Fallecimiento del Santo Profeta (P)

Islamaldia - A toda nuestra comunidad hacemos llegar nuestras condolencias por el fallecimiento del Profeta de Dios (P), quien en su última peregrinación (en Arafat), en La Meca, en Gadir Jum, en Medina antes y después de su enfermedad en compañía de sus compañeros o durante un discurso público, anunció su muerte explícitamente y sin ningún tipo de ambigüedad, hoy conmemoramos la vida y el legado que nos dejo el hombre mas noble y justo del mundo.

El Profeta Muhammad (P) dijo en la peregrinación de despedida durante el ritual de Rami Jamrat: "Aprendan los rituales como yo los realizo, tal vez no estaré para el Hayy del próximo año. Nunca me volverán a ver realizándolo" A su regreso, dijo: "Estoy a punto de ser llamado y responderé a la invitación de la verdad".

Un mes antes de su muerte, el Santo Profeta (P) instruyó a la gente a respetar los derechos del grupo Ansar y les dijo a ellos:

"Oh grupo Ansar, se acerca el momento de la separación y la turbación, me han invitado y he aceptado la invitación... Sepan que hay dos cosas que a mi juicio no son diferentes entre ellas. Si se compara entre los dos, ni del tamaño de un cabello hay diferencia. Quien deja uno es como si hubiera dejado el otro... Ambos son el libro celestial y Ahlul Bait. Sigan a los dos.

¿Acaso no los guiaría a algo que, si se aferran a él, nunca se extraviarán? Dijeron: Sí, Mensajero de Dios (P). Él dijo: Es Ali. Sean amigos de mi amigo y por mi respeto y honor, respétenlo y hónrenlo. Lo que dije fue revelado por Gabriel por orden de Dios".

Hay una diferencia de opinión entre chiítas y sunitas sobre la fecha de la muerte del Santo Profeta (P). Los historiadores y biógrafos chiitas, siguiendo el Ahlul Bait (P), han considerado la fecha de la muerte del Santo Profeta (P) como el lunes 28 de Safar del undécimo año lunar de la hégira. La mayoría de los eruditos sunitas lo han dicho en el duodécimo día de Rabi al-Awal, sin embargo, algunos han mencionado su fecha en el mes de Rabi al-Awal y difieren en qué fue el primero de ese mes.

Hay muchas razones por las que se afirma que la muerte del Profeta Muhammad (P) se debió a un envenenamiento. Estos motivos y narraciones, aunque sus palabras y descripciones no son exactamente iguales, pero de todas ellas se puede llegar a la misma conclusión. El Imam Sadegh (P) dice: "Debido a que el Profeta del Islam (P) le gustaba la pata (o la cabeza) del cordero, una mujer judía, sabiendo esto, lo envenenó mediante la comida".

En otra parte, dijo: "El Santo Profeta (P) fue envenenado durante la batalla de Jaibar, y cuando falleció, dijo El bocado que comí ese día ahora ha destruido mi cuerpo y no hay ningún Profeta o sucesor que muera a menos que se martirice.

En esta narración, además de señalar el envenenamiento del Mensajero de Dios (P) y su martirio, también se refiere al principio general de que la muerte de todos los Profetas y Sucesores divinos fallecieron por causa del martirio y ninguno por muerte natural.

Además de las narraciones chiítas, hay muchas narraciones en los libros sunitas que confirman esto. En el libro sunita más aceptado, se narra que el Profeta (P) le dijo a su esposa Aisha en su lecho de muerte: "Siempre he sentido el dolor de la comida envenenada que comí en Jaibar en mi cuerpo, y ahora parece que ha llegado el momento de que ese veneno me mate".

Así, a partir de todas las narraciones citadas en los libros chiítas y sunitas, se puede reforzar la teoría del martirio provocado por el envenenamiento.

En los últimos días de la vida del Santo Profeta (P), dio unas palabras en la mezquita después de realizar la oración de la mañana: “¡Oh gente! El fuego de la sedición se ha encendido y la sedición es tanta como las oscuras olas de la noche. Estaré ante ustedes en el Día de la Resurrección y vendrán a mí en la fuente de Kauzar. Tengan en cuenta que les preguntaré por Zaqalein (Corán y Ahlul Bait), así que tengan en cuenta cómo los tratan después de mí"

Entonces el Profeta (P) caminó a su casa con dificultad. La gente despidió al último mensajero divino con lágrimas en los ojos.

En los últimos días, el Profeta Muhammad (P) le ordenó a Ali (P) que realizara el Gusl, lo amortajara y orara por él. Ali (P), cuya vida estaba unida con la del Profeta, respondió: "Oh Mensajero de Dios, me temo que no podré soportar este dolor". El Santo Profeta (P) lo acercó a él. Luego le dio su anillo para que lo sostuviera en su mano. Pidió que le pasaran su espada, armadura y otras armas y se las entregó a Ali (P). Al día siguiente, la enfermedad del Profeta se intensificó e instruyó a quienes lo rodeaban sobre los derechos de la gente.

Luego dijo a la audiencia: "Pídanle a mi hermano y amigo que venga aquí". Cuando llegó Ali (P), el Profeta le indicó que se acercara. Luego lo abrazó largamente y le contó un secreto, hasta que se desmayó. Finalmente, el Profeta (P) entregó su vida cuando estaba en el regazo de Ali (P).

Después del fallecimiento del Mensajero de Dios (P), mientras varios líderes y políticos de los grupos Muhayerin y Ansar se reunieron en Saqifa de Bani Sa'deh y debatieron sobre el nuevo sucesor. En ese momento el Imam Ali (P) junto con algunos de sus primos, dio el gusl y amortajó el cuerpo sagrado del Profeta Muhammad (P).

El Imam Baqir (P) dice al respecto: "La gente rezó cerca el cuerpo del Profeta el lunes y martes por la noche, el público en general y familiares cercanos, pero ninguna de las personas de Saqifa no estuvieron presentes. El Príncipe de los Creyentes (P) envió a Boraide Islami para informarles, pero no prestaron atención y después del entierro, su lealtad al Profeta terminó”

Ahlul Bayt (P), los familiares del Profeta y compañeros discutieron el lugar de entierro y cada uno hizo una propuesta específica. El Imam Ali (P), dijo: "Es cierto que Dios Todopoderoso no quita la vida de un Profeta sino en el lugar más puro, y merece ser enterrado en el mismo lugar donde fue llevada su alma".

Las sabias palabras del Príncipe de los Creyentes (P) fue del agrado de todos y enterraron el cuerpo puro del Mensajero de Dios (PB) en el mismo lugar donde había fallecido. En la actualidad, su sagrada tumba se encuentra dentro de la Mezquita del Profeta y es un santuario para musulmanes y devotos de todo el mundo.

El fallecimiento del Santo Profeta (P) fue un evento difícil y desgarrador para el Imam Ali (P). Como él dice: “Me sacrificaría por ti Profeta de Dios, con tu muerte se rasgó un hilo que no se cortó con la muerte de otros, y eso fue la Profecía y la revelación de mensajes y noticias celestiales. Este dolor es el consuelo de los afligidos (es decir, la muerte no importa después de tu partida), y, por otro lado, es una calamidad pública donde todo el mundo llora por ti. Si no fuera por el hecho de que tuviste paciencia y prohibiste la impaciencia, habría llorado tanto que se me habrían acabado las lágrimas. Y este dolor desgarrador siempre permanecerá en mí y mi dolor y sufrimiento se harían permanentes. Todo esto es insignificante ante tu partida".

Código para noticias 1951

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 6 =