publicado el: 20 diciembre 2020 - 18:39

La Dama Zainab, una Amable Enfermera

En conmemoración del Aniversario del nacimiento de la Dama Zainab (P).
La Dama Zainab, una Amable Enfermera

Islamaldia - La mujer es delicada y está claro que Dios ha concedido una ternura especial en la creación de la mujer que no se encuentra en el hombre. Tiene un temperamento excepcional y toda esta maravilla puede resumirse en su espíritu amoroso, pero al mismo tiempo firme.

Esta amabilidad y benevolencia se ve más en las mujeres que en los hombres y cuando una persona así, se enfrenta firmemente a los problemas y lucha como un león, se vuelve maravillosa. Más aún si su lucha no es con una espada, sino con las manos vacías.

El conocimiento de las verdades de la existencia y una estrecha relación con Dios ablandan el alma humana y elevan las emociones junto con la racionalidad. De esta manera no se puede encontrar la sabiduría y los sentimientos que se ven entre los místicos legítimos entre la gente común.

Los sucesores de los Profetas, especialmente los descendientes del Sello de los Profetas (PB) con la ayuda del Mensajero de Dios, están en el punto máximo de comunicación con Dios Todopoderoso, por lo que se encuentran en la cima de la sabiduría y el conocimiento porque tienen una relación cercana con el Creador del sentimiento y del intelecto.

Ahora, ¿Qué pasa si una mujer como Zainab (P) fuese discípulo y compañera de estos sucesores y de esta luz de conocimiento sagrado?

Por un lado, es una mujer que tiene sentimientos, y, por otro lado, es hija del Imam Ali y Fátima; también es hermana del Imam Hassan y el Imam Hussein (P) que generalmente estaba a su lado.

Así es como debe encontrarse la cima del conocimiento, la sabiduría, el sentimiento y la ternura. La obra de Dios es más evidente en la complejidad y en la delicadeza de Su creación.

Fue nombrada Zeynab al nacer. Significa 'el adorno del padre'. Ciertamente embelleció el camino de su padre. Heydar Karar rugió como un león en la batalla y trabajó como un profeta de la justicia y la sencillez. Durante los 25 años en que le impidieron gobernar sus adversarios, fue paciente y guió a la sociedad con su conocimiento, evitando así la desviación de la religión celestial del Islam. Zeynab le dio espíritu, sentimiento y ternura a su sabiduría, justicia y coraje. Después del martirio de su madre Fátima (P) brindó compasión y bondad a los hijos de Alí. La culminación de este ‘compañerismo y maternidad’ se completó durante Ashurá.

Zeynab debía hacer que el movimiento y esfuerzo de Alí (P) para salvar la religión del Mensajero de Dios fuera hermoso, así que fue ella quien, en el momento de la despedida de Hussein, le dio un maternal beso en la garganta y como el mar sus emociones bramaron en Karbalá. Fue ella quien, tras el martirio del linaje del Profeta, lloró por él como su madre, y también se lamentó por la crueldad de los corazones. Y al mismo tiempo, fue ella quien, como Ali, entró en la tienda de campaña como un león, lideró la caravana de cautivos y pronunció un discurso en Kufa como si Ali (P) volviera a estar vivo y exponiendo la verdad.

Fueron los sermones de Zeynab los que deshonraron al enemigo desviado e impidieron que Karbalá ‘se quedara’ en Karbalá. Por la noche, en el palacio del maldito Yazid, pronunció tal discurso en presencia de toda esta gente cruel de forma que el enemigo fue derrotado en su casa.

Sí, así es como se convirtió en el ‘adorno de su padre’. Para Alí, el camino fue todo su dolor y pesar y la reforma de la nación del Mensajero de Dios, su deseo; su hijo Hussein continuó la base de este camino y Zeynab hizo de este camino hermoso y lo presentó al mundo como atrayente y lleno de compasión.

El ser mujer no le impidió convivir con los místicos y cercanos a Dios, estaba llena de ternura, amor y benevolencia; pero, en respuesta a los comentarios hirientes de Yazid, dijo una frase que se ha quedado en la historia y se ha convertido en un ejemplo en contra de la arrogancia.

Ella dijo: "No he visto más que belleza"

No sé si dijo esta frase con la ayuda de su abuelo, el Mensajero de Dios, o con la ayuda de su padre, el Príncipe de los Creyentes, o con la ayuda de su madre Fátima, o con la ayuda de sus hermanos Hassan y Hussein. Quizás sea mejor decir que todos la ayudaron y ella los reunió a todos en esta frase.

Sí, para las personas que se encuentran en el camino de la verdad, incluso las penurias, los sufrimientos y los problemas les parecen hermosos, porque consideran este mundo y su esencia como mortal y pasajero. Consideran el surgimiento y manifestación de la verdad  como principio, por lo que incluso en los sufrimientos ven la victoria. Ven en estas circunstancias que aparece el hermoso nombre de Dios.

Esta verdad y esta visión no serán más que para los verdaderos seguidores de Ali (P) porque él fue quien, durante los cinco años de su poder y gobierno de los grandes países islámicos, dio la espalda a todos los placeres del mundo y había hecho del pan seco su fortaleza.

Autor del Texto : Yawad Ali

Código para noticias 1229

etiquetas

Su comentario

Usted está respondiendo
Indicio de comentario
1 + 3 =