¿Qué está haciendo China en Afganistán?

Segundopaso - La historia de China con Afganistán es muy larga ya que fue un centro importante de la Ruta de la Seda hace siglos, en el presente análisis abordaremos la estrategia geopolítica de china en Afganistán y cual es la propuesta para el futuro del pueblo afgano.

Según el Servicio Internacional de la Agencia de Noticias de Radio y Televisión, el 12 de noviembre de 2021, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, propuso un plan de cuatro partes a los líderes del G20 para abordar los problemas en Afganistán.

En la primera, el canciller chino pidió a la comunidad internacional que se concentre en la ayuda humanitaria para prevenir una crisis y mejorar las condiciones de vida de los afganos.

En la segunda parte del plan, dijo que Afganistán debe avanzar hacia el desarrollo. La comunidad internacional también debe ayudar a construir su estructura política integral, su política interior y exterior.

En la tercera parte, el canciller chino destacó que el terrorismo es intolerable para el país; pidió medidas concretas para garantizar que Afganistán se mantenga alejado del terrorismo y sugirió un frente unido para que la comunidad internacional luche frente a esto.

En la cuarta parte del plan, Wang Yi dijo que la comunidad internacional debe llegar a un consenso para trabajar junto con Afganistán.

Este artículo examina las relaciones chino-afganas desde el pasado hasta el presente.

Relaciones chino-afganas a lo largo del tiempo

Las relaciones de China con Afganistán como vecino occidental siempre han sido buenas y amistosas. Los dos países comparten actualmente una frontera de 92 kilómetros.

La histórica Ruta de la Seda conectó las dos tierras hace casi dos mil años, y este pasaje histórico, junto con el comercio, ayudó a intercambiar cultura, idioma creando una cercanía entre los pueblos de China y Afganistán.

Por un lado, Afganistán, como puente entre Asia central, Asia meridional y Asia occidental, es de particular importancia para los intereses económicos y políticos de China, por sí solo es uno de los socios económicos más importantes de Afganistán. Pero el único obstáculo en este sentido es la falta de una ruta de tránsito directo entre los dos países, que también se está solucionando con el proyecto de un cinturón de sentido único.

Relaciones chino-afganas después del 11 de septiembre

Un nuevo capítulo en las relaciones entre los dos países surgió después del 11 de septiembre. Posteriormente a la caída de los talibanes en 2001, China prácticamente no jugó ningún papel en Afganistán; en los primeros días de la presencia estadounidense y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), su política era puramente observacional.

Pero China, como la gran potencia de la región, buscó convertirse en la potencia hegemónica dominante y en el poder a su alrededor en el este y el sudeste de Asia. Además, China siempre se ha opuesto al unilateralismo estadounidense en el sistema internacional.

Al mismo tiempo, Estados Unidos está tratando de mantener su hegemonía dominante en su periferia y ser un gran obstáculo para cualquier otra potencia, especialmente China, para lograr sus objetivos estratégicos.

Estados Unidos es muy consciente de que, si China se convierte en la hegemonía dominante en todo el mundo, tomará más medidas con mayor velocidad y poder para reducir su distancia con otras partes del mundo. Así, la creciente rivalidad entre las dos potencias internacionales ha tenido un impacto directo en las relaciones y la situación en otros países, incluido Afganistán.

Año 2014. El comienzo de un nuevo capítulo en las relaciones chino-afganas

China dio una nueva mirada a Afganistán después de 2014, con el inicio de la retirada de la OTAN del país como parte de un enfoque geopolítico vecino.

El enfoque geopolítico vecino de China incluye cuatro características: política, estratégica, económica y geográfica.

La presencia estadounidense en Afganistán siempre ha sido una seria preocupación para sus vecinos, incluida China. Con esto, el país asiático, en primer lugar, buscó comprometerse y cooperar con Estados Unidos y sus aliados para protegerse de las amenazas a la seguridad del terrorismo, los narcóticos y el extremismo. Es decir, con la OTAN. Al comienzo de su entrada después del 11 de septiembre en los sectores humanitario y de inteligencia, por supuesto, contaba con asistencia supervisada por Pakistán. Por otro lado, quiso evitar la presencia continuada de Estados Unidos en la región, incluido Afganistán, para no poner en peligro sus intereses.

Hace dos años, en 2019, tras el anuncio de la retirada de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN, y el resurgimiento de los talibanes en Afganistán, China se ha visto obligada a perseguir una diplomacia más activa frente a los acontecimientos en la región, frente a preocupaciones de seguridad, cambios significativos en las condiciones geopolíticas y geoeconómicas y la intensa competencia con Estados Unidos.

Con la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán y el avance simultáneo de los talibanes y la captura de Kabul, la capital afgana, las prioridades políticas de China como vecino de Afganistán también cambiaron. Han planteado sus temores de inestabilidad y el estallido de una guerra civil, que sin duda pondrá en peligro los intereses del país a largo plazo. Por lo tanto, negociar con los talibanes y apoyarlos en el futuro gobierno de Afganistán, desde la perspectiva del realismo en los intereses políticos y económicos del país y llenar el vacío creado después de que los estadounidenses abandonaron el país era predecible.

China tiene actualmente arrendamientos a largo plazo de la gran mina de cobre Aynak en Afganistán, que aún no ha desarrollado. Además, China ya está enfatizando la importancia de la iniciativa One Belt and One Road. Un gran proyecto que cuesta casi 1 billón de dólares y conecta cerca de 70 países.

Pekín cree que este plan puede conducir al desarrollo de Afganistán y así fortalecer la estabilidad de este país.

Cooperación entre China y los talibanes

Desde que los talibanes recuperaron el poder en Afganistán en agosto de 2021, China ha decidido mantener abierta su embajada en Kabul, a diferencia de muchos otros países.

"Damos la bienvenida a las buenas relaciones con China", dijo recientemente el portavoz de los talibanes, Soheil Shaheen, a un medio de comunicación chino. “Si van a invertir, definitivamente garantizamos su seguridad. Su seguridad es muy importante para nosotros".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de los talibanes  emitió un comunicado el domingo refiriéndose a la reunión entre Amir Jan Mottaqi, el ministro de Relaciones Exteriores en funciones de los talibanes, y Wang Yu, el embajador de China en Afganistán.

Las dos partes también discutieron las exportaciones de frutos secos de Afganistán a China.

El embajador chino en Kabul tuiteó que, desde julio de 2021, los trenes chino-afganos han transportado más de 2.600 toneladas de ayuda humanitaria a Afganistán.

Esfuerzos de China para resolver el conflicto en Afganistán

China busca un papel activo en la resolución de conflictos en Afganistán; Ali Reza Mirousefi, portavoz de la Misión Permanente de la República Islámica de Irán ante las Naciones Unidas, escribió en una nota: "El plan de cuatro puntos de China sobre Afganistán para la cumbre del G20 está en conflicto con las decisiones de las potencias estadounidenses y europeas de mantener la presión sobre los talibanes, no identificar y bloquear los activos afganos”.

Mir Yousefi agregó: "Los intereses de China en Afganistán son principalmente económicos y geopolíticos, en segundo lugar, de seguridad, y se cree que el establecimiento de un gobierno poderoso en Kabul, es decir, la expansión y consolidación del poder de los talibanes en este país, ayudará a ambos objetivos. Por lo tanto, se puede decir que, a diferencia de los estadounidenses, el gobierno chino ha llegado muy pronto a la conclusión de su política en Afganistán".

El portavoz de la Misión Permanente de la República Islámica de Irán ante las Naciones Unidas señaló: "En este contexto, la principal dependencia de China de las relaciones y el dominio de Pakistán sobre los talibanes, y los esfuerzos por establecer relaciones positivas con el gobierno talibán a fin de implementar proyectos económicos y un plan de carreteras mientras se controlan los grupos extremistas en Afganistán".

Agregó: "Al mismo tiempo, China está trabajando con Tayikistán para evitar el traslado de combatientes extremistas de Afganistán a Asia Central y de allí a China. Se proporcionarán 8,5 millones de dólares para establecer dos bases militares en la frontera entre Tayikistán y Afganistán".

También puede leer: La Debilidad de Los Talibanes, Renacimiento del Estado Islámico

Una revisión de los eventos de los últimos 20 años de ocupación estadounidense de Afganistán muestra que el pueblo de Afganistán considera la pobreza, la inseguridad, el desempleo y los males de la guerra como parte del siniestro legado de los Estados Unidos en su país y están cansados de occidente. Por lo tanto, parece que la sociedad afgana está dispuesta a aceptar la presencia y participación de rivales estadounidenses, incluida China.

China, que se está convirtiendo en la economía más grande del mundo, ve un gran potencial en Afganistán, especialmente los enormes recursos minerales, siendo una buena oportunidad para lograr su objetivo de convertirse en la economía más grande del mundo.

Los talibanes también dan la bienvenida a la expansión de las relaciones con Pekín y consideran la presencia de China en Afganistán como un factor importante para resolver los problemas económicos y de subsistencia del país.

Los talibanes han prometido repetidamente que no permitirán que ninguna fuerza use el territorio afgano para dañar los intereses de seguridad de los países vecinos, por lo que esta promesa de los talibanes agrada a China.

Código para noticias 2084

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 9 =