publicado el: 12 septiembre 2021 - 01:09

CONTEXTO ENERGÉTICO

Situación actual del mercado petrolero mundial

Autor: Fernando Travieso. Ilustración: Etten Carvallo
Situación actual del mercado petrolero mundial

Segundo Paso para Nuestra América.- Fernando Travieso nos explica cómo se puede interpretar todo el escenario geopolítico actual por medio de un análisis objetivo del mercado petrolero, al ser éste la fuente primaria de energía de mayor calidad jamás conocida.

Un elemento que hace cada día más interesante e importante la materia petrolera es su abordaje técnico, con un profundo carácter objetivo, del que deriva en gran medida la visión holística de la realidad geopolítica y financiera (que se inserta en lo geopolítico), para interpretar el contexto mundial, donde la subjetividad, producto de afinidades, esta presente. Lo antes expuesto se sustenta en un hecho objetivo: "el petróleo no tiene sustituto de igual calidad energética", siendo el comportamiento de su mercado, extrapolando, la forma de interpretar la realidad.

El último "Reporte Mensual del Mercado OPEP", publicado el 12 de agosto 2021, indica en un término en inglés con exactitud la situación actual: "backwardation". De la misma manera que el castellano en nuestra opinión es el idioma más rico (léxico) para la literatura, el inglés es muy objetivo para un análisis de mercado. Backwardation denota un mercado (oferta-demanda) donde el precio presente de un artículo supera el mismo a futuro.

En petróleo el precio del día en términos de entrega física, lo determina el mercado Spot (venta de petróleo real y no papeles bursátiles) que difiere del planteado por los crudos marcadores (WTI y Brent), cuyo valor del barril más usado para hoy es el entregado al mes. El sistema de crudos marcadores fue instrumentado entre 1983-87 sustituyendo al barril real de Arabia Saudita (liviano árabe) y el mercado Spot de Rotterdam Holanda. El hecho concreto es que para julio el precio del barril del hidrocarburo líquido en el mercado Spot superó al del día (entrega al mes) de los crudos marcadores, en medio de una demanda cada vez más fortalecida con reducción continúa de inventarios en países consumidores.

Esta paradoja es producto de que los Fondos de Inversión (Hegde funds) han retirado colocaciones de compra para entrega al mes y más, en el sector bursátil lo que no tiene explicación económica en función a la obtención de beneficios. El precio del barril de petróleo no refleja desde la crisis de 2008, su valor real, ignorando variables elementales igual o más importantes que la demanda fortalecida presente: agotamiento extremo del recurso a escala planetaria y depreciación acumulada del dólar en términos reales. Esta conducta que ignora señales de mercado hace que el precio del barril de crudo financie el crecimiento de países desarrollados creando déficit en la balanza comercial y fiscal en países OPEP, con su carga de desestabilización política y presiones para privatizar su sector petrolero.

El precio del barril de petróleo no refleja la realidad sino los intereses de la Oligarquía Mundial, responsable del Cambio Climático, para mantener los beneficios trimestrales bursátiles de sus fondos personales inmersos en los Hedge funds, manejando todos los fondos de pensiones privatizados aplicando el recetario neoliberal del FMI, institución política más que económica que ha excluido a la República Bolivariana de Venezuela en la asignación de Derechos Especiales de Giro por mantener soberanía en política petrolera y redistribución del ingreso nacional (con una caída del 99% en divisas por la criminales sanciones de EEUU) a favor de las mayorías nacionales.

La actual Transición Energética de la fuente primaria de energía de mayor calidad a fuentes (renovables) de menor calidad por agotamiento del hidrocarburo líquido, se dificulta con un precio irreal e irrisoriamente bajo del petróleo, dado que elimina lo que debería y debe ser el incentivo básico para la Transición: mientras más alto el precio del barril de crudo más rentable pasar a fuentes primarias de energía alternativas.

La gran complejidad de la Transición energética actual es que, al ser de una fuente de mayor calidad a otras con menor, el precio de equilibrio para tal fin no existe, como dejó claro la crisis de 2008, producto de la paradoja económica planteada. La OPEP debe pensar seriamente con sus aliados estatales y comerciales en afianzar la relevancia del mercado Spot para realizar las inversiones que el sector petrolero (toda la cadena desde exploración donde se pueda hasta industrialización) requiera.

Los yacimientos del hidrocarburo líquido se vuelven por razones elementales y obvias cada día más valiosos y la campaña de desinformación (posverdad) es parte de la "Guerra por el Control de Reservas Petroleras" que se desarrolla en el planeta, por todos los medios que la "Guerra Hibrida" a instaurado, incluyendo sanciones y sabotaje contra Estados-Nación por no entregar sus recursos estratégicos.

A medida que se acerca el 2030, fecha a partir de la cual se dará en cualquier momento el Cenit de Producción Petrolera (estancamiento de producción mundial y posterior caída debido al agotamiento del recurso), la posverdad o campaña difamatorias contra el sector de hidrocarburos, principal objetivo de occidente en el planeta, irá creciendo.

Código para noticias 1891

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
8 + 2 =