Acción de la policía de Colombia revivió el recuerdo de la muerte del joven negro estadounidense

Segundopaso - Lo Reciente 16: Colombia, una de las principales bases de influencia política y militar de Washington en América Latina, vive actualmente con protestas masivas que no se diferencian de las del pueblo estadounidense.

Los colombianos han organizado protestas masivas durante la semana pasada por la brutalidad policial contra un abogado llamado Javier Ordóñez, quien fue asesinado en una de las calles de Bogotá.

La muerte de este abogado se produce después de que dos policías en la capital colombiana, usaran repetidamente pistolas eléctricas. Un video difundido desde el lugar de la acción policial muestra al abogado de 46 años siendo agredido por agentes de seguridad, pidiendo ayuda y la gente que graba este video pide a la policía: "Por favor, no le haga más".

La divulgación de estas imágenes y la muerte del ciudadano colombiano ha revivido el amargo recuerdo del asesinato de George Floyd; es decir el pueblo de Colombia relaciona el caso del abogado con la muerte Floyd quien en mayo fue asfixiado por un agente policial en el estado Minesota.

El pueblo de Colombia hace un llamado al gobierno, y en particular al presidente Iván Duque, a reformar la situación de la sociedad del país, que siempre ha enfrentado la inseguridad de sus ciudadanos.

Según las últimas estadísticas publicadas en septiembre, desde principios de 2020, el número de las personas muertas en Colombia como consecuencia de un ataque con arma de fuego con la intención de matar a un miembro o miembros de una familia, ha llegado a 52 personas. Una proporción significativa de víctimas en Colombia son activistas sociales y pro derechos humanos, y el gobierno es constantemente criticado por la gente y las organizaciones internacionales de DDHH.

Por supuesto, las similitudes entre la forma en que la policía colombiana y los Estados Unidos tratan a los ciudadanos no son descabelladas. El gobierno ha sido tradicionalmente uno de los aliados más importantes de Washington en la región latinoamericana. Estados Unidos siempre está tratando de mantener a este país como una base militar para sí mismo en la región para que tenga el control necesario sobre otros territorios.

Esto ha llegado tanto que Colombia anunció en 2018 que era uno de los "socios internacionales" de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y según el entonces presidente colombiano, "Juan Manuel Santos", es el primer país de América Latina que logró esto. El intento de Washington de llevar la OTAN a América Latina ha sido criticado repetidamente por otros países de la región.

El pueblo colombiano cree que el entrenamiento militar que los estadounidenses están dando a las fuerzas colombianas, conducirá a tales incidentes; fuerzas que han estado ociosas a lo largo de los años frente a la violencia social y los grupos criminales y han provocado una crisis en la sociedad colombiana.

Es por eso que la gente en sus protestas callejeras no solo pide el fin de la violencia por parte de las fuerzas gubernamentales, sino también el restablecimiento de la seguridad de su comunidad, que fue destruida por la militarización estadounidense del país.

Sin embargo, las protestas en Colombia se han intensificado hasta el punto en que al menos 13 personas han muerto por la represión de la policía del país suramericano.

Pero el gobierno colombiano también ha tomado medidas para calmar la situación.

El gobierno anunció el martes pasado que al menos 58 policías en Colombia serían investigados ​​por abrir fuego contra personas durante las recientes protestas. Según funcionarios colombianos, la revisión y análisis técnico de al menos 50 videos e investigaciones internas permitió la identificación de 58 fuerzas de seguridad que admitieron disparar durante las protestas del miércoles y jueves.

"Hasta el momento se han sometido a análisis técnico cerca de 50 videos, y se establecieron 43 investigaciones disciplinarias por hechos ocurridos el 9 y 10 de septiembre", informó la policía de Colombia.

El ministro de Defensa de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, también reconoció que el asesinato del abogado fue un error y fuera de lo común; sin embargo, no precisó si el pueblo colombiano debe preocuparse por su propia seguridad en la sociedad durante unos años y si la gran presencia militar de Estados Unidos allí les ha traído seguridad o no.

Código para noticias 998

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
4 + 11 =