¿Qué Hacer Cuando los Perros Callejeros Atacan?

Segundopaso - Aunque los perros son animales leales, sin duda sus ataques son muy terroríficos. Algunas personas, como carteros, adiestradores de perros o incluso aquellos que tienen perros en sus casas o están en contacto con muchos perros en sus casas, son los más vulnerables a los ataques caninos.

Por lo general, cualquier persona, en cualquier parte del mundo, podría estar expuesta a los ataques de un perro, por lo que es muy importante saber cómo actuar y protegerse. He aquí algunos consejos.


Mantenga la calma
En el primer paso, y antes de realizar cualquier movimiento frente a un perro, debes superar tu miedo y recuperar la calma. Debes haber escuchado de otros o de amigos que no solo los perros, sino todos los animales, pueden reconocer fácilmente tu miedo y darse cuenta de ello. Al recuperar el aliento, le podría incitar más a atacar. Incluso, los movimientos o gritos repentinos pueden ser una amenaza para el perro y atacar de repente. Entonces, lo primero y quizás lo más importante, es mantener la serenidad.


Ignorar al perro
Cuando te encuentres con estos perros agresivos, trata de pararte y tener más altura que el perro, mantén tus manos junto a tu cuerpo y párate al lado del perro, tanto como puedas mientras observas todas las condiciones. Finge que no te importa. En muchas situaciones, el perro pierde su motivación para atacar con tu descuido.
• Evita mover las manos a los lados del cuerpo y mantenlas quietas.
• Evita el contacto visual con el perro.
• Párate al lado del perro y evita mirarlo directamente, esto le hará saber al perro que no eres un peligro para él.
• No abras las manos ni las levantes hacia adelante. En caso de ataque, es mejor cerrar las manos en puño, para que tus dedos estén a salvo del ataque y también puedas defenderte con el puño.


Nunca huyas
Aunque a veces se vuelva imposible controlar el miedo y, posteriormente, no puedas huir, tienes que superar tu miedo y controlar tus movimientos. Tu huida convencerá al perro de que te siga, y posiblemente te ataque, debido a su superioridad y personalidad. Por supuesto, no tendrás la oportunidad de escapar en distancias cortas. Incluso con bicicletas y equipos similares, muchos perros serán más rápidos que tú. Huir es un grave error.

 

Intenta distraer al perro.
Ahora que has superado todo tipo de miedos y has hecho lo correcto, y la situación está bajo tu control, es mejor buscar una solución para alejar el peligro; lo mejor es distraer al perro. Si le lanzas un muñeco o un biberón, o cualquier aparato que pueda masticar el perro, puede entretenerlo, eso sí, debes tener mucho cuidado de no mover demasiado la mano y de no tensar la situación, tanto como puedas.
• Si el perro es sensible a algo que cuelgue de ti o algún objeto que tengas en la mano, es mejor separarlo de ti.

 

Autodefensa, cuando se es atacado
Conoce al perro y ordénalo

En ocasiones, un perro ha decidido atacar mucho antes de tus reacciones, o no has podido hacer bien tu trabajo para repeler el ataque, y has tenido que enfrentarte al ataque del perro. Primero, sal y planta cara al perro, y con firmeza, haz que el perro se mantenga alejado de ti.
• Es mejor usar una voz fuerte, firme y confiada para ahuyentar y dar órdenes al perro.
• Mientras das esta orden, es mejor mirar directamente a su perro, pero vigila la situación.

 

Confrontar al perro 
Si el perro te vuelve a atacar, a pesar de todos los pasos, es hora de que te defiendas como un ser humano y una criatura más fuerte e inteligente, y trates con más seriedad al perro, para hacerle frente. Enfócate en su garganta, nariz y la nuca con el pie.
• Ahora, cuando ataques para mostrar superioridad, debes usar la fuerza y el volumen de tu voz, incluso puedes pedir ayuda a viva voz. Ninguno de estos casos significa gritar.
• Si dispones de un palo o cualquier otro dispositivo repelente, pide ayuda para golpear al perro, aunque es mejor evitar golpear en la parte superior de la cabeza del perro, porque es una zona gruesa, en la mayoría de los casos. Golpear fuerte a los perros, implica que solo los dejes nerviosos y demasiado furibundos.
• Si tienes un repelente en aerosol o similar, es hora de usarlo.
• Cuando el caso se vuelve más grave, tu vida estará en riesgo, por lo que es mejor dar una respuesta contundente a este ataque sin piedad.

 

Apóyate de tu peso
Ayúdate de tu pierna o tronco, de tal manera que puedas controlar al perro por la espalda, debido a tu mayor peso. Párate sobre él, para estar a salvo del ataque. Los perros sin duda son buenos luchadores, pero, seguramente, no saben nada de técnicas de lucha libre, por lo que puedes presionar el cuello del perro con el codo, o romper sus huesos, si es necesario salvarse la vida.
• Si tienes un poco de habilidad, es mejor usar formas más amigables con los animales antes de emprender brutales ataques, y con la misma fuerza de tu peso y control que tienes, hasta que llegue ayuda para hacer frente al perro.

 

Cuida tu cara, dedos, garganta y pecho 
A veces la situación se vuelve peor que lo anterior, y por cualquier motivo, desde el miedo hasta su gran tamaño, el perro puede vencerte. En las últimas etapas, en lugar de prevenir lesiones, debes pensar en tu vida y, en estos casos, tratar de proteger las áreas sensibles de tu cuerpo, como la cara, los dedos, la garganta y el pecho, en caso de ser atacado y mordido por el perro.
• Para proteger estas áreas, si es posible, dobla tus brazos y las piernas, como se muestra en la imagen.
• En esta situación, evita dar la vuelta y gritar.
Así que cuida tu salud y trata de evitar a los perros callejeros. Pero si te encuentras con un perro callejero, asegúrate de seguir las recomendaciones anteriores.

 

Código para noticias 2632

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
9 + 6 =