publicado el: 9 mayo 2020 - 03:38
Un mundo de empatía

SP - El movimiento internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es una red humanitaria mundial que cada vez que en cualquier parte del mundo un ser humano sufre algún tipo de daños como ser por la guerra, desastres naturales, problemas de salud y asuntos sociales, presta atención médica y ayuda de manera inmediata e intenta aliviar los dolores.

La Cruz Roja y de la Media Luna Roja son organismos internacionales cuyo principal deber es prestar auxilio a los afectados por los desastres naturales y por la mano del hombre, así como proporcionar servicios humanitarios a las personas vulnerables de la sociedad.

Actualmente, el movimiento cuenta con más de 97 millones de voluntarios y con un plantel calificado de 450 mil personas en todo el mundo. Esta red amplia ha preparado el terreno para realizar actividades alrededor de 200 países del mundo. Esta organización realiza su labor bajo una serie de principios; por ejemplo, intentar aliviar el sufrimiento de los seres humanos, aportar su salud, también proveer su dignidad y tratar de establecer la paz y la amistad entre los seres humanos.

Vale la pena dar un vistazo a la historia de formación de esta organización. En un día no muy lejano en el año 1859, un comerciante suizo, regresando de un viaje de negocio, atestiguó los acontecimientos posteriores a la guerra en la región de Solferino, actual Italia. Esta guerra sangrienta dejó miles de heridos por no haber atención médica y eso conducía a la muerte. Henry Dunant con sacrificio y con la ayuda de sus compañeros y la población local, empezó a atender a los heridos y afectados por esta guerra. Luego, publicó sus memorias y observaciones en un libro llamado “Un recuerdo de Solferino”. Las ideas planteadas por Henry Dunant en este libro, condujo a la fundación del Comité internacional de la Cruz Roja en 1863. Este comité que incluía algunos países, decidió formar comités de ayuda en todos los países y eligieron un símbolo para ello. Se acordó que el símbolo de este nuevo organismo fuera la bandera suiza invertida en los colores; o sea, una bandera blanca con una cruz roja en el centro y que lo llamarían “la Cruz Roja”. 

Después, los países musulmanes también se unieron a este comité y escogieron una media luna roja sobre la base blanca y lo llamaron “la Media Luna Roja”.

Este movimiento tiene tres principios básicos; es decir, estos tres principios forman el movimiento internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, que hará todo lo posible para auxiliar a millones de personas en todo el mundo a la hora de algún desastre natural o conflicto social como las guerras, los conflictos armados y otras situaciones violentas. Cada año, más de 160 millones de personas en todo el mundo se benefician de los servicios de esta organización.

Primer principio: el comité mundial de la Cruz Roja

Su misión es puramente humanitaria y sirve para apoyar y proteger la vida y la dignidad de las víctimas de la guerra y violencias internas y también ayudar a la sociedad. Según el derecho internacional, el comité como el custodio de las convenciones de Ginebra, tiene la responsabilidad permanente de visitar a los prisioneros, organizar operaciones de socorro, reunir a las familias y realizar otras actividades humanitarias durante los conflictos armados. También, intenta proporcionar las necesidades de los desplazados internos, crear conciencia sobre el peligro de las minas terrestres y municiones sin explotar y buscar a los desaparecidos durante los conflictos armados.

Segundo principio: las poblaciones nacionales

Este grupo ofrece un servicio amplio, desde ayuda y asistencia a la hora de desastres naturales a los afectados y víctimas, hasta enseñar primeros auxilios y reunir a familias. El conocimiento y la experiencia autóctona de estos grupos, el acceso a las sociedades locales y su infraestructura les permite recibir de inmediato el mejor auxilio posible cuando sea necesario.

Los voluntarios de las poblaciones nacionales, en el momento de desastres, a veces son los primeros en aparecer en la escena y se quedarán auxiliando a las sociedades afectadas mucho tiempo después de que las demás organizaciones  abandonen el lugar.

Estas personas también juegan un papel importante para garantizar la implementación de programas de cuidado, prevención y preparación de forma diaria; desde visitar a las personas que sufren enfermedades crónicas como el VIH en África hasta organizar prácticas de alerta pública en áreas, donde hay riesgos de tormentas severas como por ejemplo en EEUU.

La promoción de los valores humanitarios es la parte inseparable de las actividades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. Las poblaciones nacionales lanzan campañas publicitarias y hablan en nombre de las personas vulnerables de la comunidad; así mismo, crean conciencia sobre el derecho internacional humanitario.

Tercer principio: federaciones internacionales de la comunidad de La Cruz Roja y la Media Luna Roja

Estas federaciones tienen la responsabilidad de coordinar y dirigir las operaciones de prestar auxilio internacional después de desastres naturales o derivados de la acción humana en las situaciones no bélicas. La misión de esta institución es mejorar la condición de vida de las personas vulnerables mediante la movilización de las fuerzas humanitarias.

Entre otras actividades se incluyen implementar programas de preparación  para los desastres, actividades sanitarias y curativas y promoción de los valores humanitarios.

Esta organización apoya especialmente los programas de mitigar el riesgo y promocionar la lucha contra el VIH, la tuberculosis, la gripe aviar y la malaria. La federación también está intentando combatir la discriminación y la violencia, promover los derechos humanos y ayudar a los migrantes.

Por otra parte, el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja tiene siete principios fundamentales que guían en todas las actividades y son aplicadas en toda situación.

Humanidad: la proposición del movimiento es proteger la vida y la salud del ser humano, así como garantizar la dignidad de ello. Además, promueve el entendimiento mutuo, la amistad, la cooperación y la paz estable entre las naciones.

Imparcialidad: el movimiento no tiene ninguna afinidad hacia alguna nacionalidad, raza, religión, clase social u opiniones políticas.

Neutralidad: en las condiciones bélicas, el movimiento se abstiene de tomar parte y en ningún momento se involucrará en los conflictos políticos, raciales, religiosos o ideológicos.

Independencia: el movimiento es independiente. Los representantes locales además de jugar un papel auxiliar en los servicios humanitarios de sus propios gobiernos y respetar la ley de los respectivos países, siempre deben mantenerse de manera independiente para poder actuar conforme con los principios del movimiento.

Servicio voluntario: la membresía en el movimiento es voluntario y bajo ninguna situación, el lucro lo alentará.

Unidad: en cada país, solo puede haber una población de la Cruz Roja o la Media Luna Roja. También debe ser accesible para toda la población y de uso público. Esta comunidad debe realizar las actividades humanitarias en su territorio natal.

Universalidad: todas las comunidades en el movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, tienen situaciones iguales y las mismas responsabilidades y deberes de ayudarse mutuamente.

Ahora, si echamos un vistazo al mundo que nos rodea, lo que llama nuestra atención es actualmente un mundo lleno de seres humanos esperando el socorro por temor a perder su vida, después de haberse expendido el virus Covid-19 por todo el planeta. Esta ayuda puede ser ejecutada por las organizaciones como las mencionadas en este texto a través de las personas que brindan ayuda por sus propias creencias.

Código para noticias 572

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 7 =