publicado el: 25 agosto 2022 - 23:23
Formas de Participación y Responsabilidad de los Miembros de la Familia

Segundopaso - La participación entre los miembros de la familia es una de las estrategias importantes de la familia para alcanzar su objetivo. A menudo, una familia que comprende la relación entre la participación de los miembros de la familia tendrá éxito. En este apartado se mencionan algunos de los beneficios, dimensiones, soluciones y obstáculos de la responsabilidad de los familiares.

Una familia sana y fuerte, con relaciones estables y sólidas entre sus miembros, convierte a los niños en adultos útiles y valiosos para el crecimiento y fortalecimiento de las sociedades del mañana. Como institución social, al proveer un conjunto de necesidades humanas, la familia es responsable de roles y funciones especiales que pueden crear los más profundos efectos mentales y psicológicos en sus miembros y, a su vez, fuente de grandes cambios. La sociedad, también puede impulsar los cambios sociales en la familia.

La cooperación de los miembros de la familia, como una necesidad inevitable, cubre todas las dimensiones humanas en diferentes niveles intelectuales, emocionales y de comportamiento y es importante para lograr las metas familiares.

La necesidad y los beneficios de la participación de los miembros de la familia

1. La participación familiar ha reducido la pesada carga de responsabilidades sobre los hombros de una persona, transforma las presiones psicológicas causadas por el individualismo en seguridad psicológica y emocional resultante de la participación.

2. La participación ayuda a la comprensión mutua y la empatía de más miembros de la familia. La suposición de la falta de cualquier tipo de participación dinámica muestra que los miembros de la familia no confían entre sí. Una familia que no puede invitar a sus miembros a participar, no conoce sus talentos o no confía en ellos, por lo que sus miembros no pueden complementarse. Tal familia sufre por la debilidad y el aislamiento de sus miembros.

3. La participación colectiva aumenta la eficiencia de la familia en el logro de las metas. Cuanto más individual sea el ámbito de la actividad intelectual, emocional y conductual de los miembros de la familia, más limitados e incompletos serán sus consecuencias en comparación con el estado de participación.

Dimensiones o niveles de participación en la familia

- Participación intelectual

La mayoría de las familias se preocupan por el crecimiento intelectual y la educación intelectual de sus hijos y gastan sus recursos humanos y económicos para lograrlo. Con su participación, marido y mujer enseñan a sus hijos la educación necesaria y las habilidades sociales adecuadas.

- Participación conductual

La interacción y las acciones de los miembros de la familia entre sí es un hecho del que la arena familiar nunca ha estado desprovista. Esta arena cooperativa aumenta en gran medida la capacidad de esta institución para realizar sus objetivos y planes, aumentando su tasa de éxito.

Soluciones para crear responsabilidad en la familia

1. Identificar y remover los obstáculos que causaron la irresponsabilidad

2. Colocar en el titular la responsabilidad y el desempeño de los deberes de los padres

3. Eliminar la discriminación de los miembros de la familia

4. Prestar atención a las habilidades y capacidades de todos los miembros de la familia y asignarles responsabilidad

5. Evitar castigos insalubres que destruyen la cooperación entre padres e hijos

6. Prestar atención y priorizar el aspecto educativo sobre el aspecto educativo de los niños

7. Realización de reuniones de discusión sobre temas familiares con la presencia de todas las personas.

8. Los niños deben hacer su propio trabajo y encontrar soluciones a sus propios problemas.

También puede leer: Perjuicios Que Enfrentan Los Hijos Únicos

Barreras a la participación y responsabilidad en la familia

Las barreras culturales se encuentran entre los elementos más importantes que impiden la participación de los miembros de la familia. Las diferencias, las peleas, el aislamiento y la indiferencia emocional en la familia son causados ​​por factores culturales. Si bien el efecto de factores como la pobreza y la adicción es significativo en este caso, su efecto está relacionado con los contextos culturales. En este ámbito, se pueden señalar brevemente algunas barreras sociales y culturales a la participación:

1. La falta de coordinación entre los miembros de la familia, hace que cada uno de ellos no tengan buenas relaciones entre sí; Por lo tanto, se daña su espíritu de responsabilidad y cooperación.

2. La humillación, la culpabilización de los miembros, en el ámbito familiar es otro factor que hace que las personas se equivoquen y que sean tercas y poco responsables.

3. La forma de criar a los hijos es autoritaria y soberana.

4. La falta de experiencia grupal y de juegos grupales hace que el espíritu de unión y cooperación, que es una de las herramientas más importantes de la responsabilidad, no crezca en las personas.

5. La falta de amor en la familia hace que una persona tenga problemas para interactuar con otros miembros de la familia y siempre se mantenga alejado de los demás y evite cooperar con ellos.

6. La discriminación entre familiares de tal manera que, por ejemplo, a algunas personas se les dan responsabilidades, o se les da más atención, o se tiene más en cuenta su opinión.

7. Toda persona tiene derechos y deberes según su base y posición en el sistema familiar. Los miembros de la familia, especialmente las parejas, deben estar completamente socializados en los roles y deberes esperados. Si no tienen el conocimiento necesario de los roles, no son responsables de sus acciones y, en consecuencia, no se forma la participación. El origen de la creación de roles y factores que determinan las expectativas de los demás es importante.

8. La falta de suficiente confianza y, a veces, la desconfianza y el pesimismo reducen en gran medida la participación de los miembros de la familia. La divulgación de secretos familiares fuera del entorno familiar reduce la buena confianza, y entonces en el ambiente de desconfianza, la participación y la responsabilidad nunca ocurrirán.

En general, se puede afirmar que el campo de participación de los miembros de la familia, especialmente del marido y la mujer, es tan amplio como el ámbito de la humanidad. Cualquier tipo de acción individual y social que se dirija a la satisfacción de necesidades humanas tiene la capacidad de participación de los miembros de la familia. Este vasto territorio puede ser recorrido cuando se pone en forma de reglas jurídicas y normas morales. Estas leyes y costumbres relacionadas con la ética y los derechos determinan la forma en que los miembros participan de acuerdo a sus capacidades y talentos (según edad, sexo, fuerza, etc.).

Por lo tanto, debe prestar atención a dos puntos: el primer punto es que cada una de las tareas relacionadas con los miembros de la familia tiene la capacidad de participar con otros miembros, y básicamente, no debe pensar que la división y división de roles (en función de diferentes variables) impide su participación. El segundo punto es que la separación y división de roles está en consonancia con la cohesión familiar y se considera un tipo de participación en la realización de los objetivos y planes familiares.

Código para noticias 2703

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 0 =