7 reglas de jurisprudencia islámica, respecto al coronavirus

SP - El sistema de pensamiento islámico cuenta con reglas y principios para todos los asuntos de la vida humana. De hecho, el islam no es solo una relación personal con Dios en forma de súplica y oración. Es por eso que el islam no es considerado como una religión, sino como un modelo completo y perfecto para todos los ámbitos de la vida; mientras la adoración y la devoción son consideradas parte de él.

La incidencia de varios eventos y problemas en la vida particular y social plantea preguntas para el ser humano, y el islam, como un modelo de vida perfecto, tiene respuestas e instrucciones para todos estos asuntos.

En las últimas semanas, la pandemia del coronavirus se ha convertido en un gran desafío para todos los países del mundo. Posiblemente, los seres humanos aún no habían experimentado algo similar; de igual manera, incluso, los países más avanzados se han rendido ante él. Infortunadamente la ciencia aún no ha presentado ninguna solución completa a esta crisis.

En este sentido, puede ser interesante analizar la jurisprudencia islámica, que tiene a su cargo organizar la vida particular y social de los musulmanes, y ver cómo dispuso órdenes y criterios hace mil cuatrocientos años para situaciones como la que enfrentamos hoy. Así, analizando las cuestiones de jurisprudencia, nos encontramos con varias reglas importantes:

Primera regla: es obligación remover todo lo que provoque pérdidas o peligro para el ser humano

Según las enseñanzas islámicas, todo individuo deberá alejar de sí mismo cualquier cosa que le provoque pérdida o daño; esto incluye también las enfermedades contagiosas que, obviamente, menoscaban la salud. En este sentido, pasar por alto las maneras de prevenir el Coronavirus y no dar importancia a este tema, indica desobediencia a una obligación, lo cual es considerado un acto prohibido.

Segunda regla: provocar pérdidas y dañar a otros tiene una responsabilidad civil

En la jurisprudencia islámica, un individuo que deliberadamente viola las instrucciones de los expertos en la salud, incurre en un acto ilegal. Por ejemplo, si alguien viola la prohibición de aglomerarse en una época de confinamiento, y asiste a una reunión o se encuentra con otra persona, y esto provoca perjuicios a otros, quien se mostró negligente ante la prohibición, debe asumir la responsabilidad civil de las consecuencias.

Tercera regla: dañar a otros tiene una responsabilidad penal

Si una persona, a sabiendas de que padece una enfermedad contagiosa, obvia las recomendaciones higiénicas  y se presenta en reuniones públicas o privadas, contagiando a otros, además de las responsabilidades civiles tendrá cargos penales. Y si alguna persona fallece a causa de esta falta, el responsable deberá pagar una compensación legal.

Cuarta regla: obligación de cuidar de los padres ancianos

Teniendo en cuenta el peligro que el Coronavirus representa para la salud de los ancianos, si los padres de una persona son mayores, los hijos están legalmente obligados a cuidar de ellos. El mismo cuidado y protección para los niños debe aplicarse para los adultos.

Quinta regla: está prohibido viajar en el período de la epidemia de Coronavirus

Viajar durante el período en el que la capacidad de contagio de un virus es alta, provocando que se expanda y se contagie a otros, es un acto prohibido.

Sexta regla: está prohibido realizar cualquier acto religioso recomendable que provoque la expansión del virus

Los actos en el islam se dividen en: obligatorio, prohibido, recomendable, desaconsejable y permitido. Los actos recomendables son aquellos que tienen recompensa Divina. Durante la propagación del Covid-19, debe evitarse la realización de actos preferibles como asistir a centros islámicos o mezquitas, o congregarse para recitar súplicas y el Corán; incluso visitar a la familia (a pesar de que en el islam este acto representa una gran recompensa) ya que estas actividades representan un riesgo para la salud pública.

Séptima regla: está prohibido el acaparamiento de artículos indispensables

En el período en el que un virus como el Covid-19 se propaga, es natural que la gente necesite artículos tales como barbijos, desinfectantes y alimentos. Algunas personas, para obtener mayor ganancia, almacenan estos productos para venderlos posteriormente a un precio más elevado. Según la jurisprudencia islámica y considerando que dichos elementos son de consumo prioritario, está prohibido acumularlos con esta intención, pues este acto se considera un gran pecado.

Mag. Farhad Fallah

Código para noticias 412

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 2 =

comentarios

  • Comentarios publicados: 4
  • Comentarios pendientes: 0
  • Comentarios rechazados: 0
  • Fátima 00:04 - 2020/03/28
    7 0
    Salam aleikum Estoy muy de acuerdo y es importante que los hermanos musulmanes lo sepan y lo entiendan me gustó mucho se lo mostrare a otros hermanos .
  • Emiliano Bilal Assad Emilianoassad86@Hotmail.com 00:09 - 2020/03/28
    1 0
    No hay dudas que las reglas Islámicas conllevan un beneficio para uno mismo y para toda la sociedad, el respeto a la vida y a la salud en todas sus formas son principios fundamentales que debe cumplir todo musulmán. Una vez mas orgulloso de estas reglas que traen aparejado el respeto por la vida humana y a modo de prevencion y de no propagación del Convid-19 ; sin duda una batalla y prueba que deberá pasar el ser humano siempre respetando los consejos de los profesionales de la salud como se debe, ya que consultar y acatar lo que dicen los especialistas en el tema es de primordial importancia. Ruego a Allah la pronta solución a esta Pandemia y la recuperación de todos los enfermos in sha Allah.
  • Zahra Caicedo 03:26 - 2020/03/28
    1 0
    Genial! Muy importante tener conocimiento respecto a estos asuntos durante la pandemia. Muchas gracias ❤️
  • Rezashia 18:49 - 2020/03/28
    0 0
    Un ejemplo a seguir por todas aquellas personas que vivimos en lo que llamamos países civilizados. Aún así El Islam como forma de vida continúa brindando conocimiento basándose en la ciencia y en la creencia.