publicado el: 12 septiembre 2020 - 02:17
Nueva ola de islamofobia en Europa

Segundopaso - Lo Reciente 15: Este programa trata el tema de la quema del Corán en Suecia y la publicación de caricaturas insultantes sobre el Profeta del Islam (P).

Mientras el mundo todavía está lidiando con el brote generalizado del coronavirus, ha comenzado una nueva ronda de islamofobia en Europa. La revista francesa "Charlie Hebdo" repitió una vez más las caricaturas insultantes contra el Profeta del Islam. La revista de humor con sede en París, volvió a publicar caricaturas en las que se insultaba al Santo Profeta (P), un día antes del juicio de 13 personas acusadas de participar en un tiroteo en la oficina de la revista en 2015.

El autor del editorial esa semana, mientras reeditaba caricaturas insultantes sobre el Profeta de Islam, escribió: "Estas imágenes pertenecen a la historia y la historia no se puede reescribir ni borrar".

La reedición de las caricaturas que insultaban al Profeta tuvo lugar una semana después de la quema del Sagrado Corán en Suecia. Algunos extremistas de derecha en este país quemaron el Sagrado Corán en un insulto a las santidades musulmanas. La medida provocó reacciones.

El Observatorio de los Derechos de las Minorías Musulmanas escribió en respuesta a los recientes acontecimientos en Europa: "El punto a considerar sobre el tema de la blasfemia contra los musulmanes es que todo esto está sucediendo ante los ojos de la policía en Occidente”. El Centro para la Protección de los Derechos de las Minorías Musulmanas agregó: "Hemos visto esto en los Países Bajos, Francia, Dinamarca y otros países europeos".

La respuesta a la protección de los derechos de la minoría musulmana en Europa subraya el hecho de que la islamofobia en Occidente es un fenómeno bien planificado y cuenta con el apoyo de los gobiernos occidentales.

Contrariamente a las afirmaciones de los gobiernos occidentales, la blasfemia contra las santidades islámicas es contraria a los estándares del derecho nacional e internacional. Los gobiernos occidentales se comportan de manera bastante instrumental con la libertad de expresión. Los gobiernos occidentales afirman que la libertad de expresión es uno de los pilares de la democracia liberal y que no pueden restringir la "libertad de expresión" e impedirla. Pero hay muchos ejemplos que muestran que Occidente tiene un "doble discurso” en este sentido.

Solo un ejemplo de esto sucedió en la misma publicación de Charlie Hebdo, y ese fue el despido de Maurice Sint. El 27 de enero de 2009, el dibujante Charlie Hebdo fue despedido por publicar un artículo y contar una broma sobre el hijo del entonces presidente francés Nicolas Sarkozy. Maurice fue acusado de incitar al odio contra los judíos. La ilegalidad y la prohibición de las críticas a la homosexualidad y los comentarios, preguntas e indagaciones sobre el Holocausto en algunos países occidentales son otros ejemplos del enfoque dual de la libertad y los derechos humanos.

Las críticas al Holocausto en Francia se castigan con hasta un año de prisión y una multa.

Insultar a diferentes religiones es inmoral y contrario al derecho internacional, como los artículos 19, 3 y 20 del Pacto Internacional de Derechos Humanos.

En el párrafo 3 del artículo 19, el derecho a la libertad de expresión no es ilimitado y se debe tener en cuenta la dignidad de los demás y el mantenimiento del orden público.

El artículo 20 del Pacto prohíbe la propaganda de guerra y la incitación al odio de cualquier naturaleza nacional, religiosa o racial.

Además, la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas de 1948, la Declaración de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas de 1996, la Declaración de la Cumbre de las Naciones Unidas del 12 de diciembre de 2003 y la Declaración de la Cumbre de Durban de 2003 también prevén la condena de la blasfemia contra religiones y figuras religiosas.

Insultar las santidades de casi dos mil millones de personas en el mundo es un comportamiento racista y discriminatorio que de ninguna manera es justificable y se basa únicamente en el resentimiento y la hostilidad de los gobiernos occidentales hacia las enseñanzas pacifistas del islam.

Insultar las santidades musulmanas y la "islamofobia" no es un fenómeno nuevo, Occidente lo ha incluido ampliamente en su agenda desde el colapso de la Unión Soviética y el surgimiento del islam en muchos países occidentales.

Este fenómeno comenzó hace más de tres décadas con la publicación del libro de Salman Rushdie, y se ha extendido gradualmente de diversas formas en los países occidentales. Publicación de caricaturas insultantes en diversas publicaciones danesas, preparación y publicación de varias películas como "Sedición" e "Inocencia de los musulmanes" y caricaturas insultantes sobre el Profeta del Islam (P) en la revista francesa "Closer" y publicación frecuente de caricaturas insultantes que insultan al Profeta de la Misericordia en Charlie Hebdo es un ejemplo. Los gobiernos occidentales están alimentando la islamofobia con dos objetivos principales.

Una es que la voz del verdadero islam no llegue a las personas sedientas de espiritualidad y justicia divinas, y la segunda es la destrucción del rostro del verdadero islam. Por esta razón, con el fin de destruir el rostro de las verdaderas enseñanzas del islam, los medios occidentales generalizan las acciones y crímenes de los extremistas y grupos terroristas como al-Qaeda, Daesh y los talibanes, a la población musulmana en general; los grupos que solo provocan problemas para las naciones musulmanas. Estamos viendo cada vez más en las noticias que las armas de estos grupos terroristas vienen de los países europeos y de los EE.UU.  Una pregunta que siempre está sin respuesta, es que ¿por qué estos grupos nunca tienen problema con Israel?

En los medios occidentales, el islam es igual a petrificación, violencia, atraso e intolerancia ciega. En este sentido, propagan la reacción de los musulmanes a los insultos a las santidades islámicas, la petrificación y los prejuicios ciegos.

Sin embargo, las santidades de cualquier religión son veneradas y sagradas para los seguidores de esa religión y no son exclusivas de los musulmanes. Los defensores del libertarismo y la justicia en Occidente piensan que al insultar un santuario islámico para destruir la imagen del verdadero islam, pueden lograr su objetivo de prevenir la infiltración de las enseñanzas justas y pacíficas del islam en Occidente.

Las investigaciones nuevas demuestran que a pesar de toda la propaganda anti islámica en las sociedades occidentales, la tendencia hacia el islam especialmente entre las mujeres, está creciendo rápidamente. Este es un momento en el que los medios occidentales se esfuerzan por promover el islam como una religión anti-mujer.

RAS/ YSC

Código para noticias 979

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 5 =