publicado el: 19 septiembre 2021 - 20:26

Especial Islam al Dia

El Valor de la Mujer Parte II

Para La Filosofía Occidental Que Genero Es Mas Valioso ¿Masculino o Femenino?
El Valor de la Mujer Parte II

Islamaldia - En el artículo anterior, examinamos el estatus de valor del ser humano en diferentes épocas y vimos que dos actitudes orientadas hacia lo material que consideran el cuerpo y sus placeres como originales, pero niegan la actitud teológica o racional que da paso a los aspectos espirituales o intelectuales del ser humano en la historia, filosofía y las religiones. Lo relevante para nuestra discusión es conocer el rol de la mujer, ya que existen tres teorías reconocidas, vamos a conocer cuales son estas.

Estas tres teorías reconocidas son:

La inferioridad de las mujeres, la superioridad de las mujeres sobre los hombres y la igualdad entre hombres y mujeres en valores.  

1. Inferioridad de las mujeres

La imperfección femenina es una visión que tiene profundas raíces en la tradición filosófica occidental. En la filosofía griega, tanto en la literatura antigua, los poemas de Homero y como cuando se introdujo formalmente en las teorías filosóficas, las mujeres siempre fueron referidas como seres de segunda clase, inferiores y parásitos. Algunas de las frases en estos textos consideran los roles de las mujeres, como el parto y las tareas del hogar actividades bajas e inútiles y elogian a los hombres por realizar ciertas tareas humanas como el razonamiento.

De esta manera, los filósofos griegos antiguos hicieron interpretaciones desagradables de las mujeres. El científico griego Pitágoras creía que había un buen principio que creaba el orden, la luz y al hombre y uno que creaba el caos, la oscuridad y a la mujer. Sócrates consideraba que la existencia de la mujer era la mayor fuente de degeneración humana. La filosofía de Aristóteles es también una filosofía jerárquica, pensaba que la naturaleza creaba todo con un solo propósito, y que nunca habría existido la necesidad de crear una criatura imperfecta, la mujer, si no fuera por la necesidad de reproducción.

Aristóteles dice abiertamente: “Hay otro tipo de amistad que se basa en la superioridad de una de las dos partes; como la amistad de un hombre con una mujer”

Afirmó que la razón de esta superioridad es la diferencia entre hombres y mujeres en cuanto a virtud y deber, es decir, los deberes de las mujeres son básicamente roles menos valiosos. También que la base de la relación de pareja es el valor y el mérito personal; todos reciben lo que merecen y el lado más rico se beneficia más.

Los hombres en el período griego son también el principal destinatario de la filosofía masculina. En las escuelas morales del período romano, el concepto principal de moral era virtus, que literalmente significa masculinidad. La palabra se deriva de la palabra vir que significa hombre. Para los griegos, ser mujer tenía una conexión simbólica con todo lo que era irracional, desordenado y desconocido, o cualquier cosa a la que haya que renunciar en la búsqueda del conocimiento.

Esta actitud también influyó en el pensamiento tradicional judío y cristiano. Aunque en Génesis 1, el versículo 28 habla de la igualdad de hombres y mujeres ante Jesús, el judaísmo y el cristianismo creen en la inutilidad de las mujeres y la falta de capacidad para alcanzar la prosperidad.

También puede leer: Los Efectos Del Trabajo En Las Mujeres 

Aunque a Soliman, le agradaban las mujeres artistas, buenas esposas, que sepan de negocios legítimos, cuiden de la familia, no descuiden a Dios, ayuden a los necesitados, sean alabadas y su precio se considere más que perlas; también pensaba que la mujer es la fuente del pecado original y el dolor del parto y el dominio del hombre sobre ella son castigos impuestos.

Tomás de Aquino creía abiertamente que el hombre es el principio y el fin de la mujer. El trabajo intelectual es una actividad mucho más noble que la reproducción, que es una tarea masculina, y ellos nunca necesitarán de las mujeres para realizarlo.

La identificación de la mujer con la naturaleza y su metáfora (la mujer es como la naturaleza) en el Renacimiento fueron también la base para una visión inferior de la mujer. La superioridad de los poderes racionales sobre los poderes naturales, la igualdad del hombre con la razón y de la mujer con la naturaleza también se ve claramente en las palabras de Francis Bacon, John Locke y Jean-Jacques Rousseau. Así, vemos que, en la historia del pensamiento occidental, incluida la historia de la filosofía, de las religiones y de la civilización moderna, han surgido temas que han fomentado la humildad y los roles femeninos de las mujeres. Se pueden ver huellas de este pensamiento en las publicaciones populares y culturales.

Por supuesto, esta visión se ha extendido a otras partes del mundo. Hay muchos pensadores orientales que han hecho comentarios sarcásticos sobre las mujeres y las consideran seres menos valiosos que los hombres.

2. Superioridad de las mujeres sobre los hombres

La superioridad de las mujeres sobre los hombres como teoría es una nueva perspectiva. Esta es la opinión de un grupo de feministas conocidas como feministas esencialistas. El esencialismo feminista es una creencia que considera inherentes las diferencias entre hombres y mujeres, cree en la naturaleza femenina y masculina, por lo que pensar es una diferencia general, natural y biológica.

En el punto, luego de aceptar las diferencias y características femeninas, las considera positivas. De esta manera, enfatiza la superioridad de las mujeres sobre los hombres, debido a la superioridad de las virtudes femeninas sobre las características masculinas. Es decir, si en la visión filosófica tradicional los hombres tenían privilegios humanos por su racionalidad, en esta tendencia las mujeres son superiores y más cercanas al criterio del ser humano por sus virtudes femeninas y la falta o debilidad de este intelecto calculador.

El esencialismo como teoría no tiene una larga vida. Se puede decir que la revisión de los textos de las ciencias de la biología y la psicología por parte de las propias feministas, y la consecución de resultados inesperados que una vez más demostraron muchas diferencias, llevaron a enfatizar la superioridad de la mujer y los rasgos femeninos; porque no hubo más diferencias innegables.

Sin embargo, se puede encontrar una etapa de esencialismo feminista en el período de la primera ola del feminismo. En ese momento, Jane Addams y Julia Ward fueron las que hablaron de temas como la maternidad pública y las virtudes de la mujer. Por supuesto, con el advenimiento del pensamiento romántico a finales del siglo XVIII y el XIX, la base para creer en el valor de la mujer se hizo más grande. En períodos posteriores, a pesar del predominio del discurso de la igualdad, aún como líderes del movimiento, la creencia en ciertos rasgos naturales fue evidente en las mujeres. Por ejemplo, las feministas en su discurso atribuyeron la guerra al espíritu masculino y la paz al espíritu femenino.

Desde entonces, tras una nueva investigación, las feministas han organizado el discurso disperso en una teoría. Las feministas esencialistas, por ejemplo, enfatizan que, contrariamente a la visión tradicional, el rostro humano básico es un rostro femenino y que el cromosoma femenino es más completo que el masculino. Mayor esperanza de vida de las mujeres, menos abortos de fetos femeninos, capacidad mental de las mujeres para pensar, flexibilidad e intuición... No solo rechaza la hipótesis de la inferioridad de la mujer, pero más allá de eso, muestra su superioridad. En esta teoría, las emociones de las mujeres son superiores como una poderosa fuente de conocimiento y conciencia, la calidad de la cognición, los valores y los modelos de juicio.

3. Igualdad de valores entre hombres y mujeres

Aunque algunos pensadores occidentales se han referido a la imagen del hombre y la mujer como valiosas, aquí explicaremos únicamente la visión religiosa. El tema de la igualdad entre los occidentales está más teorizado sobre los derechos. Las fuentes religiosas, incluidos el Corán y la tradición profética, han hablado por separado y extensamente sobre el valor de la virtud, su criterio y méritos.

En el próximo articulo nos adentraremos más a este tema.

Código para noticias 1897

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 2 =