Islagrafía. Historia y color en las calles de Cuba

Segundo Paso para Nuestra América - Islagrafía es un proyecto artístico de la isla de Cuba que combina muralismo, artes gráficas con investigación histórica y cultural y tiene una consciencia clara de la calle como soporte.

Islagrafía. Historia y color en las calles de Cuba

Coordinación y curaduría a cargo de Óscar Sotillo Meneses

Cuando el artista se sabe actor principal de la realidad, las calles se transforman en los verdaderos depositarios de la memoria. La acción creadora es arrancada con ímpetu de su lugar tradicional y esparcida en los espacios donde transcurre la vida, la cotidianidad y por ende la historia. Este espacio público y múltiple está cargado de relaciones complejas. No hay un orden claramente establecido por convencionalismos. No hay etiquetas ni iluminación dictadas por normas aceptadas. La obra se configura desde un cotidiano crudo que va desde las prácticas de supervivencia, los problemas típicos de la convivencia urbana, las calamidades del clima, las celebraciones y los amores.

Los grafismos nacen del entramado comunitario y a la vez se llenan de su historia y su carga religiosa e histórica. El espectador no atraviesa un espacio reservado para el arte, por el contrario, se lo encuentra justo ante el umbral de la puerta, del patio, del terreno baldío y lo escruta con los ojos y la sensibilidad de quien no observa un objeto especial, sino su propia vida convertida en trazos y formas, allí justo en su cara.

Islagrafía es un proyecto artístico de la isla de Cuba que combina muralismo, artes gráficas con investigación histórica y cultural y tiene una consciencia clara de la calle como soporte. El color y las formas desbordan las fachadas y van directamente a convivir con las dinámicas sencillas, contradictorias y poéticas de la ciudad. Acaso sean estos grafismos los nuevos códices que narran la historia mínima del acontecer que apenas se puede entender porque está aconteciendo en el mismo momento que los creadores los dibujan. Las formas sintéticas y a la vez abigarradas transforman las casas en páginas de historia, en rituales ancestrales, en efervescencia cromática y simbólica. La acción creativa sale de la intimidad del taller y asume protagonismo en la calle y es allí donde ocurre la síntesis perfecta con la gente. Islagrafía es de la calle y vuelve a la calle para despojar su trabajo de oropeles e imposturas. Historia, cultura, formación técnica, compromiso social y espíritu irreverente impulsan la vitalidad de este colectivo de creación visual. Los materiales y las herramientas son simples medios utilizados en cualquier oficio, la coincidencia de intereses mantiene juntos a los hacedores y la firme creencia en su identidad y su historia da forma definitiva a la calle transformada en bitácora esencial para sus propios habitantes.

Código para noticias 1774

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
7 + 11 =