Proceso de Industrialización de la Sociedad capitalista (Parte IV)

SegundoPaso ConoSur - Como palabras finales quiero compartir la opinión del semiólogo italiano Umberto Eco. Desde su perspectiva, la cultura de masas es un hecho industrial que experimenta condicionamientos de cualquier actividad industrial. El error de los apologistas, sostiene Eco, estriba en creer que la multiplicación de los productos industriales es de por sí buena y que no debe ser sometida a crítica. En este trabajo al menos, hemos querido presentar ambas perspectivas.

En la tercera parte de este trabajo sostuve, que la cultura de masas deviene en un espacio imago pero no por ello esta desprovista de materialidad. Variadas son las opiniones acerca de la cultura de masas cuan distintas son las escuelas que se preocupan del tema e incluso existe la necesidad de definir ciertos conceptos, que no por usarlos permanentemente podemos señalar que lo entendemos.

Efectivamente, hemos usado, a lo largo de estos trabajos un término que necesita ser definido: La Masa. ¿Qué es la masa, cuáles son las propiedades de ella? En física, por ejemplo, la masa se define como aquella magnitud física que expresa la cantidad de materia de un cuerpo, medida por la inercia de este, que determina la aceleración producida por una fuerza que actúa sobre él, y cuya unidad en el sistema internacional es el kilogramo. En el campo de los estudios sociales la masa puede definirse como un agrupamiento social carente de organización. Este término puede emplearse en un aspecto puramente cuantitativo o en otro, más profundo de carácter cualitativo.

El sabio de origen rumano, premio Nobel de literatura, el rumano Elías Canetti (1) no ve a la masa como una ola que arrasa lo que encuentra a su paso – como es el caso de los llamados aristocrizantes – No ve la masa desde fuera, sino desde el interior, inmerso en ella. Canetti sostiene algunas ideas sumamente interesantes con respecto a la masa:

  1. Sólo inmerso en la masa el ser humano puede superar el temor a ser tocado, que es un sentimiento determinante en su comportamiento.

  2. La masa nos da la sensación de tener algo distinto al comparar con el hecho de estar solos.

  3. En la masa somos violentos: quemamos, quebramos, destruimos, preferiblemente cosas frágiles cuyo ruido desencadena una suerte de encantamiento.

  4. En la masa el ser humano, singular, siente que sus limitaciones acaban, se pone final, freno.

  5. El fuego ejerce en la masa, una atracción casi rayana en la demencia. Es un elemento preciado para destruir, ya que aquello que se quema nunca será igual. La masa que incendia se considera irresistible, poderosa, dotada de un arma potentísima, monumental destructor.

Proceso de Industrialización de la Sociedad capitalista (Parte IV)

Elías Canetti capta algunas propiedades de la masa en partes escondidas, donde creíamos haber visto todo se visualizan claras, esplendidas y esto, quizás, es lo que hace atractivo sus planteamientos.

  1. Cuando se está inmerso en la masa, reina la igualdad en su seno. La masa es absoluta e indiscutible y el uno tiende a convertirse en masa, precisamente para acceder a esta igualdad. Al estar en la masa se concreta una igualdad real – que resulta ser inverso al visto pensamiento de D. Leblon.

  2. La masa ama la densidad, se siente poderosa al verse y que la vean densa, compacta, tupida.

  3. La masa siempre quiere crecer, es parte consubstancial a su ser. Su vida y su crecimiento están estrechamente ligados. Propenso a los espacios abiertos pues es allí donde puede crecer.

  4. La masa tiene un ritmo, un acompasamiento que permite sumarse a ese crecimiento.

  5. La masa sumerge, suspende sus metas individuales por el bien común. El norte que se ha propuesto y su consecución permite que la masa exista. Ella es mientras haya una meta que alcanzar.

La esperma, al entender de Canetti es una masa invisible que siempre existió, en cuyos componentes se observa una igualdad en la densidad. Busca los espacios abiertos, que le permitan alcanzar la meta a la cual están destinados. El bosque, el trigo, la arena, el viento, el fuego, el mar, la lluvia pueden ser considerados como ejemplos válidos de masa. Tienen características que les permitan enmarcar en la clasificación dada por Elías Canetti. De todo aquello que se ha expresado sobre sociedad de masas y su producto cultural, sobre la industria cultural y las observaciones que se puedan realizar en la sociedad de consumo chilena, es que se puede esquematizar un resumen de las principales quejas contra la cultura de masas, pero también una defensa de aquellos que no la ven exclusiva, en la actualidad de la sociedad capitalista.

Principales críticas:

  1. El público al cual se dirigen los medios masivos de difusión – mass media – es un público que no tiene conciencia. Es un ente pasivo sin capacidad de crítica, homogéneo, en lo que se transmite a pesar de ser heterogéneo en su conformación.

  2. La cultura de masas tiende a la conservación del régimen social existente – sea este un sistema predominantemente liberal o estatal - No hay cambio, no existe renovación, por lo tanto, lo dinámico tiende a ser reemplazado por lo vetusto, lo aparentemente novedoso, pero, que en realidad sumerge a la sociedad en lo arcaico lo vetusto.

  3. No existe espacio para la creación intelectual del hombre-masa todo lo dan ya confeccionado, elaborado. Existe un “legar y tomar” no existe espacio para la innovación, para el juego de descubrir. No hay sitio para lo lúdico. Personajes que rompen con los esquemas con su mensaje creativo, de buen hablar, de generar interrogantes son fantasmas hoy en un mundo de dibujos animados dotados de poderes sobrehumanos, mundo Marvel, gritones, voceros de la superficialidad.

  4. La cultura de masas entra en el circuito de la oferta y demanda, como cualquier otro producto comercial. Por ello no se le da al público lo que desea, sino más bien se provoca una necesidad de consumir.

  5. Se presenta la cultura de masas, como un proceso de sincretismo y homogenización. En un mismo programa de televisión podemos ver, por ejemplo, la belleza del mundo de la naturaleza, la destrucción del ecosistema como la boda de una princesa europea. No hay distinción. Todo es consumo.

  6. Se tiende a lo acrítico, a la pasividad al menor esfuerzo. Se tiende a eliminar la conciencia histórica de los pueblos. Creando una falsa universalidad. Se tiende a la superficialidad, a lo externo, sin ir nunca a la esencia. Prueba de esto es la triste mascarada de periodismo en la prensa nacional e internacional en forma mayoritaria. Nuestros profesionales simulan ser “celestinas” dedicados a informar sobre el último rumor. Nunca quedar mal con nadie parece ser la consigna. Nunca ahondar en temas que comprometan a un personaje público.

  7. Se tiende al autoritarismo, al paternalismo falsamente democrático. Es una cultura impuesta desde arriba, que ayuda a ejercer el control social de las masas.

En defensa de la cultura de masas.

  1. A pesar de nacer y desarrollarse en la sociedad capitalista, no es un producto típico de ella, ya que se ha dado y se da en sociedades donde el estado es el poder predominante. Con otras características, otros elementos, pero cultura dirigida a las masas, al fin y al cabo.

  2. La cultura de masas ha permitido, que amplias capas de la población, ayer impedidas de acceder a la cultura superior, tengan ahora esa posibilidad y gracias en gran parte a los mass-media. La discusión aquí es la definición de la cultura superior que suele esconderse en la crítica quienes hablan de superficialidad denominándolos como segregadores.

  3. No existe de cadencia de los valores o costumbres del pasado, lo que existe mas bien es una necesaria adaptación, lo que implica dinamismo, un esfuerzo que no tiene nada que ver con una supuesta pasividad, que permita clasificar a esta cultura como reaccionaria.

  4. La cultura de masas permite la difusión de ingentes cantidades de obras culturales, a precios que facilitan el acceder a ellas, por masas sin muchos recursos, ya sea a través de escritos, expresión gráfica o por medios audiovisuales.

  5. La cultura de masas con su proceso de homogenización y universalidad tiende a lograr la libertad del individuo.

  6. La cultura de masas no es conservadora, ya que ha logrado una verdadera revolución en los estilos, en las formas de hacer cultura, promoviendo el desarrollo de las llamadas artes superiores.

Como palabras finales quiero compartir la opinión del semiólogo italiano Umberto Eco. Desde su perspectiva, la cultura de masas es un hecho industrial que experimenta condicionamientos de cualquier actividad industrial. El error de los apologistas, sostiene Eco, estriba en creer que la multiplicación de los productos industriales es de por sí buena y que no debe ser sometida a crítica. En este trabajo al menos, hemos querido presentar ambas perspectivas.

Pablo Jofré Leal

Artículo Para SegundoPaso ConoSur

Se permite su reproducción citando la fuente.

  1. Nació el año 1905 en la ciudad búlgara de Rustschuk, la actual Ruse, entonces activo puerto del bajo Danubio y lugar de encuentro comercial, lingüístico y cultural, que permitió a Elías Canetti vivir los primeros años de su vida entre diversas lenguas. Canetti es un escritor de lengua alemana, uno de los más importantes autores del siglo XX en la literatura en lengua alemana, que es y ha sido la lengua de varios países y áreas geográficas de Europa, lo que da a esta lengua una función clave en la propia configuración de la cultura europea. En la concesión en 1981 del Premio Nobel de Literatura, que se le otorga por sus escritos marcados por una amplia perspectiva, riqueza de ideas y poder artístico, se tiene en cuenta que su obra está en lengua alemana y en esta lengua pronuncia Canetti, ciudadano del Reino Unido, su discurso al recibir el premio. Por propia decisión en los años de su infancia, aunque se trate de una decisión no ajena a la influencia de su madre, el alemán es la lengua de su obra literaria, tanto de su novela, de sus obras teatrales, de sus memorias y diarios, como de sus ensayos. Es la lengua elegida por Canetti para el arte y el pensamiento, y con esta función la utiliza esté donde esté, en su dilatada estancia en Gran Bretaña o en su también larga estancia en países de lengua alemana. Y Canetti nunca abandona la lengua alemana, permanece en ella y proclama su amor por sus más elevadas manifestaciones literarias clásicas. https://www.um.es/tonosdigital/znum10/estudios/D-Albaladejo.htm

Código para noticias 2827

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 11 =