África y Medio Oriente, razones políticas, geopolíticas y geoestratégicas de una guerra criminal. IV

Segundo Paso para Nuestra América.- En esta cuarta entrega de la entrevista realizada al doctor Ángel Tortolero, se definen las razones por las cuales Yemen se encuentra sumida en esta gravísima crisis humanitaria. Una nación que quiere emanciparse, pero que forma parte de ese cinturón geopolítico conformado por estados que se encuentran en una permanente tensión; en un conflicto que es provocado y sostenido por el aparato económico imperialista y su aliado, Arabia Saudita, con el fin de garantizar sus intereses comunes. Allí se da una mezcla de mercenariado, corporaciones de la construcción o reconstrucción, el extractivismo de minerales y recursos naturales, entre muchas otras calamidades que no traen sino guerra, pobreza y hambruna.

SPNA: Yemen se encuentra sumida en una crisis humanitaria sin precedentes. El 80% de su población requiere asistencia internacional, pero además la hambruna somete a más de diez millones de personas y el covid-19 presenta índices alarmantes. Seis años después continúa la guerra contra este país. ¿Cuáles son las verdaderas razones detrás de la coalición que dirige estas acciones?

ÁT: Las razones son múltiples, pero una de las principales que atraviesa Sudán como Yemen es el estar ubicados en el cuerno de África que es la entrada o la salida, como usted lo quiera ver, hacia el canal de Suez lo que implica la entrada o la salida hacia el mar mediterráneo y con ello el sur de Europa, eso es un problema de mercado por un lado. Por otro lado es el control de la ruta perversa de los diamantes de sangre y del oro de África y en toda la mercadería que va saliendo de allí y con toda esa perversidad pues la descomposición social que implica países metidos en una guerra interminable.

Son esos sitios que hemos nombrado, pues que hemos dicho que detectamos desde la visión geopolítica concreta como zonas de conflicto interesado para mantener los estados tensionales con los cuales mover el aparato económico a intereses. Súmele a ello, el mercenariado que está allí, súmele a ello los intereses de las empresas contratistas constructoras y reconstructoras, súmele las empresas extractivas de tierras raras como se le conoce, de uranio y de todos los elementos, vamos a decir minerales y naturales que se encuentran en las tierras africanas y el descalabro político, económico que causan en sus pueblos que han tenido que soportar grandes dictaduras y movimientos anarquistas que habían ido en contra.

A Yemen se le ataca por haber querido ser libre, por cierto de Arabia Saudita, una cosa vergonzosa que uno de los países más ricos del planeta, ricos por sus minerales, ricos por los beneficios que han logrado por la explotación petrolera, termina atacando a una nación totalmente devastada, pero ahí está el pueblo yemení, resistiendo y avanzando.

Yo creo que el siglo XXI ha marcado la hora de los pueblos, la hora de la lucha, de la unidad de la batalla y de la victoria sin complejos ideológicos, con ideologías surgidas a partir de su praxis social concreta, con sentido histórico por la creación de una nueva cultura y con una visión no utópica por fantasiosa, sino utópica por objetivos principales para la construcción de un mundo sin imperialismo, un mundo sin injerencismo y un mundo donde quepamos todos, vivamos todos y preservemos el todo del planeta que es la cosa más bella que ha podido tener la creación.

En este mundo convergemos creyentes y no creyentes, afectos y no afectos, y todos tenemos derecho a la vida y todos tenemos espacio en el planeta. No estoy siendo romántico ni simplista con la apreciación, lo que quiero es salir del esquema simple de las guerras que generalmente ponen en blanco y negro, hay unos matices que habría que estudiar con mayor precisión pero lo que sí es cierto que los pueblos no soportan masculinos para siempre, porque no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista.

Entrevista realizada por Gabriela Molina

Código para noticias 1743

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 1 =