Latinos en Estados Unidos Sufren Discriminación

Segundopaso - Las graves crisis económicas y políticas de los países latinoamericanos han provocado una permanente migración a hacia los Estados Unidos en las últimas décadas, la búsqueda de un mejor ingreso y situación económica, les ha costado sufrir constantes humillaciones y discriminación en ese país. Los hispanos en Estados Unidos alcanzaron los 62.1 millones en 2020, equivalente al 19% de la población total.

En el censo de ese año, el número de latinos que se identificaban como blancos era de 12.6 millones. Según la encuesta del Centro de Investigación Pew, realizada en marzo de 2021, muestra que un 27% de latinos dice haber experimentado discriminación de un semejante, frente al 31% que dice haberla padecido de alguien no latino. En ambos casos, los latinos no blancos son más propensos a ser discriminados.

La violencia a la que son sometidos varía, según los resultados del estudio que incluyó a más de tres mil personas, contactadas por vía telefónica y por correo electrónico. Los latinos en Estados Unidos también reportan discriminación por su lugar de nacimiento, cerca de una cuarta parte de los entrevistados afirmaron ser criticados cuando hablaban español en público, también son objeto de bromas ofensivas y racialmente sensibles incluso por otros miembros de su comunidad. El 41 por ciento de latinos con un color de piel más oscura dijeron haber recibido un trato injusto, mientras que solo el 25 por ciento que tenían la piel blanca expresaron lo mismo. La población joven es la más afectada, ya que en los centros educativos están expuestos a situaciones discriminatorias.

Según la encuesta, los oriundos de Puerto Rico, un territorio estadounidense de habla hispana, así como los latinos nacidos fuera de Estados Unidos, tienen más posibilidades de afirmar que sufrieron de discriminación. Cerca de la mitad de los hispanos que viven en Estados Unidos (48%) aseguran que la discriminación por raza o color de la piel es un problema muy grande en este país, el 20% de todos los latinos afirman haber sido insultados en los últimos 12 meses, sin mencionar casos de ataques violentos y crímenes que han quedado impunes.

Los niños latinos sufren problemas de salud mental por discriminación y racismo en las escuelas de Estados Unidos incluso desde el jardín infantil, debido a la dura retórica antiinmigrante manejada en los últimos años, en especial a los de origen mexicano. Según las encuestas realizadas a los padres de familia, el 22 por ciento de sus hijos tiene problemas de enfocarse en sus tareas de la escuela, comparado con el 4.3 de los hijos de padres no inmigrantes.

Ansiedad, falta de atención, temor de separase de sus padres, son trastornos frecuentes, según lo expresó una especialista de la Universidad de Nueva York junto a siete colegas en el área de medicina y psicología quienes recomiendan a padres y a educadores fortalecer las habilidades socio emocionales para enfrentar factores estresantes que escapan a su control, además de crear oportunidades de afirmación cultural. Casos que se agudizaron durante la pandemia, pues se registraron las tasas más altas de depresión y vulnerabilidad en la población latina, comparándose con los casos de niños blancos, asiáticos o afroamericanos.

Respecto a la mujer latina, es notorio que existe discriminación laboral, pues ganan menos en sus empleos, así como su derecho al voto y participación electoral se ve limitada debido a que se requiere hablar español y disponer de licencia de conducir para registrarse a votar, lo que cierra muchas de las oportunidades para conseguir un mejor trabajo.

Una de cada cinco mujeres en los Estados Unidos es hispana, muchas se ubican en el área de servicios, cajeras, área de alimentos y recolectoras agrícolas; sin embargo, sufren de mucha desigualdad, trabajan por horas, no tienen atención médica, ni seguro social y están expuestas a la explotación laboral, abusos sexuales y violencia policial.

También puede leer: La Endémica y Divisoria Trinchera Racial Norteamericana

La situación económica de los latinos en Estados Unidos

De acuerdo a un estudio realizado por McKinsey & Company se prevé que los latinos representen el 23 por ciento de la fuerza laboral de Estados Unidos para 2030 y más de 30 por ciento para 2060. Sin embargo, siguen concentrados en funciones que generalmente se desestiman como “trabajos que nadie más quiere hacer” Están mal pagados, con menos probabilidades de tener beneficios no salariales por parte del empleador y son desproporcionadamente vulnerables a la disrupción.

Los latinos nacidos en el país tienen salarios relativamente más altos y de una mayor movilidad intergeneracional que los latinos nacidos en el extranjero, tanto los latinos nacidos en Estados Unidos como los nacidos en el extranjero aún están lejos de la igualdad con los estadounidenses. Los latinos estadounidenses ganan solo 73 centavos por cada dólar que ganan los estadounidenses blancos.

Se enfrentan a la discriminación a la hora de conseguir financiamiento para crear o ampliar empresas. Los latinos tienen dificultades para acceder a los alimentos, a la vivienda y a otros elementos esenciales. Y su nivel de riqueza familiar - que afecta directamente a su capacidad para acumular y transmitir la riqueza de generación en generación - es solo una quinta parte del de los estadounidenses blancos. Además, la COVID-19 tuvo un impacto desproporcionado en las vidas y los medios de subsistencia de los latinos.

Las políticas y las prácticas económicas propios de su sistema han llevado a que los latinos cobren menos que los estadounidenses blancos dentro de las mismas categorías profesionales -e incluso menos en el caso de los latinos no nacidos en Estados Unidos- y a que tengan un menor acceso a la educación, los alimentos, los productos y los servicios.

Los latinos tienen la tasa más baja de uso de préstamos bancarios y de instituciones financieras para iniciar sus negocios en comparación con otros grupos raciales tienen menos probabilidades de recibir todo el financiamiento que solicitan. Además, los latinos dependen más de los ahorros familiares, las tarjetas de crédito y los activos personales para iniciar sus negocios, y son menos propensos a solicitar financiamiento adicional porque no creen que vayan a recibir la aprobación. Un 26 por ciento de los emprendedores latinos cree que su ascendencia latina limita su capacidad de acceso al capital y el “sueño americano va cada vez más desapareciendo”

Código para noticias 2542

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
9 + 2 =