publicado el: 30 julio 2020 - 20:43
Día de Arafat

Islamaldia - Los Días, las horas, los minutos y los momentos, ninguno de ellos son parecidos ni similares a los otros. Cada uno tiene su propia belleza .La frescura de la brisa primaveral y el aroma de las flores, los ardientes rayos del sol, las gotas de lluvia y la nieve... la primavera, el verano, el otoño y el invierno tienen cada uno sus propias bellezas y son huéspedes de la vida del ser humana. Estas son características materiales.

Pero, algunos días tienen efectos espirituales especiales, de los cuales necesita el alma humana. Por estos días la brisa de la misericordia divina va abarcando especialmente a las criaturas que viven en la Tierra. El hombre en estos días especiales, puede alcanzar el crecimiento espiritual, solo  con un poco de atención y conciencia propia respecto de ellos.

El hombre piadoso necesita de estos días para llegar a la  perfección con  la ayuda de  la misericordia divina. Por lo tanto, el hombre debe conocerlos bien y así  saber aprovechar sus bendiciones. Es por eso que los grandes hombres de la religión dieron a conocer estos días a los seres  humanos. Uno de estos días importantes en la vida espiritual del hombre es el Día de Arafat.

El noveno día del mes de Dul-hiyya es el Día de Arafat. Arafat  es El día  en que los peregrinos de la Casa de Dios entran al desierto del mismo nombre (Arafat). Establecerse en Arafat es uno de los actos del Hayy. Pero este día no es  solo para los peregrinos, es más, en este día todo ser humano, en cualquier parte del mundo, puede beneficiarse de la misericordia divina. Es por eso que el Profeta del Islam (la Bendición de Dios sea con él y su familia purificada) dijo: "El Día de Arafat es un día de oración y súplica a Dios".

La importancia de este día

La importancia de este día, en la vida espiritual del hombre, se narra en muchos hadices del Profeta del Islam y sus sucesores infalibles.

En El día de Arafat, el Imam Sayad (la Paz de Dios sea con él) vio a un hombre pobre que estaba pidiendo a la gente, el Imam le dijo: “¡Ay de ti! ¿En este día suplicas a otro por fuera de Dios?”. El día de Arafat es tan bendito que incluso los fetos en el vientre de la madre se ven beneficiados por el mismo. Uno de los efectos del Día de Arafat es la salvación del hombre de la oscuridad y del fuego del infierno. El Profeta del Islam dijo: “Ningún día es como el día de Arafat, Dios no librará a ningún hombre del fuego del infierno como en este día”.

El camino para alcanzar las bendiciones en el Día de Arafat

El hombre debe hacer obras para recibir los efectos espirituales de este día. El Profeta de Dios y sus sucesores infalibles establecieron éticas y acciones especiales para este día. Algunas de estas acciones son para los peregrinos que ese día se encuentren en el desierto de Arafat. También, hay otras acciones que son para todos los seres humanos que busquen la perfección y los beneficios de este día .Todo creyente puede disfrutar de la misericordia divina con la ayuda de estas prácticas; Algunas de estas  acciones y comandos generales son:

Uno: pasar la noche en vigilia (con intención de acercarse a Dios Todopoderoso);

Dos: peregrinación al santuario del Imam Husain (la Paz de Dios sea con él) en Karbala;

Tres: leer suplicas para el Imam Husain ibn Ali (Ziarat – salutaciones);

Cuatro: el pedido de perdón;

Cinco: realizar las oraciones meritorias;

Seis: hacer las oraciones especiales de este día:

Hacer  dos ciclos de oración como los de la oración de la mañana, pero con la diferencia de que en el primer ciclo se recita la surah Alfatiha, después la surah Tauhid; y en el segundo ciclo de la oración se recita la surah Alfatiha y luego la surah Al-Kafirun, y luego de terminada la oración como de costumbre suplicar lo que se quiera a Dios Todopoderoso.

Arafat es el lugar de los amantes de Dios

Arafat es un desierto plano y seco que se encuentra aproximadamente a 24 km al norte de La Sagrada Meca y al pie de una montaña llamada Yabal Al-Rahmat. En el noveno día del mes islámico de Dul-hiyya, conocido como el Día de Arafat, los peregrinos van a Arafat desde el desierto de Mina para realizar la parte más importante de los rituales del Hayy. Este desierto es Tierra Santa, donde todos los profetas y los piadosos estuvieron y adoraron a Dios. Arafat es el lugar donde el profeta Adán (la Paz de Dios sea con él) confesó sus pecados y fue perdonado por Dios. También es el lugar donde el Arcángel Gabriel enseñó los rituales del Hayy al Profeta Abraham (P) y reveló el último capítulo del Sagrado Corán al Profeta Muhammad (P) y el Profeta se los enseñó a la gente y a sus discípulos.

En el desierto de Arafat, el Mensajero de Dios invitó a los musulmanes a ser los seguidores del Imam Ali y dijo: “Confío dos cosas entre ustedes. Agárrense a ellas para que no se extravíen. Una es el Libro de Dios y la otra es mi familia”.

La Oración de Arafat del  Imam Husain, Hermosas palabras de adoración

El día de Arafat es un día de oración y súplica. La oración es la demostración  de la pobreza del hombre ante el Creador. En el día de Arafat, Dios envía sus misericordias y bendiciones especiales a Sus siervos, y el hombre puede recibir muchas bendiciones suplicando y adorando a Dios en este bendito día. Una de las suplicas famosas del Imam Husain ibn Ali (P) en  este día, es la súplica de Arafat.

Bashar y Bashir, los hijos de Asadi, narraron  del  día de Arafat: estuvimos con el Imam Husain en la tierra de Arafat. El Imam salió de la tienda y recitó la súplica de Arafat con un grupo de sus familiares, niños y seguidores, al pie de la montaña. La súplica de Arafat del Imam Husain es, de hecho, una escuela completa de autoconocimiento y teología para todos los seres humanos hasta el Día del Juicio Final.

En esta súplica, el Imam Husain cuenta las verdades que el hombre necesita.

El Imam Husain iluminó el camino de la vida humana con la luz de esta súplica.

La suplica de Arafat  es una luz divina. Una luz que nunca se apaga. Esta luz salva al hombre de la oscuridad de la ignorancia. El hombre puede entender el significado de su vida con la súplica de Arafat. El Imam Husain dijo en la súplica de Arafat que: “Dios nunca deja a los seres humanos solos”; “El hombre es pobre ante Dios, y Dios es en verdad la fuente de toda bondad en el universo”.

El Imam Husain considera que conocer a Dios, creerle y obedecerle, es el camino hacia la salvación y el comienzo de la vida espiritual. De hecho, el Imam Husain en esta súplica nos ha mostrado el camino al Cielo.

Por. Maestro Miryousefi

Código para noticias 823

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 8 =