814-1883), y el movimiento Tenericko, cuyo abanderado es Nakayama Miki (1878-1798).

 En las religiones monoteístas

Zoroastrismo: El Salvador de los últimos tiempos tiene un lugar especial en la cosmovisión de zoroastrismo. Se lo llama "Sushyant" o "Sushyans". Esta palabra, es el sujeto agente del verbo presente, proviene de la raíz SU y SAV que significa beneficio, por lo que el significado de esta palabra es la persona que brinda beneficios, también ha sido traducido e interpretado como "El salvamento y líder de la religión" y viene en varias formas tales como: Sushyant, Sushyans, Soshans, Sosyush, Siyosush.   Según las tradiciones zoroástricas y según el decimonoveno Yasht, al final de los tiempos nacerán tres hijos de Zoroastro que comúnmente se llaman sushianos. Este nombre está especialmente asignado para determinar el último prometido y será la última criatura de Ahura Mazda.

Estos tres futuros hijos de Zoroastro son los salvadores prometidos que aparecerán

en el último milenio del mundo con mil años de diferencia. Estos tres son: Ujsyat ereta, que significa “el que nutre la ley sagrada” (fortalecer y hacer cumplir la ley de la religión y la justicia zoroástrica). Hoy en día, este nombre se llama Oshidar o Hoshidar, y en los libros de Pahlavi se menciona como Jorshiddar u Oshitar.  Ujsyat nemah, o Ujsyat nemah, significa “el que nutre la oración y la súplica”. Hoy se los llama Oshidar Mah o Hoshidar Mah, pero en los libros de Pahlavi se registra como Jorshitmah y Oshitar Mah. Astvat ereta, que significa “alguien que es la encarnación de la ley sagrada”. Este es el mismo que Sushyans, el tercero y último Prometido en Mazdisna. Estos tres hermanos son de la espalda y la semilla del zoroastrismo. Según la tradición zoroástrica, la semilla de Zaratustra fue tomada por el dios Neriosang y entregada al ángel del agua (Nahid), quien la guardó en el lago Kiansiyeh (Hamun).

Al final del duodécimo milenio, de la familia de Behrouz, una doncella se lava y fertiliza en nuestras aguas, y de ella nace Sushyans, la última criatura de Ahura Mazda. A los treinta años, Mazdisna le confía la misión. El advenimiento de Sushyans y la renovación del mundo serán anunciados al mundo con el signo de la puesta del sol en medio del cielo. Después de su aparición, el diablo y las mentiras serán destruidas. Los compañeros del Salvador Prometido, que son inmortales, se levantarán y estarán con él hasta que los muertos resuciten y ocurra el mundo espiritual.

En Historia de Yamasab, que contiene las preguntas generales del rey Goshtasb a Yamasb, y cita las profecías de Zaratustra: "La sociedad debe difundir la religión por el mundo, erradicar la pobreza y la miseria. Salvará a Dios de las manos del diablo y hará que la gente del mundo piense, hable y actúe".

En el libro Zand, en el que también tiene predicciones donde se erradicará el diablo y

los demonios: "¡Oh Señor del Zoroastrismo! A medida que pasa el tiempo, estos enemigos serán destruidos como la raíz de un árbol que llega en una fría noche de invierno y arroja sus hojas durante la noche. Termina en Gorgan y entra en Mishan”

A diferencia de otras religiones, que generalmente esperan una promesa de salvación, los zoroastrianos esperan a tres salvadores, cada una de las cuales aparecerá con mil años de diferencia.

Judaísmo: Los judíos creen que el Salvador de los últimos tiempos es “Mashiaj”, es decir, “el ungido de Dios”, que creará el deseado y brillante mundo del futuro. La mayoría de los pensadores judíos creen que el advenimiento de este mesías y su obra para mejorar el mundo, establecer la paz y la tranquilidad entre todas las naciones y satisfacer los deseos y necesidades humanos fueron parte del plan de Dios al comienzo de la creación. Según esta creencia, la necesidad de un salvador, que no es otro más que Mashiaj, vino a la mente de Dios antes de la creación del universo.

Todos los judíos creen que el Salvador es un ser humano como todos los demás, pero tiene la apariencia y el poder de Dios. Iluminará el mundo con su luz, que es una manifestación de la luz de Dios. Algunos consideran que el Mesías es David. Otros lo consideran de la familia de David. [Algunos dicen que Dios enviará a otro David para salvar a la gente en el fin del mundo. Las obras y los libros religiosos judíos se han referido repetidamente al Salvador Prometido y han anunciado su venida. En los viajes de la Torá y algunos de sus otros libros, relacionados con algunos de los profetas de Israel, se ha mencionado la venida de un gran líder. Considerando que los judíos no aceptaron a Jesús (P) y en cambio le dieron la espalda condenándolo a ser crucificado, mientras que, para los cristianos y musulmanes, Jesús es aceptado y esperado en el fin de los tiempos.

Por lo tanto, el Mesías prometido de los judíos aún no ha nacido. Según los judíos es el hijo de los descendientes de David o el hijo escogido de David, que aparecerá en los últimos tiempos y será el rey y gobernante del mundo. Destruirá a todos los opresores y a los impíos, liberará al pobre y al justo y heredará la tierra. Entonces la tierra pertenecerá a los judíos.

Dado al extremismo y racismo de los judíos, quienes consideran como su único derecho, conocer la religión de Dios, queda claro que se refieren a los herederos justos de la tierra, como se describe en sus libros religiosos, sean judíos o no lo sean. No todos incluyen a las personas justas de otras naciones y religiones.

Ahora, con estas explicaciones y para confirmar lo dicho, se hace referencia a algunos pasajes de las expresiones de algunos libros religiosos judíos. En la Torá (que los cristianos llaman Antiguo Testamento y, a su vez, el Evangelio o el Nuevo Testamento, y la colección de estos dos libros, le denominan Biblia), hay pasajes del libro de Isaías que dice:

"Y brotará un retoño del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto. Y reposará sobre El Espíritu del SEÑOR, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del SEÑOR. Se deleitará en el temor del SEÑOR, y no juzgará por lo que vean sus ojos, ni sentenciará por lo que oigan sus oídos; sino que juzgará al pobre con justicia, y fallará con equidad por los afligidos de la tierra; herirá la tierra con la vara de su boca, y con el soplo de sus labios matará al impío. La justicia será ceñidor de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura. El lobo morará con el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito; el becerro, el leoncillo y el animal doméstico andarán juntos, y un niño los conducirá".

En los Salmos de David también dice:

"Porque los malhechores serán exterminados, más los que esperan en el SEÑOR   poseerán la tierra. Un poco más y no existirá el impío; buscarás con cuidado su lugar, pero él no estará allí. Más los humildes poseerán la tierra, y se deleitarán en abundante prosperidad. También se dice que: "Se ha llenado su tierra de plata y de oro, y no tienen fin sus tesoros; su tierra se ha llenado de caballos, y no tienen fin sus carros. Bienaventurados los que le esperan"

Y será la luz de la luna como la luz del sol, y la luz del sol será siete veces mayor, como la luz de siete días..."

En la Biblia judía (Antiguo Testamento) hay repetidas referencias al Salvador de los últimos tiempos. La persona que viene a reconstruir el mundo deseable que todos quieren y anhelan. Un mundo brillante y libre de maldad en el que el ser humano alcanza y tiene éxito en todos los deseos y aspiraciones humanos puros.

En casi todas las partes de los Salmos, hay una referencia a la aparición del Salvador de los últimos tiempos, la promesa de la victoria de los justos sobre los malvados, la formación de un solo gobierno mundial y, finalmente, la conversión de diferentes religiones en una sola, única y universal:

"Y juzgará a tu pueblo con justicia, ya tus pobres con equidad. Entonces los montes traerán salud al pueblo. Juzgará a los pobres del pueblo y salvará a los niños pobres y destruirá a los opresores. En su tiempo, los justos florecerán y prosperará, mientras no haya luna. Y gobernará de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra. En su presencia los beduinos se postrarán y sus enemigos lamerán la tierra... Todos los reyes se inclinarán ante él y todas las naciones le servirán ... Él tendrá misericordia de los pobres y necesitados y salvará sus almas... Su nombre permanecerá para siempre; su nombre perdurará en el sol. En él se bendecirán unos a otros, y todas las naciones de la tierra se regocijarán en él”.

Nota. - Para obtener más información sobre el "Mesías Prometido" de los judíos, consulte este libro: Julius Cranston, El Mesías en el judaísmo, traducido por Hussein Tawfiqi, Qom.

Cristianismo: El cristianismo también tiene una visión optimista del futuro del mundo y del ser humano, prometiendo el advenimiento de Jesús(P). La Segunda Venida o Regreso de Jesús para salvar al mundo y crear un mundo glorioso es una de las creencias serias de los cristianos. Por lo tanto, si hay una diferencia de opinión entre musulmanes y cristianos sobre el fin de la obra de Jesús (P) después de su primera aparición y el anuncio de su misión y propagación de su religión, en principio, coinciden con la reaparición de este Profeta (P).

Jesús (P) reaparecerá y, según el Nuevo Testamento (o los cuatro Evangelios y algunos subtextos relacionados), luchará contra los gobernantes malvados y después de destruirlos, llevará a la humanidad a la orilla de la salvación, de esta forma, se pondrá en práctica la vida ideal como etapa final. Por eso, los cristianos que esperan su reaparición deben prepararse y alistar el terreno para su reaparición.

El Evangelio de Lucas dice: "Estad siempre preparados y mantened las lámparas encendidas, y sed semejantes a hombres que esperan a su señor...Vosotros también estad preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no esperéis".

La segunda aparición de Jesús (P) estará acompañada por el surgimiento de una serie

de eventos naturales terrenales, celestiales, políticos y sociales. El Hijo del Hombre llega cuando la humanidad se enfrenta a muchos problemas y sufrimientos: "Y habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y sobre la tierra, angustia entre las naciones, perplejas a causa del rugido del mar y de las olas, desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las potencias de los cielos serán sacudidas. Y entonces verán al Hijo del Hombre que viene en una nube con poder y gran gloria"

En otra parte, donde se hace referencia a Jesús (P) como la "Palabra de Dios", dice:

"Después vi el cielo abierto y delante de mí había un caballo blanco. Su jinete se llama Fiel y Verdadero porque juzga y combate con justicia. Sus ojos eran como una llama de fuego y tenía muchas coronas en su cabeza. Tenía un nombre escrito en él, pero solamente él lo conocía. Su ropa estaba empapada en sangre y su nombre era: La Palabra de Dios. Los ejércitos del cielo lo seguían montados en caballos blancos. Estaban vestidos con lino blanco fino y puro. De su boca salió una espada para vencer a las naciones. Las gobernará con vara de hierro..."

Lo que se narra en esta sección concuerda con las narraciones islámicas sobre el Salvador prometido del Fin de los Tiempos. En nuestra opinión, el jinete fiel y veraz es el Mahdi Prometido (P), según las fuentes islámicas aparecerá en los últimos tiempos y llenará el mundo con justicia.

En otra parte afirma sobre el día del advenimiento del Prometido, que tanto en el cristianismo como el Islam se desconoce y se manifestará mediante signos. Como se indica en el Evangelio de Mateo: "Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles del cielo, sino mi Padre solamente" "Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis"

Según la creencia cristiana, “paracleto” significa alentador, intercesor y ayudante, pero en el Nuevo Testamento, el último Salvador es Jesús quien resucitará y salvará al mundo de la corrupción y la destrucción:  "No morirá su alma, ni su cuerpo verá la corrupción. Así que Dios resucitará al mismo Jesús y todos seremos testigos de ello" "Además, dado que Cristo fue sacrificado una vez para expiar muchos pecados, volverá a aparecer sin pecado para quienes lo esperan para su salvación". Por supuesto, es importante mencionar aquí que, en el Nuevo Testamento, además de Jesús, hay una referencia a otro Salvador que promete que Jesús vendrá. Es otro "consolador" que Jesús le pide a Dios (Padre) para su nación y Dios le concede estar con ellos siempre. El mundo no lo ve y no lo conoce, pero los que creen en Jesús lo reconocen: “Y yo rogaré al Padre, y Él os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre; es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros".

Él no es el Mesías que la nación de Moisés y los judíos habían estado esperando. Vendrá después de Jesús y su partida. Él es el guía de todas las verdades y llenará el mundo de justicia. No hablará de sí mismo, sino de El Salvador y de las palabras de Dios (Padre): "Pero os digo la verdad: os conviene que me vaya porque, si no lo hago, el Consolador no vendrá a vosotros; en cambio, si me voy, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de su error en cuanto al pecado, a la justicia y al juicio... Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá sólo lo que oiga y os anunciará las cosas por venir".

Continuara...

Código para noticias 1636

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 5 =