La Reacción del Profeta Muhammad (P) Ante la Revelación del Ángel Gabriel

Islamaldia - Para poder adaptarse a la presencia del ángel de la revelación, desde la infancia, Dios designó a un ángel para educar y enseñar virtudes morales al Profeta Muhammad (PB), igualmente para ayudarlo a desarrollar muchas de sus capacidades, prepararlo para recibir la revelación y para mantener una comunicación con el mundo oculto.

Cuando era niño, el Profeta debido a su pureza interior y su aborrecimiento por el ambiente corrupto de La Meca de ese momento, quería estar solo y aislado de su ciudad. Por eso, un mes de soledad en las montañas de La Meca y cultos a Dios en determinadas épocas del año habían purificado su alma y su espíritu, alejándolo de lo incorrecto, el ego y los deseos mundanales permitiendo que sea más fácil conectarse con lo oculto.

En algunas narraciones se relata que la primera etapa de su conexión con lo desconocido fue ver sueños que se harían realidad, ver sueños con un ambiente del mundo oculto, escuchar la voz del ángel de la revelación antes de su misión profética y establecer una relación de tres años con el ángel Rafael y una relación de 20 años con el ángel Gabriel. Estos fueron sucesos que lo prepararon gradualmente para recibir el mensaje divino y aceptar la profecía.

La primera revelación fue revelada al Profeta Muhammad (P) por medio de Gabriel, este suceso estuvo acompañado de asombro y el sentimiento de la gran carga de la misión profética. Luego volvió donde su familia con gozo y alegría por la gracia que Dios le había concedido, mientras confiaba en su misión y sin dudas sobre la veracidad de lo que había vivido.

Pero algunas narraciones conocidas que describen la revelación del Santo Profeta (P) tienen fallas fundamentales. Según estas narraciones, el Profeta de Dios (P) estaba muy preocupado por estos acontecimientos de tal manera que cuando quiso bajar de la montaña, ¡casi se tira! Entró a su casa con angustia, se dirigió a Jadiya (P) y dijo: “Cúbreme y envuélveme en una tela. Ella preocupada preguntó: "¿Qué pasó?" El Mensajero de Dios (P) narró lo sucedido y dijo: "Estoy muy preocupado".

Se afirma que Jadiya (P) fue sola o con el Profeta Muhammad (P) donde su primo, quien era cristiano, ¡y le pidió orientación! Después de escuchar él dijo: "Si la criatura aparece nuevamente y tiene ciertas características, sepan que es el diablo y aléjese. De lo contrario, él debe ser Gabriel y Muhammad fue elegido como mensajero y al igual que Abraham, Moisés y Jesús es un Profeta de Dios". Cuando Gabriel volvió a descender, fue analizado de la misma manera que el primo de Jadiya (P) había dicho, de esta manera el Profeta (P) se convenció de que él era el ángel de la revelación.

El problema con tales narraciones es su incoherencia ya que el Profeta de Dios (P), quien es el ser supremo de la creación no sabe que fue elegido para la misión profética y un cristiano lo debe guiar. ¿Cómo es posible que el más noble de los profetas pueda estar tan preocupado por ver al ángel de la revelación que quiera tirarse desde lo alto de la montaña y un cristiano ciego lo guie a la verdad?

No tenemos narraciones sobre ningún profeta que demuestre que hayan sufrido tanta angustia y hayan tenido tantas dudas cuando fueron elegidos por Dios, siendo que el estado de todos ellos es inferior al del Profeta del Islam (P). ¿Cómo puede nuestro gran profeta, que ha estado en contacto con el ángel de Dios desde la infancia, tener miedo de encontrarse con Gabriel a la edad de cuarenta años y no entender lo que pasó?

Por lo tanto, las narraciones que presentan al Sello de los Profetas (P) sin estar familiarizado con la revelación y la comunicación con los ángeles, su sorprendente reacción ante la revelación, su miedo y angustia o como consultó con Jadiya para después obtener la aprobación de su primo como testigo de su profecía dándole consuelo. Este grupo de narraciones es incompatible con el desarrollo, educación, intuición y visión del Mensajero de Dios (P).

Con la elección del Santo Profeta (P), la religión del Islam apareció en la ciudad de La Meca. En la primera etapa, el Profeta Muhammad(PB) fue comisionado por Dios para invitar a personas que estaban más preparadas intelectual y espiritualmente para el Islam. Esta invitación no pública duró tres años. Durante este período, unas cuarenta personas abrazaron el Islam.

En el tercer año de su misión profética, se emitió la segunda etapa del llamado al Islam con este mandato divino: Y amonesta a tus familiares más cercanos. (Sura Los poetas: 214).

Después de este decreto, el Santo Profeta del Islam (PB) invitó a unas cuarenta personas de Bani Hashem a su casa y los alimentó milagrosamente con poca comida. Luego anunció su profecía y fue en la misma asamblea que presentó a Ali hijo Abi Talib (P), quien en ese momento tenía trece años, como su hermano, sucesor y califa después de él. Este suceso se cita en el Hadiz Yawm al-Dar.

En el mismo año, declaró su profecía abiertamente con la revelación del versículo: Comunica, pues, claramente aquello que se te ha ordenado y apártate de los idólatras. (Sura La abeja: 94).

El Profeta Muhammad (PB) anunció su invitación por primera vez en el Zoco de 'Ukaz donde la gente se reunía para hacer negocios y algunos de ellos recitaban nuevos poemas y varias historias. Desde el comienzo de la misión profética y durante los trece años que el Mensajero de Dios (P) predicó su mensaje en La Meca, sus enemigos usaron varios métodos para oponerse a él y a la religión del Islam.

También puede leer: Los Objetivos y Razones de Mab´az

Actos recomendables en la noche y el día de Mab´az

El inicio de la misión profética del Mensajero de Dios (P) es la fiesta más distinguida de la comunidad islámica. Se narra del Imam Yawad (P) que dijo: "En el mes de Rayab, hay una noche que es mejor que todo aquello sobre lo que brilla el sol, y esa noche es la vigésima séptima noche del mes de Rayab. En la mañana de esa noche, el Mensajero de Dios (P) fue elegido y cualquiera de nuestros chiítas que realice una acción en esa noche, la recompensa será igual a la de sesenta años."

Esta noche también se llama "Laylat al-Mahya", que significa mantenerse despierto en adoración a Dios.

Actos recomendables para la noche:

· Realizar el baño completo.

· Leer la Salutación de visita del Príncipe de los Creyentes (P).

· Rezar la oración que consta de doce ciclos, en cada uno de los cuales se recita la Sura Al-Fatiha y una sura (cualquier Sura que deseemos). Cuando se terminan los rezos se recitan cuatro veces la Sura Al-Fâtiha, cuatro veces la Sura Al-Ijlâs, cuatro veces las Suras Al-Falaq (113) y Al-Naas (114), y luego se dice cuatro veces: (No hay divinidad más que Dios, y Dios es el más Grande, Glorificado sea Dios, y Alabado sea Dios, y no hay poder ni fuerza sino en Dios, el Elevado, el Majestuoso)

Actos recomendables para el día:

· Realizar el baño completo.

· El ayuno.

· Este día es uno de los cuatro días del año en que el ayuno es muy virtuoso y se le han citado muchas recompensas. En una narración del Imam Sadeq (P) dice: "Quien ayune el día veintisiete de Rayab, Dios le escribirá la recompensa del ayuno durante setenta años".

· Recitar Salawat.

· Leer la Salutación de visita del Primer Imam de los Musulmanes (P).

· Leer la Salutación de visita del Profeta Muhammad (P).

· Rezar doce ciclos de oración en cada ciclo recitar la Sura Al-Fâtiha, y Yasin. Después de la oración, recitar la Sura Al-Fâtiha cuatro veces y luego decir cuatro veces: "Dios es mi Señor y no hay nadie asociado a Él".

Código para noticias 2264

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
5 + 0 =