publicado el: 3 marzo 2020 - 08:05
Racismo: un mal fenómeno histórico

El racismo es una creencia según la cual un grupo de una raza se considera superior a los demás grupos de razas, siendo ésta una de las formas de discriminación más poderosas y destructivas.

Toda la historia del ser humano está llena de discriminación racial. Los antiguos griegos, los hindús y los chinos, a pesar de los grandes servicios que prestaron a la humanidad, tienen una larga historia en la que consideraron inferiores otras razas. El racismo también ha jugado un papel destacado en la historia contemporánea de América. Los blancos de América, usan el racismo como justificación para la esclavitud o la humillación de los negros. A menudo, en una sociedad donde prevalece el racismo, el grupo dominante justifica el racismo diciendo que los miembros del otro grupo son inferiores en inteligencia.

Joseph Arthur conde de Gobineau, llamado en ocasiones “padre del racismo contemporáneo”, expuso un pensamiento que también ha penetrado en muchos círculos científicos. Según su opinión, existen tres razas: blanca, negra y amarilla. La raza blanca disfruta de una superioridad en cuanto a inteligencia, moral y fuerza de voluntad en comparación a las demás razas, y estas características heredadas forman la base para la difusión de la influencia occidental en todo el mundo.

Los negros son la menos talentosa de estas tres razas y se caracterizan por una naturaleza animal, falta de moral e inestabilidad emocional. El racismo es algo más allá que un prejuicio racial. Las ideas de Gobineau se presentaron supuestamente como teorías científicas e incluso influyeron en Adolfo Hitler, quien utilizó estas ideas como parte de la ideología del partido nazi.

Otra causa del surgimiento del racismo, es la relación de explotación que los europeos crearon con las razas no blancas.

Las consecuencias del racismo

Si los europeos no creyeran que la raza negra fuera inferior, sería posible que nunca hubiese existido el comercio de esclavos. El racismo ayudó a la justificación del dominio colonizador sobre los no blancos y negándoles el derecho a la participación política. Un ejemplo es el caso del norte de América, donde incluso a los negros los consideraban peores que a los de pieles rojas, incluso aunque a los indios  los consideraban incivilizados, para referirse a ellos no utilizaban el término "raza baja".

Aunque hoy en día el racismo ha reducido considerablemente, debido a la lucha por una igualdad social y la elevación del nivel cultural y del conocimiento de la gente, aún en forma oculta y manifiesta (en todo el mundo, en especial en los países industrializados) menosprecian y degradan a grupos de razas no blancos privándolos de beneficios y oportunidades sociales.

Código para noticias 354

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 4 =