Maltrato: "El Riesgo de ser Anciano en el Siglo XXI"

Segundopaso - Desde el punto de vista sociológico, el nacimiento del Derecho de la Vejez está ligado a un fenómeno demográfico y social inédito hasta ahora: el envejecimiento global y multigeneracional. Razón por la cual, exige respuestas integrales frente a la creciente demanda de fortalecimiento, inclusión y protección de las personas, por el hecho de ser longevas y estar situadas en la última etapa de vida.

El Derecho de la Vejez, denominado también Derecho de la Ancianidad, es un nuevo criterio destinado al estudio de la condición jurídica de las personas mayores, de 60 y más años de edad, en la legislación interna, regional e internacional, ya que tiene implicaciones no solo demográficas sino económicas y culturales. Se propone el reconocimiento de las situaciones de aminoración, vulnerabilidad, discriminación, inestabilidad, o abusos, que puedan padecer estos sujetos, por el hecho de ser “viejos”.

En plena expansión del envejecimiento global, irrumpe en el escenario social una pandemia insospechada, el coronavirus, ataca de manera directa a las personas mayores, a los más viejos de la población. También destruye estructuras y pone en riesgo el sostenimiento del fruto cultural muy preciado: la ancianidad como fuente de sabiduría y transmisora de valores.

Algunos datos demográficos

El desarrollismo del siglo XX nos legó una oportunidad sin precedentes: hablar de longevidad, a punto tal que en nuestro planeta la expectativa de vida para las mujeres ronda los 79 años y para los varones, los 72. Las Naciones Unidas había estimado que una de cada cinco personas sería mayor de 60 años a mediados de este siglo y que los porcentajes de la población mundial correspondientes a viejos y jóvenes serían iguales. Para el 2050 se considera que la proporción de adultos mayores aumentaría significativamente en cada continente. África cuadriplicaría su población de 60 y más, en Asia Occidental, ocurriría lo mismo y en los próximos 40 años y alcanzaría el 19%. En Asia Oriental y el Pacífico se incrementaría de un 10% al 24%, en América Latina y el Caribe del 10% al 25% y en Europa llegarán al 34%.

Sin embargo, estas cifras pierden sus verdaderos alcances ante la llegada de la pandemia del Coronavirus, tales proyecciones estadísticas caen, reinan la incertidumbre y la zozobra y aparecen otras amenazas, mutaciones de los virus, nuevas epidemias, desastres climáticos o conflictos armados. Lo cierto es que la situación de los adultos mayores es cada vez más difícil, tanto en los centros de cuidado como en el seno familiar. En Europa el sistema de pensiones atraviesa una grave crisis, mientras en América Latina hay problemas de inclusión en sistemas de protección eficientes, así como el deterioro familiar impide un cuidado esmerado, cayendo fácilmente en una cadena de maltrato y marginación.

Día Mundial de la Tercera Edad

Violencia contra el adulto mayor: en medio de la pandemia

Algunas organizaciones internacionales advirtieron que la pandemia, y con esta el confinamiento, agudizó la tasa de violencia intrafamiliar en el mundo, siendo las mujeres y los menores de edad las principales víctimas. Sin embargo, hay otra población que sufre los violentos tratos de sus cuidadores e incluso familiares: los adultos mayores.

La Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría, citó un estudio de la OMS del 2017 daba cuenta de que el 16% de los adultos mayores de 60 años han sufrido abandono y abuso psicológico, financiero, físico o sexual. A pesar de que hace cuatro años las condiciones sociales eran otras - con la pandemia - la casa es el lugar donde más maltrato recibe una persona mayor. De acuerdo con un artículo realizado en 2019 por varios médicos investigadores del Hospital Universitario San Ignacio, “la prevalencia mundial del maltrato a personas mayores es del 15,7% y uno de cada seis experimentó alguna forma de maltrato en el último año.

Destaca además que a partir de la Encuesta Nacional de Salud Bienestar y Envejecimiento (SABE Colombia), se estableció que el 12,9% de las personas mayores habrían sufrido algún tipo de maltrato, siendo el psicológico el de mayor recurrencia (12,3%), seguido por el físico (3,4%), el financiero (1,5%) y el sexual (0,3%). En la crisis sanitaria del Covid-19 representó un mayor riesgo en la población mayor a hospitalizaciones y muertes, y, por otro lado, pensando en la prevención al contagio el adulto mayor fue confinado en casi todos los países del mundo y esto llevó a que se aumentaran las cifras de maltrato. En Colombia, de acuerdo con el Código Penal, este tipo de violencia intrafamiliar puede llevar a la pérdida privativa de la libertad entre cuatro a ocho años según el caso. Además, no solo la violencia explícita, sino también actos como el abandono al adulto mayor, son considerados como un delito.

Aunque no hay cifras oficiales a nivel mundial, se piensa que los países que tienen menos cultura hacia el envejecimiento, es la principal causa del abandono y el maltrato, sumado a otras condiciones económicas. Lamentablemente en occidente existen mayores casos de violencia a interior de la familia, hay amenazas de enviarlos a hogares geriátricos o alguna institución, lo que ya está tipificado como maltrato psicológico.

La soledad, el aislamiento, y la falta de apoyo familiar constituye un drama humano, que la sociedad encubre. En caso de las vacunaciones masivas para control del Covid-19 se ha enfatizado en la atención prioritaria al adulto mayor, pero en muchas ocasiones no se cumple, de igual forma al momento de elegir entre dar un tratamiento o medicamento a un niño o joven antes que a un adulto mayor inconscientemente se prefiere al que tiene más expectativas de vida, surgiendo un dilema moral, pero también aparecen prejuicios sobre la edad. En definitiva, se ha ido perdiendo el sentido de respeto y veneración hacia los ancianos, como una valor humano y fortalecimiento de lazos familiares, que dan muestra del deterioro de las sociedades actuales.

Código para noticias 1433

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
3 + 0 =