La Era de las Sanciones de EE. UU. Podría Terminar Pronto

Segundopaso - La revista Foreign Affairs dice que los países a los que se aplican las sanciones de EE. UU. han tomado medidas económicas defensivas, como acuerdos de intercambio de divisas como alternativas a SWIFT y monedas digitales, que neutralizarían el arma diplomática favorita de Washington.

El artículo dice que las sanciones han sido durante mucho tiempo el arma diplomática favorita de Estados Unidos. Por ejemplo, la administración del presidente de este país respondió a la guerra de Rusia contra Ucrania imponiendo de inmediato una serie de medidas económicas punitivas a Moscú e instó a otros gobiernos a hacer lo mismo.

Las sanciones son una herramienta popular de los políticos de EE. UU. Sin embargo, los días dorados de las sanciones de EE. UU. podrían terminar pronto.

A medida que Washington ha llegado a depender cada vez más de las sanciones, muchos estados han comenzado a endurecer sus economías frente a tales medidas. Tres eventos en la última década, en particular, los han convencido de hacerlo.

En 2012, Estados Unidos desconectó a Irán de SWIFT, el sistema de mensajería global que permite prácticamente todos los pagos internacionales, en un intento por aislar financieramente al país. Otros países perjudicados por EE. UU. tomaron nota y se preguntaron si podrían ser los siguientes. Luego, en 2014, los países occidentales impusieron sanciones a Rusia después de que anexó Crimea, lo que llevó a Moscú a hacer de la autonomía económica una prioridad. Finalmente, en 2017, Washington inició una guerra comercial con Pekín, que pronto se extendió al sector tecnológico. Al restringir la exportación de conocimientos técnicos de semiconductores de EE. UU. a China, Estados Unidos advirtió a sus adversarios que su acceso a tecnología crucial podría verse cortado.

El Dólar, un Instrumento de Intercambio Económico o Hechos del Poder Político

Estos tres episodios han alimentado el surgimiento de un nuevo fenómeno: la resistencia a las sanciones. El poder de los Estados Unidos para imponer sanciones a otros países se deriva de la primacía del dólar estadounidense y el alcance de la supervisión estadounidense de los canales financieros globales.

Tiene sentido, entonces, que los rivales de Estados Unidos busquen innovaciones financieras que disminuyan estas ventajas estadounidenses. Cada vez más, estos países los han encontrado con acuerdos de intercambio de divisas, alternativas a SWIFT y monedas digitales.

Moneda fuerte

Las advertencias sobre los efectos negativos del uso excesivo de sanciones no son nada nuevo. En 1998, el expresidente estadounidense Bill Clinton lamentó que Estados Unidos se hubiera vuelto “feliz con las sanciones”. Le preocupaba que el país estuviera “en peligro de parecer que queremos sancionar a todos los que no están de acuerdo con nosotros”. En ese momento, estos temores eran exagerados: Estados Unidos todavía era una potencia económica sin rival y las sanciones seguían siendo a veces una herramienta eficaz.

Por ejemplo, a fines de la década de 1990 obligaron al exgobernante libio Muammar al-Qadafi a entregar a los sospechosos de dos vuelos bomba y aceptar el desmantelamiento de su arsenal de armas nucleares y químicas. Pero desde entonces, el ritmo del uso de sanciones ha aumentado enormemente y los adversarios estadounidenses han respondido tomando medidas preventivas para eludir posibles sanciones.

Una forma en que los países se han vuelto más resistentes a las sanciones es a través de intercambios de divisas bilaterales, que les permiten eludir el dólar estadounidense. Los acuerdos de intercambio de divisas conectan a los bancos centrales directamente entre sí, lo que elimina la necesidad de utilizar una tercera divisa para operar. China ha adoptado esta herramienta con entusiasmo, firmando acuerdos de intercambio de divisas con más de 60 países, incluidos Argentina, Pakistán, Rusia, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), por un valor total de casi $ 500 mil millones. El objetivo de Beijing es claro: permitir que las empresas chinas eludan los canales financieros estadounidenses cuando lo deseen.

En 2020, por primera vez, China liquidó más de la mitad de su comercio con Rusia en una moneda distinta al dólar estadounidense, lo que hace que la mayoría de estos intercambios comerciales sean inmunes a las sanciones estadounidenses. Que Rusia y China desarrollaran canales de pago utilizando el renminbi y el rublo no debería haber sido una sorpresa. En marzo de 2020, la Organización de Cooperación de Shanghái, un club político que cuenta con China, India y Rusia como miembros, había priorizado el desarrollo de pagos en monedas locales en un intento por eludir el dólar estadounidense y las sanciones estadounidenses.

El creciente deseo de China de abandonar el dólar estadounidense es comprensible, dado el pésimo estado de las relaciones entre Washington y Beijing. Sin embargo, los aliados de EE. UU. también están concluyendo acuerdos de intercambio de divisas. En 2019, India compró misiles de defensa aérea S-400 a Rusia. La transacción de $ 5 mil millones debería haber desencadenado sanciones estadounidenses. Pero India y Rusia resucitaron un acuerdo de intercambio de divisas que se remonta a la época soviética. India compró los misiles rusos utilizando una combinación de rublos y rupias indias, evitando así las sanciones estadounidenses que podrían haberse utilizado para detener la venta.

¿Por qué hablamos sobre una Guerra Fría en la tercera década del siglo XXI?

Otra forma en que los países se han protegido contra las sanciones es mediante el desarrollo de sistemas de pago no occidentales. Mientras los países continúen utilizando los canales financieros occidentales, particularmente SWIFT, no estarán a salvo del alcance de las sanciones. Cortar por completo el acceso de un país a SWIFT es la opción nuclear en el arsenal de sanciones de EE. UU. Se ha utilizado una sola vez, contra Irán. China y Rusia están preparando afanosamente sus propias alternativas al sistema de mensajería en caso de que los países occidentales decidan cortarlas también.

La alternativa de China, conocida como Sistema de pago interbancario transfronterizo (CIPS), aún no es rival para SWIFT. En 2021, CIPS procesó solo $ 12 billones en transacciones, el equivalente a lo que SWIFT procesa en menos de tres días. Además, CIPS se centra en los pagos denominados en renminbi, que representan menos del diez por ciento de las transacciones financieras mundiales. Finalmente, SWIFT está profundamente arraigado en las redes financieras globales, y es poco probable que las instituciones financieras renuncien a un sistema que funciona por uno nuevo y politizado.

Pero la existencia misma de CIPS es una victoria para Moscú y Beijing: su objetivo es tener una alternativa funcional a SWIFT, no el sistema de pago más grande. Lo que le importa a Rusia y China es que alrededor de 1300 bancos en más de 100 países se han unido al marco.

Si Rusia y China quedaran aisladas de SWIFT, su respaldo está listo. Es posible que Beijing algún día obligue a las empresas que desean acceder al mercado chino a utilizar CIPS. Al hacerlo, China aumentaría su capacidad para aislar a los países de los pagos denominados en renminbi y de la economía china, al igual que Estados Unidos puede aislar a los países de los pagos denominados en dólares y de la economía estadounidense.

Una tercera herramienta que los adversarios estadounidenses están utilizando para escapar de las sanciones es la moneda digital. En ese campo, China lidera el camino. Alrededor de 300 millones de chinos ya usan un renminbi digital en más de 20 ciudades, incluidas Beijing, Shanghai y Shenzhen. Esta moneda digital es emitida por el banco central de China y almacenada en los teléfonos celulares de los ciudadanos chinos. Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Beijing fueron un campo de pruebas para la nueva moneda: en los sitios olímpicos, los pagos debían realizarse con una tarjeta Visa o el renminbi digital. El mecanismo está creciendo rápidamente: las predicciones dicen que mil millones de personas usarán el renminbi digital para 2030.

El renminbi digital es a prueba de sanciones. Estados Unidos no tiene forma de restringir el uso de una moneda virtual emitida por el banco central de otro país. Esta moneda digital también viene con capacidades de vigilancia: los servicios de seguridad chinos pueden rastrear transacciones digitales para detectar patrones sospechosos (o las operaciones de oficiales de inteligencia extranjeros en suelo chino). China también apuesta a que el renminbi digital atraiga a usuarios de todo el mundo. En 2021, Beijing lanzó alianzas con los Emiratos Árabes Unidos y Tailandia para liquidar las exportaciones en renminbi digital. Dado que China es el mayor socio comercial de la mayoría de los países, es probable que sigan otros acuerdos de este tipo.

El banco central de China no oculta su deseo de que el renminbi digital desafíe la hegemonía del dólar estadounidense. Pero el camino por delante parece empinado. El renminbi digital sigue siendo un fenómeno global menor, incluso si está ganando terreno. Además, la reciente desaceleración económica de China, junto con la falta de convertibilidad del renminbi, está mermando el atractivo del país para los inversores. Parece menos seguro que antes que China reemplace a Estados Unidos como la economía más grande del mundo en la década de 2030. Aún así, la mayoría de los economistas están de acuerdo en que en unas pocas décadas, aproximadamente la mitad de la producción mundial se producirá en Asia. En este contexto, una moneda digital regional ciertamente será atractiva.

Fin del camino

Individualmente, los acuerdos de intercambio de divisas, los sistemas de pago alternativos y las monedas digitales no tendrían mucho impacto en la eficacia de las sanciones estadounidenses. Pero juntas, estas innovaciones están brindando cada vez más a los países la capacidad de realizar transacciones a través de canales a prueba de sanciones.

Esta tendencia parece irreversible. No hay razón para creer que las relaciones entre Washington y Beijing o Washington y Moscú mejorarán en el corto plazo. El escenario más probable es que las cosas empeoren, lo que llevó a Beijing y Moscú a redoblar sus esfuerzos para evitar las sanciones.

El surgimiento de un panorama financiero fragmentado amenaza tanto la diplomacia estadounidense como la seguridad nacional. Además de socavar la eficacia de las sanciones, el surgimiento de canales financieros a prueba de sanciones significa que Estados Unidos tendrá cada vez más un punto ciego cuando se trata de detectar lo que llama actividades globales ilícitas.

Todo esto significa que dentro de una década, las sanciones unilaterales de EE.UU. pueden tener poca mordida.

Código para noticias 2892

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 6 =