Tras la victoria de Arauz, se juega con el voto de los ecuatorianos

Segundopaso - Los primeros resultados de conteo rápido realizado el domingo 7 de febrero con el alcance del 90% se publicó los siguientes resultados: Arauz: 31,74% Guillermo Lasso: 20,05% Yaku Pérez: 19,85% de votos válidos. Más tarde, luego del conteo oficial el segundo y tercer lugar variaron, Arauz, 32,31%, Pérez 19,67% y Lasso 19,55%. Declarando a Arauz como ganador en primer lugar y disputándose el segundo lugar con un estrecho margen entre Pérez y Lasso. Una vez escrutado el 100% de votos los resultados variaron nuevamente: Arauz 32.70, Lasso 19,74 y Pérez 19,38 Desplazando al candidato indigenista Yaku Pérez al tercer lugar.

El candidato Yaku Pérez, reacciona y hace acusaciones de fraude; convoca a sus bases a “defender” sus votos con actitud beligerante, presenta una demanda a la Corte Constitucional para suspender los escrutinios en las 24 provincias, la que es negada por no cumplir con la Ley Orgánica de Garantías Constitucionales. Por otro lado, también asegura que el Ejército ya no resguarda el material electoral, pero el CNE negó esta afirmación, pues se mantiene un convenio con las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional para la custodia permanente.

Más tarde baja su tono y cambia su discurso llamando al “diálogo” al candidato Lasso, con quien se disputan los votos e invita al resto de candidatos para la apertura de urnas con un delegado de cada partido, además exige la presencia de los veedores de la OEA, organización que no brindó ninguna garantía en el caso de boliviano, y demostró complicidad ante el golpe de Estado, aunque aparentemente digan que defienden la democracia.

De cualquier manera, su actitud autoritaria causó preocupación en la ciudadanía, ya que se hablaba de una gran movilización del Partido Pachakutik, muy inoportuna en momentos electorales, jugando un rol desestabilizador usando al movimiento indígena como en ocasiones pasadas.

Diana Atamaint -presidenta del CNE- rechazó “absolutamente" que habría "intenciones de fraude" y, expresó que las elecciones se efectuaron con normalidad, responsabilidad y transparencia. También sostuvo que, si instituciones del Estado o internacionales quieren hacer una auditoría del proceso electoral realizado, pueden hacerlo. Pero en ningún caso se cambiará la agenda del calendario Electoral que establece el 11 de abril como una fecha inamovible para realizar las votaciones de segunda vuelta.

El Consejo Nacional Electoral del Ecuador (CNE), luego del impase provocado por Pérez, confirmó que se revisará el 100% de la votación en la provincia del Guayas, incluidas las actas con novedades y se revisará el 50% de la votación en 16 provincias. Aclaró que se trata de un proceso de revisión contable de los votos del paquete electoral, "sin significación estadística". Además, se habilitará una veeduría ciudadana al sistema informático con delegados de las partes. Una vez terminada la revisión se hará la proclamación definitiva de resultados. "Todo el proceso se transmitirá en vivo en los canales del CNE de manera continua", nota publicada en el periódico ecuatoriano El Comercio.

Ante los acontecimientos inesperados de estos últimos días, nos hace pensar que algo está sucediendo… se nota la intención en agudizar la incertidumbre y generar un clima de desconfianza. En el caso del CNE, pese a las declaraciones aclaratorias de la presidenta, se evidencia su debilidad al acceder a las peticiones del candidato Yaku Pérez, quien demuestra su ansiedad para llegar a la segunda vuelta, y para ello, recurre a hacer acusaciones en contra del correísmo, quienes no tienen presencia en el CNE. Notándose el interés por desacreditar al candidato Arauz.

Mientras tanto, en estos mismos días casualmente se da el encuentro del Fiscal General de Colombia -Francisco Barbosa- quien entrega a su par del Ecuador -Diana Salazar- información encontrada en dispositivos digitales atribuidos a Andrés Vanegas Londoño -alias Uriel- exjefe de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), muerto en un operativo militaren en el mes de octubre. Los investigadores han afirmado que existe una carpeta en la con archivos de las comunicaciones de “Uriel” que demuestran el interés del ELN en financiar la campaña presidencial del binomio Arauz – Rabascall de Ecuador, según informó el Semana de Colombia.

Al momento que se habla de fraude y se mantiene al país expectante ante la definición del segundo puesto en votaciones, claramente se observa una intención en alarmar al Ecuador con la difusión de noticias de injerencia en Ejército de Liberación Nacional ELN en la política interna del país. La dirigencia del ELN calificó como falsas las versiones publicadas en medios locales sobre su presunto apoyo a políticos en Ecuador y criticó al Gobierno colombiano por supuestamente animar una "guerra de información para injerir" en las elecciones de ese país, según intereses de Estados Unidos.

Además, usan otros escenarios como Venezuela y Cuba para satanizar la ideología socialista y vincularlos con grupos armados. Se ha mencionado, por ejemplo, la presencia de este grupo guerrillero en Venezuela y sobre el rumor de un atentado en Bogotá, donde interviene el embajador cubano dando una alerta que resultó falsa. Es evidente que, con todos estos acontecimientos, se trata no solo de perjudicar al binomio corrreísta que obtuvo la victoria en la primera vuelta, sino también desterrar las ideas del socialismo del Siglo XXI y de la izquierda progresista que va tomando fuerza en la región.

Pretenden de esta forma descalificar la candidatura de Arauz y si es posible eliminarlo de la contienda electoral, aunque el Código de la Democracia en el artículo 108 de la normativa, reza que los postulantes a dignidades de elección popular “no podrán ser privados de la libertad ni procesados penalmente desde el momento de la calificación hasta la proclamación de resultados, ni enjuiciados, salvo los casos de delito flagrante, delitos sexuales, violencia de género e intrafamiliar”. Sin embargo, al proclamar los resultados finales podrían activarse procesos penales… Por lo tanto, no solo es un escándalo más, que ha provocado la oposición y la derecha ecuatoriana, sino es un peligroso juego político que atenta la democracia.

Código para noticias 1358

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
9 + 7 =