publicado el: 20 febrero 2020 - 01:21
El Mes de Muharram

Muharram es el nombre del primer mes del calendario lunar. Quien se encuentre en un país islámico o entre los chiíes, se percatará que con la llegada de este mes la imagen de las ciudades y los pueblos cambia drásticamente.

Banderas negras y en ocasiones verdes ondean en las puertas de las mezquitas, las casas, las empresas y en las calles.

Hombres y mujeres, jóvenes y viejos, visten de negro. En estos días los hombres y las mujeres, en especial los jóvenes se reúnen en las mezquitas y las calles y golpean sus pechos en señal de dolencia por las víctimas del suceso de Karbala que tuvo lugar en el desierto con ese mismo nombre, hace catorce siglos, con lo que pretenden mantener vivo el mensaje del movimiento realizado por el Imam Husain (la Paz sea con él).

Muharram se honra desde las ciudades y países en los que viven unos cuantos musulmanes hasta los países islámicos en los que con la llegada de Muharram, decenas de millones de personas se reúnen en grupos y en todo el mundo. Muharram para los musulmanes es un mensaje de dolor espiritual y formativo.

En las diversas ciudades y países, existen diferentes costumbres y tradiciones para el luto que se guardan en los días de Muharram, común desde hace mucho tiempo entre la gente de estas tierras; incluso varía la forma en que se golpean el pecho, de tal manera que puede decirse que el luto guardado en el mes de Muharram se ha convertido en parte del ambiente cultural de estas tierras.

Las reuniones de duelo en el mes de Muharram comienzan desde el primer día de este mes y generalmente continúan hasta el final del próximo mes lunar (Safar), pero la culminación de las principales ceremonias es el mediodía de Ashura, es decir el décimo día de Muharram.

Golpear los pechos, el giro de banderas, el giro de antorchas, el resonar los tambores, el choque de los platillos y la representación del suceso histórico de Ashura (tazie) son parte de las ceremonias y programas comunes en el mes de Muharram.

La preparación y repartición de comida entre los dolientes o vecinos por algún voto o promesa es también una de las costumbres más comunes de estos días, que se realiza en grandes cantidades. Muchos de los dolientes, cada uno en la medida de sus posibilidades, en estos días ofrecen comidas votivas.

Lo que une a las personas en Muharram con diferentes gustos, tendencias políticas, intelectuales, religiosas y raciales, y les da una identidad común, es la palabra “libertad”. En Muharram, este mensaje es más visto: "todos los hombres libres del mundo son hermanos”. En realidad, en el mes de Muharram el rostro político del islam es cada vez más visible y para los musulmanes es hora de que presten especial atención a la libertad y mentalidad libre.

Hace más de mil cuatrocientos años que los musulmanes y los amantes de Ahlul Bait (P) con pasión y calor implacables han mantenido vivo al mes de Muharram como la bandera del islam, que incluso en las situaciones históricas y sociales más difíciles no han podido disminuirlo, sino que cada año se está volviendo más popular en todo el mundo.

Los musulmanes en el mes de Muharram se esfuerzan, en caso de que les sea posible, por visitar el santuario del Imam Husain (P) en Karbala, Irak.

Código para noticias 880

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
2 + 0 =