Resolución del Senado para salvar la economía del impacto de la crisis del coronavirus

SP - Finalmente, después de varios días de intensas negociaciones entre senadores estadounidenses, el plan más grande para rescatar la economía de los Estados Unidos fue aprobado en el Senado, con el objetivo de contrarrestar los efectos de la pandemia del coronavirus.

El paquete de 2,2 billones de dólares quedó aprobado con 96 votos a favor y ninguno en contra, mientras la mayoría afirmó que el número de contagios por el  coronavirus en los Estados Unidos es de aproximadamente 70 mil personas y el total número de muertos supera a las mil personas.

Si la resolución del senado es aprobada por la Cámara de Representantes y luego firmada por el Presidente de los Estados Unidos serán distribuidos cientos de miles de millones de dólares en efectivo entre los ciudadanos estadounidenses, trabajadores, propietarios de pequeñas empresas y, en última instancia, grandes corporaciones afectadas por este virus.

Las cuarentenas estatales y locales en los Estados Unidos sumado a todo esto el cierre de las actividades comerciales en las diversas regiones de este país, ha puesto a la economía estadounidense bajo una gran presión. Algunas estimaciones dicen que, si no se toman medidas urgentes, se repetirá nuevamente la crisis económica que afectó ese país en los años 2007 y 2008. Incluso se ha argumentado que las consecuencias por el coronavirus podrían llevar a los Estados Unidos a una crisis más grande y profunda que la de hace 12 años.

El Secretario del Tesoro de los Estados Unidos “Steven Mnuchin” hace unos días atrás advirtió que si los paquetes de estímulo no se entregan en el menor tiempo posible la tasa de desempleo en ese país alcanzará rápidamente una atroz proporción del 20%.

Estas advertencias eventualmente llevaron a la Casa Blanca y al Congreso Norteamericano ha acordar el plan de ayuda más grande en la historia de los Estados Unidos. A pesar de esto, aparte de acordar la necesidad y la generalidad del plan, todavía existen profundas discrepancias entre los políticos estadounidenses y los activistas económicos. Por ejemplo, los demócratas han descrito el plan propuesto por el gobierno federal y aceptado por el Senado, como una distribución desequilibrada de los impuestos de los ciudadanos entre las grandes empresas e ignoran las difíciles condiciones de los trabajadores, dueños de negocios y pequeños comercios. Algunos de ellos consideran que enviar un cheque de $1,200 dólares a personas de bajos ingresos y pobres que han quedado desempleadas como resultado de la pandemia del coronavirus no puede resolver el problema; y esto es mientras que se ha previsto entregar una suma de 500 billones de dólares a las grandes empresas y consorcios.

“Alexandria Ocasio-Cortez” quien es un miembro del Partido Democrático Progresista en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos en oposición a la propuesta del Senado, dijo: “La suma a pagar a los trabajadores afectados por el coronavirus finalmente será puesto en las bolsas de los dueños de las grandes empresas”.

Sin embargo, los republicanos insisten en que sin el financiamiento del gobierno a las grandes corporaciones colapsará la economía de los Estados Unidos y todos se verán perjudicados, incluyendo los trabajadores y demás individuos de la sociedad.

Incluso suponiendo que fuesen efectivos los paquetes de 2,2 billones de dólares para salvar la económica de los estadounidenses del gran impacto del coronavirus existen también serias dudas. Por ello, se predice que tal vez la Casa Blanca y el Congreso vuelvan a tener que gastar billones de dólares más para evitar el colapso económico posterior al coronavirus, y esto en la situación económica en que actualmente se encuentra Estados Unidos sin considerar las consecuencias derivadas del virus, con la presión de un déficit de un billón de dólares y una deuda de 23 billones de dólares.

Código para noticias 414

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
6 + 1 =