publicado el: 27 noviembre 2022 - 01:27

Islam al Dia

Sé como un Jugador de Fútbol, No Como un Jugador de Fútbol de Mesa

Fútbol, la vida en aspectos más pequeños - Parte 1
Sé como un Jugador de Fútbol, No Como un Jugador de Fútbol de Mesa

Islamaldia - A muchas personas no les gusta el fútbol, no lo juegan o incluso ni siquiera dedican un poco de su tiempo a verlo, pero cuando comienza la Copa del Mundo, este evento mundial llama la atención en todo el planeta y despierta sentimientos patrióticos. En esta serie de apuntes pretendemos mirar el fútbol desde un punto de vista diferente, aspectos que pueden ser de ayuda en la vida de cada uno de nosotros.

Tal vez te hayas imaginado en el lugar de un futbolista famoso como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo o Karim Benzema. Si fueras un jugador de fútbol (incluso un jugador de fútbol regular), el entrenador definitivamente te daría algunas tareas. Por ejemplo, si eres un defensor, además de las funciones de defender los ataques del equipo contrario, debes pasar bien el balón a los demás jugadores para que se produzca una buena jugada. Igualmente, siguiendo las instrucciones del entrenador en jefe, debe tener cuidado con cierto jugador que probablemente sea peligroso, entre otros deberes. Si cometes un error, serás criticado por el entrenador e incluso por otros jugadores.

Si tu equipo gana, estarás feliz y naturalmente triste si pierde la partida. Si un jugador se lesiona durante el juego, lo ayudarás, aunque sea un oponente. Te ves frente al público y por eso te cuidas de no hacer nada inmoral. En conclusión, en un partido de fútbol estás obligado a cumplir responsabilidades, algunas de las cuales son del ámbito laboral, morales y ciudadano. Porque eres un ser humano y tienes poder de elección.

Pero ahora quiero que te imagines como jugador de fútbol de mesa, un portero. Nadie espera nada de ti en absoluto, incluso si metes cientos de goles. No tienes autoridad sobre ti mismo, porque ya no eres humano y nadie te regañará. Así que; puedes ser completamente indiferente a todo lo que sucede en el mundo que te rodea.

En nuestra vida diaria, muchas veces nos enfrentamos a un dilema, podemos ser como un verdadero jugador de fútbol, es decir; los acontecimientos del día son importantes para nosotros y por ello debemos ser personas responsables. Por otro lado, podemos actuar como un jugador de fútbol de mesa que no reacciona ante ningún incidente, "seamos indiferentes".

La "responsabilidad" es una proposición moral de la que nadie duda de su bondad, pero la naturaleza humana trata de ignorar la responsabilidad y el compromiso que tiene con el trabajo y surge una actitud de comodidad y ocio.

La persona que abandona las obligaciones y no es responsable cae en el ocio a corto plazo, pero a largo plazo provoca una disminución de la confianza en sí mismo y, finalmente, depresión.

Sé como un Jugador de Fútbol, No Como un Jugador de Fútbol de Mesa

También puede leer: El Efecto de Cultivar la Lealtad en la Fortaleza de la Familia

La humanidad requiere de responsabilidad; responsabilidad hacia el cónyuge, hijos, familia, sociedad, país, prójimo e incluso animales.

El Islam y el estilo de vida que nos ofrece, nos hace responsables de todo lo que se relaciona con nosotros, y por ello determina también los derechos de todos ellos.

Como afirma el Imam Sayyad (P) en un libro, que en realidad es un manifiesto de la ley islámica, se refiere a la responsabilidad de los seres humanos hacia las personas que los rodean. Según estas enseñanzas, tenemos responsabilidades con las partes de nuestro cuerpo; porque es un encargo que Dios nos ha dado:

● El derecho de la lengua es evitar hablar en forma desagradable, acostumbrarse a las buenas frases, usarla solo en casos de necesidad y no utilizarla en palabras grotescas e inútiles que no sirven e incluso pueden causar daño.

En este libro, el Imam Sayyad (P), también menciona los derechos sociales y habla sobre la responsabilidad con otros ciudadanos, en la vida estudiantil, así como familiar. El derecho de los ciudadanos es que, si somos más capaces que ellos, merecen y necesitan nuestra misericordia, apoyo y tolerancia.

● El derecho de un estudiante es saber que el conocimiento que Dios le ha dado es para servirle, si cumple correctamente con la responsabilidad que le ha sido encomendada, es como un buen tesorero que es servicial y buen administrador. De esta manera será una persona creyente, de lo contrario será un traidor a Dios y opresor con las personas.

● El derecho del cónyuge es saber que Dios lo ha creado como un instrumento de paz, armonía, consuelo y protección. Cada uno de ellos debe agradecer a Dios por la bendición de la existencia de otro y saber que esta es una gracia que Dios le ha dado y por lo tanto deben tratar bien a esta bendición divina.

Si solo tuvieras una opción, ¿Te gustaría ser una persona con autoridad y responsabilidad, o una persona marginada e inútil? ¿Quieres ser un verdadero jugador de fútbol o una pieza del fútbol de mesa?

Seyed Saíd Shahmoradi

Código para noticias 2841

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
8 + 4 =