Fabrizio Chiodo: Cuba ha demostrado que la biotecnología pública y de Estado es la única alternativa para evitar las injusticias

Segundo Paso para Nuestra América.- Fabrizio Chiodo, es joven italiano inmunólogo e investigador de apenas 36 años, con una carrera prolija y extensa en el campo de la investigación científica y académica. Forma parte del Consejo Nacional de Investigación italiano. Sin embargo, su impronta está marcada por su relación estrecha con la República de Cuba, donde además de Docente Especial de química en la Universidad de la Habana, es parte del equipo de investigadores del Instituto Finlay de Vacunas, en el que ha destacado como parte del equipo de investigación y producción de los candidatos vacunales. La Fundación Segundo Paso para Nuestra América, hace una remembranza de su joven impronta, además de presentar parte de una entrevista realizada durante este año 2021.

Fabrizio Chiodo, es joven italiano inmunólogo e investigador de apenas 36 años, con una carrera prolija y extensa en el campo de la investigación científica y académica. Forma parte del Consejo Nacional de Investigación italiano. Sin embargo su impronta está marcada por su relación estrecha con la República de Cuba, donde además de Docente Especial de química en la Universidad de la Habana, es parte del equipo de investigadores del Instituto Finlay de Vacunas, en el que ha destacado como parte del equipo de investigación y producción de los candidatos vacunales contra la COVID-19, SOBERANA 01, SOBERANA 02 y SOBERANA-Plus.

Es inevitable preguntarse cómo es que un joven científico italiano como Chiodo, termina involucrado en un equipo de investigación en una isla del Caribe, que además de vivir un bloqueo feroz por parte del imperialismo norteamericano, es una república decididamente socialista. La respuesta es igual de sorprendente. Chiodo, ha sido un admirador permanente del trabajo investigativo de Vicente Vérez Bencomo, un ingeniero químico destacado internacional y nacionalmente, y Director General del Instituto Finlay de Vacunas:

                   

Cuando hacía mi tesis en el País Vasco, en vacunas sintéticas, el grupo del profesor Verez-Bencomo en Cuba era el grupo estrella a nivel internacional. Fue, en principio, un enlace de ciencia y luego de política. La Revolución enseñó que Cuba debía tener un gran sistema de salud, de educación y de biotecnología pública. Estas tres cosas, resultado de la Revolución, se han visto durante la pandemia. Fármacos cubanos, anticuerpos monoclonales, cinco candidatos vacunales contra SARS-CoV-2, tres vacunas y veintiséis millones de dosis administradas, las vacunas proteicas más administradas en el mundo; la primera en campaña masiva de vacunación en pediatría (Soberana02) y un gran sistema de salud. (SPNA, 2021)


Fabrizio Chiodo había seguido por años el trabajo del equipo de investigación del Dr. Bencomo, y en la mínima oportunidad no dudó colaborar con su equipo, logrando hallazgos trascendentales y alcanzando el desarrollo de vacunas y estudios inmunológicos de glicoconjugados, un campo de la química y la biología que estudia las moléculas derivadas de la unión covalente entre glúcidos y proteínas, o entre glúcidos y lípidos.

Justamente en su faceta de docente especial en la Universidad de La Habana, ha dirigido los cursos de Maestría en Química, haciendo hincapié en la formación sobre “Carbohidratos como vacunas e inmunomoduladores”, resalta la propia universidad en su portal web.

Es de destacar que hacia mediados del año pasado, el joven investigador ya contaba en su portafolio con cuarenta publicaciones científicas, más de mil cien citas a sus artículos de investigación, sin contar gran cantidad de conferencias en congresos internacionales, reseñó durante 2020, el portal Medium.

Recientemente, Fabrizio Chiodo participó en el desarrollo de los candidatos vacunales contra la COVID-19 Soberana 01, Soberana 02 y Soberana-Plus, y dos candidatos vacunales más, junto al equipo de la Universidad de La Habana y el Instituto Finlay. Al respecto, el propio Chiodo expresaba: “Cuba...ha enseñado al mundo que un país pobre y bloqueado ha sido capaz de diseñar, desarrollar y producir distintas vacunas públicas, del Estado, y tres de ellas, las más bellas para mí, son las del Instituto Finlay"

Cuba ha demostrado que la biotecnología pública y de Estado son la única alternativa para evitar las injusticias. Una alternativa que este sistema económico requiere. Cuba, "pobre" y bloqueada, ha sido capaz de demostrar que hay una solución para los países pobres. Por todo esto, es normal que EEUU manipule todo lo que sale de bueno de Cuba. Sin resultados, porque la comunidad científica internacional tiene mucho respeto hacia Cuba. Cuba tiene grandes valores de solidaridad. Además, compartiendo con los demás lo que tiene. Ha sido un gran ejemplo de cómo funciona un sistema de salud público que se dedica a salvar vidas y no a sacar provecho de ello. (SPNA, 2021)

Y ese es precisamente el logro más importante de las SOBERANAS, no solo contar con un equipo de investigación científica del más alto nivel nacional e internacional, sino vencer la lógica mercantilista subyacente en la carrera de investigación de vacunas contra el COVID 19. Es el gran ejemplo, la gran responsabilidad.

Cada día yo me despierto y estoy orgulloso de poder demostrar con mi pequeño granito de arena que en el mundo el socialismo es posible y que la biotecnología de Estado, en un país socialista como Cuba, es real (…) los valores en los que creo se han concretado, cada vez más, con distintas vacunas. Yo he trabajado en siete laboratorios de cuatro países y el nivel de estos investigadores del Finlay es único, inmenso, no tiene comparación (Chiodo, intervención de agradecimiento Universidad de la Habana,2020)

Chiodo es un defensor de Cuba. En sus múltiples intervenciones públicas ha defendido el derecho de Cuba al levantamiento del bloqueo, resaltando las graves consecuencias de esta infamia. Es por eso que parte de su carrera decidió desarrollarla y dedicarla a trabajar con los equipos de investigación de la isla, en un acto de profunda solidaridad y también de convicción en el talante y talento de la ciencia cubana

No vivo en Cuba. Pero sé, que el bloqueo ha afectado brutalmente el desarrollo y la producción de las vacunas. Los cubanos saben resolver estos problemas sobre todo animados por los valores de la Revolución. Porque, a pesar de contar con vacunas propias y los avances en el proceso de inmunización masiva, las cifras de contactos siguen siendo preocupantes. Cuba ha tenido la rara mala suerte de tener la variante beta y luego la delta, una después de la otra. Aún así al día de hoy se ha demostrado claramente el éxito inmenso de las vacunas en Cuba. (SPNA, 2021)

Fabrizio Chiodo está residenciado ahora en Napolés, pero continúa siendo docente en categoría especial en la Universidad de la Habana, además de seguir colaborando con el Instituto Finlay de Vacunas. Además en sus redes sociales se destaca como defensor de los avances científicos cubanos.

Código para noticias 2068

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 0 =