publicado el: 28 noviembre 2021 - 04:02
MetaFacebook o la búsqueda de la disolución del tacto

Segundo Paso para Nuestra América.- En el ensayo se reflexiona sobre la Plataforma virtual Meta, eufemismo que renombra a Facebook, tensionando las implicaciones de la realidad virtual en la existencia y la vida cotidiana.

En recientes declaraciones Mark Zuckerberg informó a millones de usuarios contradictoriamente decepcionados y expectantes que Facebook cambia de nombre, ahora la plataforma se llamará META, vocablo que traduce transformación, permutación, significa también transcender a otras dimensiones en una búsqueda de ir más allá, en este caso, ir más allá implica el intento de  invisibilización de una de las mayores invasiones a la privacidad registradas en lo que hoy conocemos como redes sociales, además de evidenciar como el capitalismo en fases de reacomodo convierte en mercancía a la subjetividad mediada por  la tecnología.

META es un cambio nominal que seguirá integrando a Facebook, Instagram y otras empresas asociadas, pero, y aquí quiero detenerme hay una segunda fase que transformaría la forma como comprendemos el mundo en clave virtual, en palabras de Zuckerberg

"En ese futuro podrás teletransportarte instantáneamente como un holograma para estar en la oficina sin tener que desplazarte, en un concierto con amigos o en la sala de tus padres para ponerte al día"

Como vemos, la estrategia apunta a profundizar hacia al menos dos escenarios sustantivos, el primero afinar los mecanismos de recolección de información para seguir alimentado la BIG DATA, en la cual, ya se almacenan millones de unidades de medidas de información que cada día tienen más capacidad para contenernos, indagando y transformando los modos de consumo, las trazas de aprendizajes segmentadas por niveles de exclusión y accesibilidad a la tecnología, la compresión sobre la realidad, la vida cotidiana y principios éticos constitutivos, hoy con gigantescas brechas generacionales en un ejercicio de conductismo planetario.

El segundo escenario, trasforma la relación humanidad-virtualidad en holográfica, esto nos lleva en lógica fractal hacia dos escenarios distópicos, la humanidad sumergida en una realidad aumentada sin precedentes, sin contacto físico, despolitizada y desmovilizada, explotada por el teletrabajo, sin posibilidades de ocio creativo y sin saldos organizativos para la transformación de las condiciones  materiales de explotación-dominación. Y otra parte de la humanidad, externalizada, sin acceso a las tecnologías y súper explotada con una nueva división digital del trabajo.

Ante estas realidades el Filósofo Byung-Chul Han profundiza en la relación sujeto-objeto hoy, reflexionando sobre la materialidad y la inmaterialidad de los objetos y su relación en la existencia humana, al referirse al uso masivo de los celulares inteligente señala:

“El smartphone es hoy un lugar de trabajo digital o bien un confesionario digital. Todo dispositivo, toda técnica de dominación genera artículos de culto que son empleados para la subyugación. Así se afianza la dominación. El smartphone es el artículo de culto de la dominación digital. Como aparato de subyugación actúa como un rosario y sus cuentas; así es como mantenemos el móvil constantemente en la mano. El me gusta es el amén digital. Seguimos confesándonos. Nos desnudamos por decisión propia. Pero no pedimos perdón, sino que se nos preste atención”.

La enajenación traducida en la dependencia por la tecnología resignifica la relación sujeto-objeto, el filósofo señala que debe haber un retorno a la relación con la materialidad como asidero de la existencia, esta materialidad contiene el contacto físico, el roce, el tacto, además de una concepción sobre los elementos asociados al rito, al símbolo, no como elementos de subyugación para la dominación, sino como elementos que  nos articulan con una realidad No virtual.

Sin embargo, los planteamientos de Zuckerberg y Byung-Chul Han tienen un horizonte común, el primero como creador de condiciones materiales y virtuales para la transición, el segundo como traductor de la imposibilidad, cuestionándola sin propiciar grandes rupturas.

Ante estos escenarios el sur global tiene otras narrativas, que parten de otras concepciones sobre el cuerpo, el contacto físico, la espiritualidad, la política; los actuales procesos de descolonización y cuestionamiento sobre el poder de los polos hegemónicos, aunados a la brecha cada día mayor en los grados de accesibilidad a la tecnología, son el marco de nuevas lógicas que apuntan a democracias radicales de base popular con mayores grados de participación, aún insuficientes, de concepciones sobre la madre tierra y la explotación que evidencian la aceleración de nuestra extinción como especie y, de la creación colectiva indígena, mestiza, femenina, diversa, obrera y trasgresora de una filosofía política desde el sur en resistencia, en donde solo podemos ser en el otro y la otra.

VER

09/10/2021 El País Byung-Chul Han: “El móvil es un instrumento de dominación, Actúa como un rosario” Entrevista

01/11/2021 BBC News Facebook 5 claves para comprender el cambio de nombre a Meta y el futuro del metaverso

Código para noticias 2075

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 13 =