publicado el: 26 mayo 2023 - 06:59

El silencio de los trenes. ¿Pueden los EEUU estar desmantelando su red ferroviaria?

AUTOR: RUKLEMAN PALACIOS. ILUSTRACIÓN: ETTEN CARVALLO
El silencio de los trenes. ¿Pueden los EEUU estar desmantelando su red ferroviaria?

Segundo Paso para Nuestra América.- La cuestión del silencio de la prensa en los EE. UU. sobre los desastres de trenes es un tema complejo que genera preocupaciones sobre la justicia social y la explotación de las poblaciones de clase trabajadora. A pesar de que los accidentes de tren han estado ocurriendo en los EE. UU. con una frecuencia alarmante, los medios de comunicación a menudo les prestan poca o ninguna atención, y las autoridades no han tomado las medidas suficientes para mejorar la seguridad ferroviaria.

Poco se oye, se escucha y se ve que, en los últimos años, Estados Unidos ha sido testigo de un número significativo de trágicos accidentes de tren que han cobrado la vida de muchas personas inocentes. Casi nada se dice de que estos accidentes han generado serias alarmas en la población sobre la seguridad y confiabilidad de la red ferroviaria del país, que es notoria por su infraestructura obsoleta y la falta de modernización.

Un ejemplo claro de la desatención a esta grave problemática ocurrió en 2018, cuando un tren de Amtrak descarriló en un puente en el estado de Washington, matando a tres pasajeros e hiriendo a docenas más. El accidente se atribuyó a una falla en la instalación de la tecnología de seguridad moderna conocida como “Control Positivo del Tren” (PTC, por sus siglas en inglés), que está diseñado para reducir la velocidad o detener automáticamente un tren en caso de una posible colisión o descarrilamiento.

A pesar de los claros beneficios de PTC, su implementación se ha retrasado durante años debido a intereses opuestos en la industria ferroviaria, incluidos los ferrocarriles, los reguladores y los legisladores. Los críticos argumentan que los continuos retrasos y la falta de inversión del gobierno están contribuyendo a un mayor riesgo de accidentes de trenes, que son simplemente inaceptables en el siglo XXI para la principal potencia económica de hemisferio occidental.

Según el diario The Independent, más de una docena de trenes se han descarrilado en lo que va de 2023, siendo emblemático el desastre de Ohio en el que un tren de 150 vagones cargados de químicos tóxicos se estrelló fuera de las vías en la ciudad de East Palestine, contaminado una vasta área y desplazando a más de 2000 personas residentes de dicha población de unos 4800 habitantes.

Otro problema crítico de la red ferroviaria de EE. UU. es el estado deficiente de muchas de sus vías y puentes. Gran parte de la infraestructura ferroviaria del país data del siglo XIX y requiere una inversión significativa para actualizarla a los estándares modernos de seguridad y eficiencia. Por ejemplo, muchos puentes utilizados por los trenes en todo el país tienen más de un siglo y necesitan desesperadamente reparación o reemplazo, ya que no están equipados para manejar trenes más pesados o más rápidos. Según la Agencia de Estadísticas de Transporte de Estados Unidos, se han registrado 54.539 descarrilamientos de trenes entre 1990 y 2021, un promedio de 1.704 por año.

La cuestión del silencio de la prensa en los EE. UU. sobre los desastres de trenes es un tema complejo que genera preocupaciones sobre la justicia social y la explotación de las poblaciones de clase trabajadora. A pesar de que los accidentes de tren han estado ocurriendo en los EE. UU. con una frecuencia alarmante, los medios de comunicación a menudo les prestan poca o ninguna atención, y las autoridades no han tomado las medidas suficientes para mejorar la seguridad ferroviaria.

Más recientemente, el descarrilamiento de un tren en Montana que mató a tres miembros de la tripulación e hirió a otros siete llamó la atención sobre los peligros que enfrentan los trabajadores del tren. Desafortunadamente, eventos como este no son infrecuentes en los EE. UU., donde los trenes locales y regionales a menudo pasan por áreas densamente pobladas con infraestructura obsoleta y medidas de seguridad menos que adecuadas. La falta de cobertura mediática de estos accidentes de trenes destaca problemas más profundos relacionados con la clase y la equidad en los EE. UU.

Las colisiones, descarrilamientos y accidentes de trenes suelen afectar a las comunidades de clase trabajadora cuyos residentes pueden carecer de los recursos o la influencia para exigir un cambio. El hecho de que los medios de comunicación no informen sobre tales eventos indica su falta de interés en estas poblaciones y subraya una indiferencia social más amplia hacia los desafíos que enfrenta la clase trabajadora estadounidense.

Otra razón por la que los desastres de trenes pueden pasar desapercibidos en los EE. UU. es la relación voluble entre los medios y los políticos. No es ningún secreto que el gobierno tiene una influencia sustancial sobre lo que los medios eligen cubrir. Cuando las autoridades gubernamentales son reacias a abordar los problemas de seguridad de los trenes, es poco probable que los medios de comunicación informen sobre ellos. El silencio resultante solo magnifica la urgencia del cambio.

Código para noticias 3109

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
7 + 11 =